Páginas vistas en total

martes, 16 de diciembre de 2014

La puerta

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                        Carmen Alicia Pérez

Poeta y narradora colombiana nacida en Cereté el 31 de octubre de 1992. Es Licenciada en Lengua Castellana de la Universidad de Córdoba. Es miembro activo del taller literario Raúl Gómez Jattin desde el 2010. Textos de su autoría han sido publicados en la revista Erratas, en Juntaletras, en la antología de cuentos "Con el perdón de los árboles" y en la página de la Editorial Zenú. Ha participado del encuentro internacional de mujeres poetas en Cereté, Medellín y Lorica.


                                               "La luz se agota
                                               como las ganas de llegar,
                                               al otro extremo de la fina cuerda
                                               y la ceguera cada vez se hace más profunda"






LA PUERTA

Hay una puerta entreabierta
por donde se cuela una luz incandescente
He tratado de cerrarla muchas veces y no he podido
He tratado de obviar lo que se esconde detrás
La luz provoca llagas cuando penetra la piel
y así como la puerta se rehúsa a cerrarse
hay heridas que perforan los huesos
y transforman la osamenta
Las lágrimas se revientan contra el piso
cada vez que el viento se impone
Hay una puerta que no se cierra
Hay un anciano que se ata de pies y manos
y se venda los ojos todos los días
Hay otra puerta que también teme abrir
Cuando una puerta se cierra, es mejor no tocarla.-


PRECIPITACIÓN

Me precipito hacia el vacío
con la velocidad de una estrella que cae
Me precipito como una avalancha
de agua y de flores. Y de todo
lo que en mí habita.
La tierra atrae lo que le pertenece
y los cabellos que no me alcanzan
se quedan en otro abismo
que también los absorbe
Y así se divide la vida y la tierra
y a las fuerzas que nos halan
a lo desconocido
Pero la poesía cae
como una gota de agua
y nos devuelve los sueños.-


LA HISTORIA OLVIDADA

Se deshoja la piel
como las ramas secas
que han perdido a sus aves.
Se deshoja la niña
Se deshoja la vida
pensando que la historia es lineal
pensando que no se repetirá en el espejo
y que este no se quebrará de nuevo.
Se va la ola con sus peces
Se va el sol y la luna
El sueño y la noche
y todo vuelve a repetirse
La sonrisa que antes fue mía
volverá a reflejarse en un rostro desconocido
y los hombres que lloraron las mujeres
sepultados con mordazas
para que ni el silencio agriete la tierra,
volverán a ser olvidados.-


TIERRA SECA

En tierra seca buscas agua
para humedecer lo que está a punto de morir
-El agua es inalcanzable pero la muerte no-
La carga cada vez se hace más pesada
Las preguntas se reproducen como el olvido
La tierra seca te sepulta entre las grietas
Te borra toda expresión sonora.
Cuando tu carne invoca las aves negras
y los huesos expuestos están
empieza la lluvia y después la primavera.-


PARTIR

Partir, dejando el funeral de siempre atrás,
la sonrisa fingida de los huérfanos
y la tierra donde solo crecen espinos.
Partir con la única certeza de no estar aquí
Sin despedidas, solo cruzar la calle,
Sin mirar atrás.
No repetir la historia de los salobres
de Sodoma.
Sólo dejaré limpiar mis ojos con el rocío  de adentro
Con la impotencia de no llevarse
a los que uno ama a todas partes.
El partir siempre tiene un precio:
Volar con ilusión y
el miedo a chocar con el infierno pasado.
Hay un camino que cruzaré vendada,
Si me pierdo y ahogo con todo encima,
solo una voz ancestral,
me despertará de aquella pesadilla.-


EL CAMINO NO ES UNA CALLE

Es una brújula.
Una rueda que se tiene miedo de rodar.
Los dormidos, no entienden las respuestas,
ni la gran batalla.
Los dormidos solo duermen,
mientras los que caminan,
sudan y se agotan en el trabajo de andar
y despertar en cada era.
No es fácil permanecer despierto
en la mitad de un desierto o una selva,
mientras todos duermen.
No es fácil ser el lazarillo de los que no ven,
pero el camino no es una calle,
si te quitas la venda, podrás ver.-



                                         
                                                             Carmen Alicia Pérez




Imágenes: Pinturas abstractas de artistas de Estados Unidos, contemporáneos.



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario