Páginas vistas en total

domingo, 10 de agosto de 2014

Cantata

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                    Rúben Jacob

                                     Poeta chileno nacido en Quilpué en 1939 y fallecido en 2010

                                               "Me agradaría visitar el comedor de un hotel
                                                en la costa. No habría otros huéspedes
                                                entonces podría pedir el diario de la tarde
                                                y hojearlo con una jarra de vino"





CANTATA

En un antiguo verano
ya desvanecido te amé
buscando algo a que aferrarme
el viento gélido me acorraló
a la salida de los cines
Te recordaba y meditaba
en qué ocurriría pero era otra
la que sospechaba oscuramente
que la vida no era un baile de máscaras
ni un desfile de modas.
Tampoco la lluvia extinguida de súbito
o estar meditando en la medianoche
Después de lo ocurrido
ahora me afeito largamente
y pienso en que el viento
barrerá con todo el viento triste
de vez en cuando todavía
acecho tus pasos refugiado
como un cosmonauta en el amanecer
para no extraviarme
pero tú ya no eres.
Ahora eres otra
pienso en el mar lejano
con su estrépito
y en todo lo que nos olvidaba
bajo las luminosas arboledas
Yo puse el cenicero y aplasté
las dalias caídas ayer
Yo soy aún el que te quise
el que anclé
a muchas millas de tu rostro
una tarde de verano
Estoy seguro de ser yo mismo
si pudiera verme igual sería
sin duda
Me siento vivo bajo el firmamento
Sé que existo
y también sé que a veces
me tortura como a un apátrida
la luna llena
Sin embargo no fuiste tú sino otra
lo que sospechaba oscuramente
que por temor a sufrir
nos morimos
vueltos a la noche insondable
y si así fuere yo te preguntaría
¿Cuánto resta aún de silencio de rencor
de días de lavarse los días
de odiarnos o de entrar y salir corriendo
de las dulcerías?
Un día golpearé en la puerta de una casa
donde tú sospechas oscuramente
Y deberías estar preparada
lista para partir
Tú que sospechabas oscuramente
que tenías los ojos claroscuros
si todo se redujera
a acostarse contigo
mientras llueve dulcemente afuera
y lejos pitan los expresos créeme
que bastaría para ser felices
Pero existen los cuarteles
y la muerte y las estrellas
No es tan fácil ya lo ves
Al final quizá cuando ya no tenías más voz
para llorar bajaste semivencida
y desde al Andes miraste
volar las gaviotas
Yo sé que viajabas en el tren de las 20.20
y que pensabas aquí estoy ausente
Vacía de mí misma Lejos
separada de las descascaradas estatuas
y de las calles céntricas
Pero no era así
Yo era el que estaba libre y solo
para poder preguntarte
¿Un día verdaderamente
estarás tú también cubierta
por las amarillas hojas muertas?
Te pregunto ¿Morirás algún día
verdaderamente? Quizá nosotros
estaremos cavilando en un subterráneo
con las barbas crecidas
oyendo galopar el corazón
y tú también habrás desaparecido
para siempre finalmente
¡Cuánta tristeza de buzo antes de morir?
No obstante si de verdad
te ausentas búscame antes
En esas alamedas del Sur
en la costa extensa y sola
Y búscame
en las ásperas arenas del mar
y en la luz que yace en el polvo
Cuando los últimos astros se quemen
y llegue la oscuridad.-


(de "Granjerías Infames", 2009)



                                                                Rúben Jacob






Imágenes: Pinturas del artista holandés Johannes Vermeer  ( 1632 - 1675)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario