Páginas vistas en total

martes, 1 de julio de 2014

Madrugada de domingo


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía hispanoamericana de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Quiere ser fiel a esa experiencia única que es la lectura de poesía, a su escenario de un habla compartida que la convierte en un ritual primitivo. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                          Fausto Larraguível

Poeta, narrador, traductor  y docente mexicano nacido en Guadalajara en 1971. Estudió Filosofía y Docencia de la Lengua Inglesa. Es actualmente director de un centro escolar bilingüe. Ha publicado los poemarios: "Cuéntame entre los muertos" y "En menguante". Escribe asiduamente en revistas universitarias, hojas literarias y periódicos. Ha traducido del inglés a Paul Muldoon, Harold Pinter, Dorothy Parker y otros, también es traductor de poesía del francés y portugués.


                                                  "Llueve, pasos leves,
                                                  rumor de sílabas
                                                  aire y agua, palabras que no pesan
                                                  lo que fuimos y somos"





MADRUGADA DE DOMINGO

Cantan los pájaros
sólo para mis oídos.
De la noche queda
una breve marejada de ecos
apagados
o tal vez nada.
La sed de abrevar en un estuario
y también en un manantial recién
descubierto entre la floresta.
Me demoran una espina al paso
y el aroma del naranjo que escampa.

Puedo callarlo todo
o bien, puedo garabatear su nombre
en la neblina.
Me quedó esa presencia luminosa,
su cálido rastro sobre la nieve
sembrada por los caminos,
desciende a mi mano de aguacero.
Esa transparencia que transfigura
todos
los pájaros extraviados en el horizonte.

Una voz que resuena
y arrulla las cabriolas de la luna
que se desvive en vano por cobijarse
de estrellas.
Aquella tonada que aún no he
escuchado
y sin embargo hace que se aviven los
círculos
al arrojar una piedra al estanque del alma.
Lleva el rostro incandescente de mi inocencia,
el linde que no he atrevido a imaginar.
No soy el mismo,
esta noche
alguien ha caminado sobre mis aguas.-


CASA DE RELENTE Y NIXTAMAL

¿Quiénes son las nubes
para discutir con ella acerca de cimientos?
Mi casa es de adobes y tejas amontonadas,
rodeada entre guayabos y briznas de hierba.
El río serpentea tímidamente
hasta visitarla durante el temporal.
A la casa no le importan las caídas
ni las ascensiones aparentes,
es sólo un refugio
para descansar del día y sus faenas.
Hay un rumor de polvareda sobre el caserío.
Cierro las ventanas y apago la olla del café.
Ella rechina sus postigos
ante los pasos de todo forastero
que tropieza ante su zaguán de madera.
Nada la alegra más
ni siquiera las cosquillas que hacen los pájaros
cuando ensayan uno que otro nido sobre los tejabanes.
Luego conversa con la luna
y ambas hablan con nostalgia del invierno.
La casa huele a relente en las madrugadas
y a nixtamal al mediodía.
A linterna que se enciende a deshoras,
a cigarras que ensayan
sus tonadas cada noche.-


SERMÓN DEL AGUA AQUIETADA

Campo que no olvidas una primavera. 
                    
                                          Rainer María Rilque

Eres un puerto en medio del despoblado.
Poco te importan el silencio
y sus hipotecas agrandadas por la noche.
Cuando el agua aventuró a mirarte,
los peces del estanque prefirieron ahogarse;
fue entonces que levantaste
la piel de las charcas
y las desnudaste de modorras
para vestirte de rocío y aguacero.-


                                     
                                                         Fausto Larraguível






Imágenes: Pinturas del artista francés Pierre Bonnard  (1887- 1947)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario