Páginas vistas en total

jueves, 11 de abril de 2013

Desnudo en sombra

                                                                   Almudena Guzmán

Poeta española nacida en Madrid en 1964. Licenciada en Filología Hispánica, obtuvo su Doctorado con una tesis sobre Francisco de Quevedo. De su amplia obra se destacan: "Poemas de Lida Sal" (1981), "La playa del olvido" (1984), "Usted" (1989), "El libro de Tamar" (1989), "Calendario" (1991), etc. Obtuvo en 1988 el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla y en 1984 el accésit del Premio Hiperión de Poesía. Su obra poética tiene una marcada tendencia neo-surrealista con una gran expresión en la sensualidad reflejada con un lenguaje sincero y natural.


                                    "Ahora es el ritmo del invierno
                                     quien me clava sus ojos entre las uñas
                                     y el cielo.
                                     Lo demás poco importa"



DESNUDO EN SOMBRA poesía de Almudena Guzmán


Volverse a enamorar.
Besar una piel que sabe distinto,
no encontrar puntos de referencia
que indiquen el momento justo,
la caricia perfecta,
la mano compañera.
Retornar a un cuerpo nuevo
sin los huecos del anterior,
no poder palpar una mano excitada,
una espalda con escalofríos conocidos.
Qué pobre se queda el intento
de amar igual a la primera vez.
Cómo pesa una boca tan sabida,
tan llena de humo compartido
ante la desconocida, tan poco explorada,
tan miedosa.
Cuánto cuesta abandonarte, lavarme de tu olor,
quitarme las huellas de tu peso,
desdoblarme en otra Almudena
y comenzar a hacer mía una figura
de la calle que me asusta y que ¿quiero?
poseer, pero...tú, ahí estás tú,
taspasando con tu desnudo mi sombra,
consolándome pesaroso de mi dolor al terminar,
tu sonrisa y tu cigarrillo,
ese brazo moreno rodeando mi cintura
y llevándome a un lecho desordenado...

y tus manos de violinista
volando y enredándose en mis senos.-


ENTONCES EL BESO

Entonces el beso conocía el norte y el sur,
el este y el oeste de toda cartografía
como si antes de labio en medio de la lluvia
hubiera sido rosa de los vientos
o brújula del corsario de los siete mares.
Nada estaba preparado
-dormían las leyendas su sueño abisal-
y sin embargo no cabía margen alguno de error:
cada noche atacaba en su alborada,
cada zozobra en su bahía,
cada deseo en su rompeolas.
Así era el amor,
volver a casa
con una red llena de certidumbres
nunca un naufragio en alta muerte
silenciosa
como ahora.-





                                  ESTO VA A VENIRSE ABAJO

                                  Esto va a venirse abajo
                                  de un momento a otro
                                  y usted lo sabe.
                                 El amor ya no es un templo griego
                                 sino algo parecido a un desastre de líneas
                                 oblicuas que aprisionan todo intento de lluvia.

                                 Y es gris. Tan gris como esta perspectiva de furias
                                               que se nos viene encima.-



NUNCA MÁS VOLVISTE


Nunca más volviste,
Daniel.

Desde entonces ya no hubo patio
ni baúles con especias,
ni la luz posó sus labios
en los membrillos del aparador.

Y en vez de tu cuerpo fue la fiebre,
la humedad,
el tremendo cansancio
fluyendo de los frascos de perfume.

Por la tarde se me cala el cabello
en un charco de polvo.

Por la noche agrietaba con los nudillos
el ventanal de mi cuarto.-



                                                                Almudena Guzmán


Imágenes: pinturas de los artistas contemporáneos Carlos Ampuero (Chile) y Mateo Arfanotti (Italia)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio




No hay comentarios:

Publicar un comentario