Páginas vistas en total

sábado, 12 de julio de 2014

Dime tú qué amor

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                         Isaily Pérez González

Poetisa cubana nacida en Santa Clara en 1975. Su obra ha sido recogida en antologías de Cuba y en otras partes del mundo. Es Licenciada en Letras y Máster en edición de textos, ha publicado "Una tela sobre el bosque" (2008), "La vida en otra parte" (2009). Preside la editorial "Sed de belleza" y ocupa la presidencia de la AHS cuya organización cultural aglomera a jóvenes artistas. Obtuvo el Premio-Beca Dador del Instituto Cubano del Libro (2002) y el Premio Calendario (2007).


                                               "la advertida campanada fabular
                                               de las ocho y media
                                               rebotaba en los carteles de neón
                                               ordenándonos vivir"




DIME TÚ QUÉ AMOR YA MUERTO

Dime tú qué amor ya muerto ha
tenido luz así:
estamos en una foto en un balcón
en mitad de un palacio
y detrás se halla el mar,
discretamente.
Por supuesto que el mar nos alentaba
el mar mudándolo todo en cosas aún
más bellas.
En mitad de la tarde
por no llorar delante de terceros
volví el rostro.
Habíamos vivido juntas cuatro años
y fue la separación
cuando llegaba al vestíbulo de la realidad
-pero solo hasta ahí-
Detrás se divisaban estancias mejores
mas un viento me cerró las puertas.
Yo seguía parada en el umbral sin
querer confesártelo
por no verte llorando frente a extraños.
Te habías mudado a otro país.
Aquí el viento tiraba las puertas y
dejaba tus fotos
pero no dije nada:
transcurría nuestra semana luego
de un año
me reí de tu acento y de tus nuevas frases
juntas nos divertimos como
siempre.
Era muy blanco el muelle
con blancas farolas sucediéndose
el terrado, las sillas,
doquier pusiese los ojos blanco y blanco.
"Molesta el resplandor", fingí ante
los extraños.
Ya la foto estaba hecha,
sin salir de la pantalla dolía
concretamente
como duelen tus fotos.
Si acaso te hablo mucho
del pesar que me ha causado esta
separación
pues no me creas;
Shakespeare cantaba a un ahogado
con perlas en los ojos y coralinos huesos
pues la alquimia del agua trocó en
joya lo muerto.
Asimismo este amor, ya sin aliento,
un don ha recibido
de las playas que juntas contemplamos:
se llama permanencia.
Aquí te la regalo: una foto, una joya,
no le pidamos más
ya que el pasado es nuestro
la semana
y los mares del mundo
donde tú no estarás o no estaré
pero así basta.-


SOBRE UNA ALMENDRA ROJA

El interior del carro
olía como el cine de mi infancia:
asientos de cuero ceniza
clandestina:
detalles de lo provisorio que no
molestan.
Allí subimos
a hacer más breve una distancia
que merecía eternidad
pues éramos felices,
lo repito de nuevo.
Desde Neptuno a Línea
una almendra roja descascarada
bajaba y subía por inercia.
Era la hora crítica en que la muchedumbre
intenta a toda costa
regresar a los sitios del consuelo
y el cielo es espejo horizontal
donde manchas de pájaros nos imitan
sin violencia.
La hora de la zozobra exceptuando a nosotros
que debimos haberla caminado.-


LAS MADERAS

De palisandro el porche
la escalera
y el techo de la casa extraordinaria.
Barandas
celajes
los postigos que se abren al resol colonial.
Las virutas quizás del cajón de pañuelos
seguro las astillas que hoy lleva el corazón...
Su olor a palisandro.-


                                                             Isaily Pérez González



Imágenes: Pinturas de Pierre Augusto Renoir   (Francia, 25/02/1841- 03/12/1919)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario