Páginas vistas en total

martes, 9 de abril de 2013

Canta su amor

                                                                      Gilberto Owen

Poeta, novelista y diplomático mexicano nacido en El Rosario, Sinaloa en 1904. Realizó estudios en el Instituto Científico y Literario de Toluca y en la Escuela Nacional de Ciudad de México. Su obra, está representada en parte, por "Perseo Vencido" (1948), que consta de tres partes: el "Madrigal por Medusa", "Simbad el varado" y "El libro de Ruth". Se identificó con el grupo de "Los Contemporáneos", junto a importantes figuras como Villaurrutia, Novo y Torres Bodet. En 1928 se incorporó al servicio diplomático, donde tuvo la oportunidad de seguir escribiendo y relacionarse con representantes de la vanguardia mundial. Murio en Filadelfia en 1952, mientras ocupaba el cargo de vicecónsul.


                                                    "Con ser tan gigantesco el mar,
                                                    que delicadamente dejó escrito
                                                    -con que línea tan dulce-
                                                    en este caracol, breve, su grito"



BOOZ CANTA SU AMOR    poesía de Gilberto Owen


Me he querido mentir que no te amo,
roja alegría incauta, sol sin freno
en la tarde que sólo tú detienes,
luz demorada sobre mi deshielo.
Por no apagar la brasa de tus labios
con un amor que darte no merezco,
por no echar sobre el alba de tus hombros
las horas que le restan a mi duelo.
Pero cómo negarte mis espigas
si las alzabas con tan puro gesto;
cómo temer tus años, si me dabas
toda mi juventud en mi deseo.

Quédate amor adolescente, quédate.
Diez golondrinas saltan de tus dedos.
París cumple en tu rostro quince años.
Cómo brilla mi voz sobre tu pecho,
óyela hablarte de la luna, óyela
cantando lánguida por los senderos:
sus palabras más minias tienen forma,
no le avergüenza ya decir "te quiero".
Me has untado de fósforo los brazos:
no los tienen más fuertes los mancebos.
Flores palúdicas en los estanques
de mis ojos. El trópico en mis huesos.
Cien lugares comunes, amor cándido,
amoroso y porfiado amor primero.

Vámonos por las rutas de tus venas
y de mis venas. Vámonos fingiendo
que es la primera vez que estoy viviéndote.
Por la carne también se llega al cielo.
Hay pájaros que sueñan que son pájaros
y se despiertan ángeles. Hay sueños
de los que dos fantasmas se despiertan
a la virginidad de nuestros cuerpos.
Vámonos como siempre: Dafnis, Cloe.
Tiéndete bajo el pino más erecto,
una brizna de yerba entre los dientes.
No te muevas. Así. Fuera del tiempo.

Si cerrara los ojos, despertándome,
me encontraría, como siempre, muerto.-




ALLÁ EN MIS AÑOS

Allá en mis años Poesía usaba por cifra una equis,
y su conciencia se llamaba quince.
¿Qué van a hacer las rosas
sin quien les fije el límite exacto de la rosa?

¿Qué van a hacer los pájaros (hasta los de cuenta)
sin quien les mida el número exacto de su trino?
Ahora pájaros y rosas tendrán que pensar por sí mismos
y la vida será muchísimo más sin sentido.
Como la esclava que perdió a su dueño
(y tú eras su amo y él tu esclavo),
así irás Poesía por las calles de México.-


LA POMPA DE JABÓN
1
Aquel rostro, aquel libro, aquel paisaje,
y todo el iris y yo mismo, todo,
todo en tu agua sedienta
de imágenes.

2
Te saludan los pájaros, las cosas
todas afinan para ti
su mejor alba de sonrisas.

Y recuerdan tus viajes, cuando ibas
como un poco de río
redondo y frágil, por el cauce
innúmero del viento.
Y te recuerdan, Arca de Noé,
porque les regalabas a los niños,
transmutando en juguetería
de Noche Buena, el Mundo.

3
Y la vida niña soplándote,
oh pompa, oh árbol de cristal de alma,
por aquella raíz
que te ocultó en tu seno Poesía,
y te era, en el cielo rama en flor
y pájaro en la rama.-



                                                   Gilberto Owen






Imágenes: pinturas del artista Édouard Vuillard  (Francia, 1868-1940)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio




No hay comentarios:

Publicar un comentario