Páginas vistas en total

martes, 30 de agosto de 2011

Qué lleva a un hombre al suicidio ? -cuento-

Qué lleva a un hombre al suicidio? ¿Cuándo es que comienza a morir aquel que acabará tumbado por su propia mano?. Están los que afirman que infligirse la muerte es el más desesperados de los gestos. Que quien gatilla no es el hombre sino el desasosiego, un dolor siempre indescifrable, la soledad o el hastío. Yo pienso, no obstante, que matarse es un acto de fe extrema. Después de todo, digo, quien se suicida no hace otra cosa que confiar ciegamente en los beneficios de la muerte y por eso se le entrega. Los escépticos no se matan. La duda y la muerte jamás van en el mismo cajón.
Para quienes no lo sepan, Martiniano Carmona era, allá en las postrimerías del siglo diecinueve, uno de los políticos más respetados de mi pueblo. Se dice, pero quién sabe, que fue hombre decente, incapaz de una agachada. Quizá demasiado enérgico, es verdad, pero así era como cuadraba en la época. Durante toda la vida resultó hombre de Alem, y como tal viajó a Rosario para sumarse a la revuelta de setiembre. Su decepción fue grande. Los que debieron apoyar aquella gesta finalmente no lo hicieron y el asunto terminó en fracaso. "Los cuestionamientos morales de estos cagatintas nos van a llevar al abismo" -se dijo en voz baja en alusión a Irigoyen. Alguna cuestión lo retuvo en la ciudad durante una semana, y después sí, pegó la vuelta.
De nuevo en el pago, don Martiniano comenzó a sospechar que la hora había llegado. Se terminó de convencer la mañana en que le trajeron la noticia que su líder se había pegado un tiro dentro del vehículo que lo conducía al club El Progreso. Carmona no lo dudó y decidió escribir, también él, algunas cartas que serían, a la vez, una suerte de despedida y de testamento político.
La primera fue para Matilde, su mujer. Le pedía perdón por algunas infidelidades, por cierto malos momentos que se habían propinado, y le agradecía con tono melancólico los siete hijos que compartieron. Las cartas siguientes serían, precisamente, para los siete hijos. Cuando iba por la segunda, lo ganó el sueño, de modo que decidió dejarlo para el día siguiente.
Carmona se fue despidiendo lenta, parsimoniosamente, de cada uno de sus hijos, de sus amigos, de sus colaboradores más cercanos, de sus compañeros de comité, de sus aliados y también, porque era hombre generoso y le gustaba que los demás lo notaran, de sus enemigos políticos, aún los más enconados. Escribió de mañana, de tarde, durante las horas secretas de la madrugada. De lunes a lunes, sin descanso, aunque también supo hacerse de un tiempo para disfrutar de sus nietos, especialmente los domingos, después del almuerzo y antes de la cancha de pelota.
 La muerte lo sorprendió una noche de agosto, al cabo de la cena, cuando se disponía a escribirle algunas líneas de despedida a cierta mujer que había conocido en Rosario diez años antes, precisamente el día en el que Alem cayó preso. "Aneurisma" -certificó el médico.
Las cartas y el testamento político de don Martiniano Carmona, compuesto por 24 tomos, dos de agregados y un índice general (que debemos al desinteresado aporte de uno de sus bisnietos), con encuadernación curtida a flor y puntas en piel, descansan ahora en la biblioteca del pueblo, a salvo de historiadores y curiosos

                                                               Miguel Angel Morelli

Miguel Angel Morelli: (Coronel Suarez, 1955) Poeta y narrador argentino. Es autor de los libros: "Piedra blanca sobre piedra negra" (1984), "Los signos de fuego" (1989), "Fragmentos de un cielo impenetrable" (1998), "Despojos" (2010) Ediciones Tiempo Sur. Colabora con distintos medios del país. 
Imágenes: pinturas de Clorindo Testa.

domingo, 28 de agosto de 2011

La ideología es una forma de eternidad

La poesía de Juana Bignozzi

                      FIN DESASTROSO DEL IMPIO

Dice el moderno
ya no hay izquierda ni derecha
hay líderes que espían
un atisbo de discordancia
para recordar aquí estamos nosotros
y desde los cuadros de comienzo del siglo XX
los obreros dicen ¿cuándo alguien entenderá?
mientras confían en matones
no debemos esperar
algún día estas cabezas aturdidas
alguien volverá a decir ciertas palabras
el fútbol dejará de ser el destino de los nacidos en las villas
sólo auguro guerra
pero ese sonido terrible sonará a melodía.-

        II

Acechada por cultos pensadores que han confundido
la ideología con las ciencias aplicadas
la ética con el espontaneísmo
el arte con la habilidad manual
y la lucha de clases con la renovación de generaciones
veo cómo los nuevos dueños de la cultura
han destruido lo que amé y dado rostro al enemigo
pero minuto a minuto recuerdo
que no debe quebrantarse el frente interno
aunque ya este frente sólo sean
mi memoria y mi soledad.-

(de "Regreso a la Patria", Libros de Tierra Firme, 1989)

                SOLO MATA EL ENGAÑO

Consagré y consagraron mi vida
a tareas que se cumplirán sin mi


No veré morir a mi madre
no conoceré el delirio por un hombre
no viviré en la revolución

Ya me he dado cuenta
sólo son escenarios particulares e indivisibles
hay un único lugar personal
para cada puñalada trapera de la vida
mi corazón sabe que no hay olvido ni ruptura
ésos son triunfos ajenos
siempre miraremos por una ventana
cómo se están llevando a alguien.-


Juana Bignozzi :(Buenos Aires, 1937) Poeta. Integrante del grupo "El pan duro"en la década de los sesenta . Hija de un panadero anarquista y de una obrera textil. Tuvo una infancia muy humilde. Fue anarquista y militó en el comunismo y es considerada una de las voces más trascendentes de la poesía argentina. Vivió exiliada en España desde 1974 a 2004. Ha publicado entre otros libros "Los límites" (1960), "Mujer de cierto orden" (1967), " Regreso a la patria" (1989), "Partida de las grandes líneas" (1996), etc. Su último libro es "La Biblia según veinticinco escritores argentinos" de 2009.

                                                                "No canté
                                                                 no vivía en una orilla donde cantar
                                                                 jamás me dejaste olvidar
                                                                 que había sido educada para hablar
                                                                 nunca olvidé letras ni mi origen
                                                                 hay un castigo para los conversos y los desmemo-
                                                                 riados
                                                                 no tienen patria vieja
                                                                 no tienen patria nueva no tienen castigo"

                                                                                    Juana Bignozzi

Las imágenes de la nota son: "La Caída", pintura de Raquel Forner y "Pan y Trabajo" de Antonio Berni.

quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio
                                                                

sábado, 27 de agosto de 2011

Un cuento que no es ficción

Después de festejar, como corresponde con un buen vino (San Telmo, Chenin Blanc del 1981), por el cumpleaños  97 de nuestro querido Julio Cortázar, Severino me empezó a contar  que tiene un pariente, por parte de madre, que es un personaje de novela.-Un loco lindo- aclaró, se llama Apparuti y vive en un pueblo de Italia. Como era evidente que yo poco creía en esa historia, más que en esos momentos ya había pasado a la sección fernet (sin gaseosa), me mostró un libro donde, efectivamente hay un cuento (no una novela) , donde relata las peripecias de este señor. El escritor Ermanno Cavazzoni es el autor de "Vidas breves de idiotas", donde recoge historias basadas en diálogos que mantuvo con internos del manicomio de Reggio Emilia. Aparentemente, una de esas microhistorias hace referencia a este pariente de Severino, cosa que a él lo inunda de honor, más allá de su ya indisimulable borrachera.

                                  PRIMO APPARUTI


Primo Apparuti era un mecánico y vivía en Nonantola, en la provicia de Módena. Fue internado por su voluntad en el manicomio de Reggio Emilia. Decía que no podía más estar afuera ,que la cosa no podía seguir así. Era un mecánico de bicicletas y cuando golpeaba con el martillo un pedazo de hierro para forjarlo, le faltaban las fuerzas; le parecía que el hierro se quejaba y le recriminaba con su silencio. Entonces se sentía tan dolorido que le venían ganas de llorar y corría a meter el hierro en agua esperando alivianar así el mal que le había hecho. Dejaba pasar media hora y no teniendo el coraje de volver a tomar el hierro se ponía a montar una rueda de bicicleta; pero apenas apretaba la tuerca del eje la habitual voz interior le recriminaba que le hacía mal a la tuerca y al eje. Tenía que dejar de hacerlo. Pero después, encontrando con la mirada otras tuercas, decía que sentía dolor e inquietud; trataba de resistir, pero una fuerte pesadumbre lo obligaba a aflojarlas. Y después de haber aflojado muchas tenía que huir, disculpándose con las otras tuercas, diciendo que no había sido él quien las había apretado, y que si el propietario de la bicicleta las hubiera apretado de nuevo él sufriría una desgracia o resultaría muerto. Y oía a sus hijos que lo llamaban "papá, papá", entre lágrimas. Entonces cerraba el negocio y ponía un cartel: murió el mecánico. Después se arrepentía de haber escrito eso y de dar a sus clientes motivos de tristeza y de pena; iba a quitarlo, sin tener el coraje de mirar las bicicletas. A menudo pensaba en matarse, pero lo asaltaba el temor de ser un incapaz y de arruinar los muebles o de molestar a la gente con su funeral. Experimentaba entonces un gran desasosiego y una opresión muy grande en el corazón.
 A veces, para no estar todo el tiempo afligido por las bicicletas, iba a la ciudad y compraba un boleto de tranvía hasta la parada más lejana. Pero después de medio kilómetro, más o menos, tenía que bajarse, pensando que no era digno de hacerse llevar, y sintiéndose además víctima de los reproches por parte del motor. Volvía a hacer el camino, a pie, pero encontrando otros tranvías llenos de gente sentía otra vez el corazón apesadumbrado viéndolos sometidos a semejante esfuerzo. Entonces se asociaba a su dolor llorando, y los seguía en la subida prometiendo vengarlos, insultando y mofándose de los pasajeros, y exhortando a los motores que tuvieran paciencia, porque después iban a tener alegrías que los pasajeros ni siquiera sospechaban. Cuando había llegado fuera del poblado se complacía contemplando los palos telegráficos y los abrazaba, los besaba, medía la distancia entre uno y otro y contaba los cables que llevaban experimentando mucho desconsuelo. Trataba de imprimir en su mente la forma y las dimensiones de cada uno y prometía volver a verlos. Estos eran los únicos momentos de felicidad de los que en toda su vida tenía memoria.-

                                                              Ermanno Cavazzoni

Ermanno Cavazzoni (Italia, 1947) Escritor. Enseña Estética en la Universidad de Bolonia. Es autor de cuentos y novelas, entre ellas: "El poema de los lunáticos", "Cirenaica", "Vidas breves de idiotas", etc. Su último libro editado en Italia  es " Historia natural de los gigantes", en 2007.

NosotrosSomosQuienSomos actualiza las entradas al blog, todos los días martes, jueves y sábado, puntualmente. Una ventana virtual a la poesía y narrativa breve, propia  y de escritores consagrados y nóveles. El único objetivo, colaborar a difundir sus textos, respetando el copyright (derechos de autoría)

 quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio

jueves, 25 de agosto de 2011

Arrecia invierno

Comentábamos, con Severino,que con nuestros respectivos amores (novia, compañera, esposa, etc.) ésto de cuántas primaveras y cuántos veranos juntos habíamos pasamos. Y con Severino, coincidíamos que:  Suspirábamos como pájaros traviesos. En cada primavera la música se nos pegaba y luego en el verano nuestra risa, despertaba las mañanas. Eramos así como una canción y una guitarra, como la hiedra busca donde enrredarse. Y vivimos muchas primaveras y muchos veranos, el otoño nos dió la mano, aún quedaban oportunidades. Las sonrisas eran plenas y nuestro caminar seguro, nos olvidábamos del mundo. Y de pronto, sin previo aviso empezó la escarcha silenciosa, el invierno llegó arrasando con todo, y los pájaros traviesos se fueron a vivir el hastío, nuestras hojas las arrastró el torrente hasta un lugar incierto.
 Compuesto por rincones de oro es este clima, frío y árido castigo del tiempo en cuanto época, pausa entre verdades de sol que callan su niebla sin reparo. Ruido de vientos helados callaron nuestra música. El seco paisaje se impuso, nuestras risas se esfumaron y ahora sólo las espinas nos recuerdan la vida. La noche cuando cae, se duele, dilata, abre sismos de horror entre silencios. En todo esto coincidímos con Severino. Arrecia invierno.



de Pablo Neruda:
                                       JARDIN DE INVIERNO

Llega el invierno. Espléndido dictado
      me dan las lentas hojas
vestidas de silencio y amarillo.

Soy un libro de nieve,
una espaciosa mano, una pradera,
       un círculo que espera,
pertenezco a la tierra y a su invierno.

Creció el amor del mundo en el follaje,
ardió después el trigo constelado
por flores rojas como quemaduras,
luego llegó el otoño a establecer
      la escritura del vino:
todó pasó, fue cielo pasajero
      la copa del estío
y se apagó la nube navegante.

Yo supe que la rosa caería
y el hueso del durazno transitorio
volvería a dormir y a germinar:
y me embriagué con la copa del aire
hasta que todo el mar se hizo nocturno
y el arrebol se convirtió en ceniza.

