Páginas vistas en total

martes, 14 de febrero de 2012

Si es posible el poema es posible la vida

Poesía de Miguel Oscar Menassa

NADA ME ESPERA

Nada me espera en esta solemne tarde de fin de verano.
Nadie acoge en su lecho a quien sabe que estamos condenados a vivir.
Aspiro el humo de un cáncer mortal, y veo, es un decir poético, nuestra
sangre fortaleciendo pequeñas palabras
producidas por el azar de las combinaciones.
Reconozco: morir no quiero aunque esa sea la combinación perfecta.
Reconozco: quiero vivir mejor, en ese mundo prometido de hermanos
donde mis brazos y mis palabras pertenezcan a un mismo cuerpo.
Reconozco el dolor, reconozco los sobresaltos.
Reconozco la impiedad de la justicia. Sé que alguno de nosotros está
muriendo cada día.
Reconozco vivir en un mundo donde habrá mierda para todos.
Reconozco no saber claramente quienes son mis hermanos.
La nada atraviesa mi corazón.
Reconozco que mi paz es efímera, soy violentado permanentemente por
un vicio imperdonable. quiero ser escritor. Una combinación de
habladurías y desencantos, pero por favor no me maten, tratemos de
averiguar si sirvo para algo.

Lo escribiré todo porque lo vi todo.

Reconozco que tengo una esperanza de perdón.
Piedad para quien indefenso frente a la catástrofe,
sólo atinó a no cerrar
los ojos.
Reconozco que tengo una esperanza de gloria.
Gloria para quien
obnubilado por los olores del hongo atómico,
sobrevivió a la matanza.
Reconozco haber sumergido mi alma en ciertas drogas.
Reconozco no haber sido alterado jamás.
Mi represión es sublime.
Soy un profesional del alma. Intacto y frío
paseo mi mirada por el horror.
Soy el desperdicio de una sociedad en crecimiento.
Sabio de la nada.
Reconozco no saber nada acerca de lo que escribo.
La violencia a la cual soy sometido debe ser investigada.
Debe investigarse de que maldita perversión del Hombre
me quieren
hacer responsable.-

Miguel Oscar Menassa: (Buenos Aires, 1940). Poeta, Psicoanalista y cineasta argentino. Se radicó desde 1976 en Madrid adonde viajó exiliado, perseguido por la dictadura militar de Argentina. En 1991 publica "Pequeña historia". Funda la Editorial Grupo Cero y su dedicación a la cuestión de la transmisión del psicoanálisis lo lleva a la fundación de su propia escuela en 1981, en la cual actualmente es el Director. Aforismos como: "Cuando todo está destruído la única posibilidad es poética", son fundamentos ideológicos de su prolífera producción: libros, canciones, películas y cuadros. Publicó en poesía, entre otros, "La Ciudad se cansa" (1963), "Canto a nosotros mismos" (1978), "La patria del poeta" (1991), "La murga del solo" (1991), "Yo pecador" (1994), "Amores perdidos" (1995), "Llantos del exilio" (2001), "La maestría y yo" (2007), etc.

Imágenes: pinturas del artista ruso Marc Chagall (1887-1985): "La Rama" y "La Mujer y la rosa"


quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario