Páginas vistas en total

viernes, 5 de abril de 2013

Conjuro

                                                                Jaime García Terrés

Poeta, ensayista y traductor mexicano nacido en Ciudad de México en 1924. Estudió Derecho en la Universidad de México y Estética y Filosofía en la Universidad de París. Su extensa obra poética está comprendida, entre otros, por "El hermano menor" (1953), "Correo nocturno" (1954), "Las provincias del aire" (1956), "La fuente oscura" (1961), "Correo de voz" (1980), etc. En 1988 se publicó un compendio con lo mejor de su poesía: "Las manchas del sol". Fue director de la biblioteca de México y  Presidente de la Comisión Editorial de UNAM. Tradujo con gran fluidez a Yeats, Coleridge, Blake, Pound, Hölderlin, etc. Falleció en Mexico en 1996.


                                        "Amor, el animoso hermano
                                         menor de las virtudes, al nacer ha trocado
                                         mi corazón con una madre,
                                         que pasa la noche calculando los años de sus hijos"      



CONJURO    poesía de Jaime García Terrés

De tu mirada llena las bienaventuranzas
aguardamos, rotundo sol de mayo:
Aquellos cuerpos en la calle
solos están. Huye la pena misma
de su lado. Catástrofes y fiebres
asédianlos ajenas a la distancia.
Y les niega raíces la tierra que su sombra hiere.

No permitas que rueden abolidos
como fardos mostrencos a los pies de la vida.

Roce tu llama a todo resto feraz,
y suenen sus injurias y su gozo reviente;
una breve pasión en la morada
los acompañe y abra las ventanas mustias
a la contigua tempestad, diluvio de linajes.

Tu corazón invade limbos, sol numeroso y único;
ara piedras inánimes con furibunda primavera:
Déjalo desgranarse
sobre la carne de los débiles.-


RINCÓN DEL EXTRANJERO

Esconde la plegaria salvaje de tus ojos,
tentaciones en flor. Mas dí, muchacha,
¿dónde puedo morar en esta tierra?
De blandas latitudes vengo; mi país desconoce
los suelos calcinados, el ávido prestigio sobre cada tumba.
Por mi cuerpo resbala savia diferente ¿amar aquí?
¿Sembrar aquí los manes del olvido?
Y cuando muera, dime
qué nave, qué nostalgia, devolverá mis restos
al decoro y la paz de los abuelos.-


JARCIA

Acomodo mis penas como puedo, porque voy de prisa.
Las pongo en mis bolsillos o las escondo tontamente
debajo de la piel y adentro de los huesos;
algunas, unas cuantas
quedan desparramadas en la sangre,
súbitas furias al garete, coloradas.
Todo por no tener un sitio para cada cosa;
todo por azuzar los vagos íjares del tiempo
con espuelas que no saben de calmas ni respiros.-


EL RETRATO

Me hiere tu silencio
brevemente cubierto
de laureles. Todavía
te miro como a una sombra
que se divide, a veces,
en fragmentos milenarios:
aquí la nube, allá
el vacilante aroma de la tierra.

Paso a paso, naufragando
detrás de cada muro,
acontece mi sueño, renacido
entre semillas cotidianas;
paso a paso. Manchas, flores
de grave claroscuro. Noble desierto
en que se pierden los exilios
numerosos; en que los enigmas
desbordan el caude de la carne
y sollozan una vaga muerte
de aire macizo. Espejos
que se vuelven puntas de fuego.
Laberinto...
Todas las señales
presagian el hondo amanecer alado.

Pero tu voz no llega.-



                                            Jaime García Terrés






Imágenes: pinturas de la artista Abdalieva Akzhama  (Kazajistán, 1975)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"

quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio



No hay comentarios:

Publicar un comentario