       La tierra vive ahora
tranquilizando su interrogatorio
extendida la piel de su silencio.
      Yo vuelvo a ser ahora
el taciturno que llegó de lejos
envuelto en lluvia fría y en campanas:
debo a la muerte pura de la tierra
la voluntad de mis germinaciones.-

                                                         Pablo Neruda

de Luisa Futoransky:

                               CIELITO LINDO (Fragmento)

Anacrónico
El sol

En las mariposas
Invernales
En el aroma
inefable de las fresas

Humedad porteña
gris
A más no poder
casas bajas, rejas en las ventanas, plantas floridas
las comunidades, de toda la vida,
felicidad del hogar

El poema
Un cuerpo
El país

así es la escritura

Los hombres anuncios
de empanadas, vinos o colchones
Bailan patéticos en los cruces de avenidas
rieles zigzagueantes de la vida
pero
una humillación más
qué le hace al tigre

cielo cielito lindo cielito alto. Diáfano.
Celeste proclama, celeste bandera de escuela primaria.

Un ombú derramado, sin contención, más allá de la frontera
de la propia idea ombú.
Plaza Francia.
Luz de julio.

Claves: 130, 29, 60, 108, 267.
Los colectivos atraviesan plazuchas ralas para hacerte presente
que en tu vida
no te quepa duda
arrecia invierno.-

                                          Luisa Futoransky

Luisa Futoransky: (Bs. As. 1939) Poeta, abogada. Realizó estudios en Letras y Música. Vivió a partir de 1981 en Francia. Publicó en poesía: "Trago fuerte", "Babel Babel", "Partir, digo", "La parca, enfrente", "Prender de gajo", etc. El poema seleccionado pertenece a su último libro "Ortigas", Editorial Levitán

martes, 23 de agosto de 2011

Fervor de Bs. As.-Borges-112 años

Jorge Luis Borges, nació el 24 de agosto de 1899 en Buenos Aires (hace 112 años). Máximo exponente de la literatura argentina, renombrado mundialmente. Fue escritor, poeta y ensayista. Es el escritor argentino más traducido y más estudiado a nivel internacional. ¿Qué podemos decir de Borges, que no se haya dicho?. Sería imposible resumir su obra como escritor, pero podemos nombrar algunas, como"Ficciones" (1944), "El Aleph" (1944), "El Hacedor" (1960),"Fervor de Buenos Aires" (1923), "Historia universal de la infamia", "Los conjurados", etc. Escribió junto a su gran amigo Bioy Casares "Antología de la Literatura Fantástica". Trabajó muchos años como Profesor de Literatura Inglesa en la Universidad de Buenos Aires.
A Jorge Luis Borges se le otorgó el Premio Cervantes, la máxima distinción para un escritor de habla hispana. el Gran Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores, el Premio Nacional de Literatura en 1956, la Insignia de Caballero de la Orden del Imperio Británico, Comandante de la Orden de las Letras por el gobierno francés y el título de Commendatore por el de Italia. 

                        "Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles
                         Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
                         Ya los ejércitos me cercan, las hordas.
                         (Esta habitación es irreal; ella no la ha visto)
                         El nombre de una mujer me delata.
                         Me duele una mujer en todo el cuerpo".

                                                                        de "El Amenazado"

                   BARRIO RECUPERADO

Nadie vio la hermosura de las calles
hasta que pavoroso en clamorq
se derrumbó el cielo verdoso
en abatimiento de agua y de sombra.
El temporal fue unánime                                       
y aborrecible a las miradas fue el mundo;
pero cuando un arco bendijo
con los colores del perdón la tarde,
y un olor a tierra mojada
alentó los jardines,
nos echamos a caminar por las calles
como por una recuperada heredad,
y en los cristales hubo generosidad de sol
y en las hojas lucientes
dijo su trémula inmortalidad el estío.-

                         de "Fervor de Bs. As. ", incluído en Obra Poética 1, Emecé Editores (1977)

           

                 
              EL ENAMORADO

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lámparas y la línea de Durero
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.

Debo fingir que en el pasado fueron
Persépolis y Roma y que una arena
sutil midió la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.

Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.

Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Sólo tú eres. Tú, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura.-

                                                          de "Obra Poética 3", Emecé Editores (Bs. As., 1977)

                                                   "¿Quién serás esta noche en el oscuro
                                                     sueño, del otro lado de su muro?"

                                                               Jorge Luis Borges

Imagen: "Mujer de blanco", pintura de Francisco Bores.



domingo, 21 de agosto de 2011

El amor triturado (en la visión femenina)

                                                            ELECTRODOMESTICOS


La vida toma el amor y lo tritura
igual que una de esas máquinas
que transforma vegetales
en purés, picadillos y jugos.


Dos crean el manjar único del amor
con sabor a sí mismos
y hay un embeleso inicial
un gusto de papilas excitadas
Y sin embargo,
en la era de los aparatos eléctricos
la vida es una gran procesadora:
la cotidianeidad y sus rutinas
las manías
el hombre siempre intentando
la estúpida supremacía
hasta que llega la hora
del hambre y la necesidad
de recurrir a las sobras
reciclar lo que pertenece
Otra vez la máquina procesadora
el puré
el picadillo
hasta que solo queda el líquido espeso
y aquel olor
al banquete
como una fotografía magnífica e irreal
brillando en la memoria.-

                                                      Gioconda Belli

                                                             FIESTA DE CUMPLEAÑOS

Era una pareja de treintañeros al borde de los cuarenta y se los veía indudablemente casados. Se sentaron frente a nosotros en el pequeño restaurante y cenaron. El hombre, de anteojos, tenía la cara redonda y satisfecha; la mujer llevaba un gran sombrero y era hermosa. No ocurrió entre ellos nada extraordinario, nada digno de recordar, hasta que, al término de la cena, de pronto quedó en claro que se trataba de una ocasión especial (el cumpleaños del marido) y que la mujer tenía lista una pequeña sorpresa para él.

La sorpresa llegó bajo la forma de una torta pequeña, pero resplandeciente, con velas rosas que ardían en el centro. El camarero la trajo y la colocó delante del marido mientras un violín y un piano interpretaban "Que los cumplas feliz" y la mujer, con pudoroso orgullo, le sonreía por encima de la pequeña sorpresa y los pocos que estábamos allí, en el restaurante, tratábamos de colaborar con aplausos. Se hizo evidente, entonces, que ella necesitaba más ayuda, porque su esposo no se hallaba a gusto. Más aún, estaba avergonzado e indignado a causa de los besos de su mujer.
Lo observabas, veías lo que estaba ocurriendo y pensabas: "Vamos, no seas así". Sin embargo, el hombre era así y, en cuanto depositaron la torta en la mesa y la pequeña orquesta dejó de tocar y la atención general se apartó de ellos dos, alcancé a ver que él le decía entre dientes algo a ella: algo brusco y descortés. Sin el coraje de mirar a la mujer, clavé los ojos en mi plato de comida y dejé pasar un largo rato. No fue tan largo, parece, porque ella seguía llorando cuando por fin la miré. Lloraba en silencio, con el corazón destrozado, sin esperanzas, bajo el ala de su mejor sombrero.-

                                                     Katharine Brush

Gioconda Belli: (Nicaragua, 1948) Poeta y novelista. Publicó en poesía: "Líneas de fuego", "Mi íntima multitud", "Fuego soy apartado" y "Espada puesta lejos". Entre sus novelas: "La mujer habitada" y "Waslala". También escribió relatos infantiles para adultos y sus memorias junto al sandinismo. El poema seleccionado es del libro "Escándalo de miel", Editorial Seix Barral.
Katharine Brush: (Connecticut, EE.UU. 1902-1952) Escritora. Autora del libro de cuentos "Night Club" y de las novelas " Young Man in Manhattan" y "Red-Headed Woman", ambas llevadas al cine en la década del treinta. El cuento seleccionado, se publicó por primera vez en The New Yorker en 1946 y recientemente se incluyó en el libro "Felicidades" Editorial La Compañía.

quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio

                

sábado, 20 de agosto de 2011

Como acabar con la cultura

Alan Stewart Konisberg, más tarde conocido como Woody Allen, nació en Nueva York, en 1935. Excelente cineasta que no sólo escribe sus peliculas, sino también las protagoniza. Guionista de radio y televisión. Tiene escrito cuatro libros de relatos. El texto que presentamos, es de su libro "Como acabar de una vez por todas con la cultura" Tusquets Editores-Barcelona, que reune artículos de Woody publicados en The New Yorker. Como escritor Woody Allen quiere acabar de una vez con todas con la cultura, aunque tendría primero que acabar consigo mismo, porque, no cabe duda, él lo sabe absolutamente todo y en este texto se permite ironizar sobre Freud y la psiquiatría.
 
                                 PARA ACABAR CON EL PSICOANALISIS



El doctor Helmholtz, que ahora tiene casi noventa años de edad, fue contemporáneo de Freud, un pionero del psicoanálisis y el fundador de la escuela de psicología que lleva su nombre. Quizá su mayor fama se deba a sus investigaciones sobre el comportamiento humano en las que probó que la muerte es una característica congénita.
Helmholtz vive en una residencia de campo en Lausanne, Suiza, con su criado, Hrolf, y su perro danés. Pasa la mayor parte del tiempo escribiendo; en este momento, está revisando su autobiografía con el propósito de incluirse en la misma. En una conversación que tuve con el prestigioso doctor, le pregunté sobre el periodo heroico del psicoanálisis
-Cuando conocí a Freud por primera vez, yo ya estaba dedicado al estudio de mis propias teorías. Freud estaba en una panadería. Quiero decir que intentaba comprar schnekenns, pero no podía. Freud, como usted sabe no podía pronunciar la palabra schneken porque le producía una tremenda verguenza. Compré los pasteles y se los di como regalo. Nos hicimos buenos amigos.
La conversación volvió a Freud, quien parece dominar todos los pensamientos de Helmholtz, aunque los dos hombres se detestaron mutuamente después de una grave discusión sobre el perejil.
-Recuerdo un caso de Freud. Edma S., parálisis histérica de la nariz. Incapaz de imitar a un conejo cuando sus amigos se lo pedían, esto le causaba una gran ansiedad, los amigos a menudo tenían un comportamiento cruel: "Vamos, Liebchen, enséñanos lo bien que imitas a un conejo". Acto seguido movían las aletas de su nariz con toda libertad y se divertían a costa de ella. Freud la llevó a su consultorio para una serie de sesiones de análisis, pero algo funcionó mal, porque, en vez de atraer su atención sobre él, Freud, atrajo su atención sobre el perchero, un inmenso mueble de madera al otro lado de la habitación. Freud se sintió presa del pánico, porque en aquel tiempo al psicoanálisis se le miraba aún con cierto escepticismo; el día que la muchacha se fue de crucero en compañía del perchero, Freud juró que jamás volvería a practicar su profesión. La verdad es que, durante un tiempo, consideró seriamente la idea de hacerse acróbata de circo hasta que le convencieron de que jamás aprendería a hacer el triple salto mortal con soltura.

Una mañana que me reuní con Helmhotz no se encontraba muy bien. El día anterior se había perdido en un prado y había resbalado sobre unas peras maduras. Esa vez, discutimos sobre su teoría de la psicología invertida, algo que se le ocurrió poco tiempo después del fallecimiento de Freud. En esa época, Helmholtz había llevado a cabo un experimento que consistía en agitar una campanilla y, en el acto, un equipo de ratones blancos escoltaba a la señora Helmholtz hasta la puerta y la acompañaba hasta la acera. Realizó varios experimentos sobre el comportamiento, y sólo los abandonó cuando un perro, entrenado para salivar en cuanto recibía una señal, se negó a dejarlo entrar a su casa. -Así es, fundé la Escuela de Psicología Invertida. De forma bastante casual, en realidad. Mi mujer y yo estábamos cómodamente en la cama cuando, sentí deseos de beber agua. Demasiado perezoso para levantarme, pedí a mi señora que me la trajera. Se negó aduciendo que estaba exhausta por haber recogido garbanzos. Discutimos, finalmente dije "En realidad no quiero un vaso de agua, un vaso de agua es lo último que quiero en este mundo". De inmediato, mi mujer se levantó de un salto y dijo: "Ah, ¿conque no quieres agua? ¡Qué lástima!" Rápidamente abandonó el dormitorio y me trajo un vaso lleno. Traté de comentar el incidente con Freud en el picnic anual de analistas en Berlín, pero él y Jung formaban equipo en la carrera de embolsados y estaba demasiado absorto por las festividades para poder escucharme.
Una vez hablamos sobre el psicoanálisis contemporáneo, al que Helmholtz consideraba un mito mantenido con vida por la industria del sofá. -¡Estos analístas modernos! ¡Cobran fortunas! En mis tiempos, por cinco marcos, el mismo Freud te trataba. Por diez marcos, te trataba y te planchaba incluso los pantalones. ¡y con lo que dura un tratamiento! ¡Dos años! ¡Cinco años! Si uno de nosotros no podía curar a un paciente en seis meses, le devolvíamos el dinero, lo llevábamos a ver una revista musical y le regalábamos un juego de cuchillos de acero inoxidable. Recuerdo que siempre se podía saber con qué pacientes había fracasado Jung porque les regalaba grandes osos de peluche. Caminamos por el sendero del jardín, y Helmholtz se puso a hablar sobre otros temas de interés. Era un verdadero torrente de visiones y me las arreglé para anotar algunas.
     Sobre la condición humana: "Si el hombre fuera inmortal, ¿te das cuenta lo que sería su cuenta en la carnicería?".
     Sobre la religión: "No creo en la vida ultraterrena, aunque por las dudas me llevaré una muda de ropa interior".
     Sobre la literatura: "Toda la literatura es una nota a pie de página del "Fausto". No tengo ni idea de lo que quiero decir con esto".
Estoy convencido de que Helmholtz es un gran hombre.-

                                                                   Woody Allen

"El compromiso de NosotrosSomosQuienSomos es actualizar las entradas al blog, todos los días martes, jueves y sábado, puntualmente. Una ventana virtual a la poesía y narrativa breve, propia y de escritores consagrados y nóveles. El único objetivo, colaborar a difundir sus textos. Se respeta el copyright (derechos de autoría)"
quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio


jueves, 18 de agosto de 2011

Sea breve por favor

                                                 DE CERO

"Por favor sea breve" dijo el asesino. Yo le obedecí. Subí al dormitorio de mi esposa y le hice el amor por última vez. Arropé a mis hijos y les conté un cuento hermoso que escucharon con arrobo infantil. Observé sus caritas al dormirse, tratando de imaginarles en una versión adulta. Por fin, bajé a la salita, donde él me esperaba con su pistola preparada. Me ofreció un cigarro y fumamos en silencio. Después tomé mis maletas y salí para no escuchar los gritos. Es difícil empezar de cero.-

                                                Eva Diaz Riobello

                                                   OLVIDO

Lo terrible sucede una mañana de éstas. Usted sale de su casa y olvida la cara en el espejo. Anda todo el día sin saberlo. Es decir, que nadie se lo dice. Nadie le reprocha tanta lisura, esa página neutra en lugar del rostro. En realidad, usted piensa que nadie lo mira ni lo ha mirado nunca, preocupados como están los demás por sus propias arrugas.
Pero no es así. Ellos murmuran. Y el murmullo crece como una música indeseable. En voz baja, con guiños cómplices y esquelas anónimas que cruzan la oficina, conspiran contra usted.
Tampoco sus vecinos o su mujer o sus hijos le señalan el olvido. Nadie parece advertirlo. Tampoco usted, lógicamente, que al mirarse nuevamente en el espejo, recupera la cara perdida.-

                                                Orlando Van Bredam

                                                   105

Mi vecina del 105 tiene un trastorno mental. Dezconosco cómo se llama o a qué se debe, pero con frecuencia, llega a mi departamento, toca a la puerta y pregunta por ella misma. "¿Está Isabel?", dice hurgando con la mirada en la sala. Las primeras veces sencillamente optaba por decirle que estaba equivocada, pero con las repeticiones, hacé poco decidí una respuesta contundente: "Señora, Isabel murió hace hace años. Un vecino que no la soportaba la mató". Desde ese momento, en lugar de ahuyentarla, ahora vuelve cada día a preguntarme cómo ocurrió el asesinato. Cada vez que viene, le adelanto un detalle de su futuro.-

                                                  Esteban Dublin

                                  FILOSOFIA DE LA CEBOLLA

Aquel filósofo tenía por cabeza una dorada cebolla y sus escritos naufragaban siempre en un llanto irremediable que inundaba hasta el último rincón de la ciudad. Sin embargo, era venerado como mensajero de los dioses, ya que estaba la ciudad levantada en una zona de feroces sequías, los libros del filósofo eran gozosa lluvia de llanto recogida en cubos y cisternas que hacían posible la vida, abasteciéndola con bellísimas perlas de tristeza con las que cocer los alimentos, asearse o regar los inmensos sembrados de cebollas que rodeaban la ciudad.-

                                                   Julia Otxoa

Eva Diaz Riobello, Orlando Van Bredam, Esteban Dublin y Julia Otxoa son escritores de España que se especializan en relatos breves o micro ficciones. Todos ellos han publicado libros propios y participado de diversas antologías, entre las que se destaca "Sea breve por favor" (2002)

quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio

martes, 16 de agosto de 2011

Creíste ser el creador de eso

Jorge Leónidas Escudero: (San Juan, 1920) Poeta. Un caso atípico en la literatura importante. Abandonó sus estudios de agronomía y se dedicó a la minería. Comenzó a publicar recién a los cincuenta años. Y hoy, a sus 91 tiene unos veinte libros de poemas: "La raiz en la roca" (1970), "Le dije y me dijo" (1978), "Piedra sensible"(1984), "Cantos del acechante" (1995), "Elucidiario" (1990), "A otro hablar" (2001), "Senderear" (2001), "Divisadero" (2005), "Tras la llave" (2006), etc. El Honorable Senado de la Nación le otorgó el Diploma de Honor y la Universidad Nacional de San Juan  en 2006, el título de Doctor Honoris Causa. Hay un poema suyo grabado en piedra en el Monumento al Minero, en la plaza de La Toma, San Luis. También edita sus poemas en diarios y revistas del país y del exterior.

                                    "Creíste ser el creador de eso
                                     cuando era el otro,
                                     el que está escondido siglos y siglos atrás
                                     y te habló porque estabas propicio a escucharlo"

                    CAZA NOCTURNA

¿Cómo hago para dar el salto?
¿Pero de qué salto estoy hablando?
No sé, simplemente un salto, salir
desto de siempre donde no hallo
y sigo buscando.

Y ahora esperen pueda memorizar, ver
si explico algo de mis desvelos,
ver si encuentro
el mapa del tesoro, el carozo
deste asunto que me tiene absorbido.

El no poder explicarme cómo
da desorientación, pero sigo metido
nestas alturas de mis inquietudes
donde falta el aire y sin embargo existo.-

            ESA FOTO

Callecita de un pueblo escondido
en un recodo de mí, allá
donde entró en el pasado lo que pasó
pero sigue estando en una foto.

Hay una fila de casas
achatadas bajo harto cielo.
No hay muchos árboles ni gente pero al fondo
se ve un jinete yéndose.

Un jinete que no acaba de irse
y haí está. Soy yo
como alejándome para no volver,
pero no avanzo porque la nostalgia
lo agarra de la cola al caballo
y lo tiene ahí, fijo, para que no me aleje.

Es nomás que me fuí. Sí, ya sé,
la foto que estoy mirando
no quiere que me haya ido,
eso es todo.- 

Jorge L. Escudero alumbra con una luz muy particular, se refleja a sí mismo y eso es algo que lo distingue. Nos ofrece a través del texto una lucidez que está cargada de sentido y que posterga de un modo emocional lo esperable del poema. En él el texto es sangre y lágrimas y desplaza cualquier otro tratamiento de pretensiones en la poesía. Parte de la sensibilidad hasta la vivencia, y ésta vivencia tiene una fuerte relación con lo trascendente en el sentido de una búsqueda.
Los poemas seleccionados en la nota, pertenecen a su libro "Poesía Completa" Ediciones En Danza, (2006).

               "Ahora la nostalgia viene a mí
                           para que la escriba, y me digo:
                           ¿para qué voy a recordar cosas tristes?
                                                           Tal vez sea mejor no manosear
                                                           o que quedó fuera del tiempo.

                                                           Es como si cuando el tiempo ya se fue
                                                           apareciera yo en un andén
                                                           mirando a lo lejos y hablando solo".

                                                                  Jorge L. Escudero
"El compromiso de NosotrosSomosQuienSomos es actualizar las entradas al blog, todos los días martes, jueves y sábado, puntualmente. Procuramos así una ventana virtual abierta a la poesía y narrativa breve, de escritores de habla hispana, consagrados y nóveles. El único objetivo, colaborar a difundir sus textos y estimular la lectura de nuestros autores." 

sábado, 13 de agosto de 2011

Cosas que se tiran - Cuento

                                                               COSAS QUE SE TIRAN

        Me voy a matar, eso es lo que voy a hacer -dice. No me mira cuando habla. Está en el baño, yo la escucho desde el umbral. Se saca las hebillas del pelo, y las tira en la pileta. La bañera se está llenando, afuera ya es de noche.
-Ya no sé ni para qué me baño, debería dormir el resto de mi vida, total ni te darías cuenta -se quita el saco y lo tira al piso-. Yo podría ser otra mujer, podrías dormir con otra mujer durante años y tampoco te darías cuenta -se arranca la blusa, tiene colorados los cachetes, los ojos llorosos-. Prefiriría que me engañaras. Que me golpearas. Que alguna puta cosa te moviera un pelo-. Se arranca el corpiño. Se sienta en el borde de la bañera y tira de los cordones de las botas-. Pero a vos te da igual. Y no vas a decirme nada, por supuesto. Por qué variar esa hermosa cara de pelotudo. Me mira. Recorre mi cuerpo como si yo acabara de llegar a la casa, como si me viera por primera vez. Después se levanta y sale del baño. Me quedo donde estoy, mirando el agua de la bañera ya a punto de rebalsar. La escucho hacer cosas en el cuarto. Abrir los cajones de las mesitas de luz. Correr las puertas del placard. Mover carpetas sobre el escritorio. Regresa rápido, cargada de cosas. Toma del pilón mi pijama y lo tira a la bañera. Se concentra en las cosas que va tirando una a una, al agua. Abre un álbum, tira las fotos.
-Sabés que, Jorge- tira facturas, una corbata, mis talonarios del estudio-, lo pensé mejor, y no me mato nada. Tiene puesta su campera, aunque abajo debe estar todavía desnuda. Está calzada con sus zapatillas de tenis y tiene un bolso colgando del hombro. Abre mi billetera y la sacude sobre el agua hasta vaciarla, después tira la billetera. Sale sin mirarme, sin decir nada más. Cruza el living, tira las llaves sobre las baldosas del pasillo, y cierra con un portazo.
En el baño el agua rebalsa y llega ya hasta mis pies. Me saco la camisa y la tiro a la bañera. Tiro también el pantalón, el calzoncillo y mi reloj. Compruebo que la temperatura del agua sea la correcta, y después, poco a poco, me voy metiendo entre las cosas.- 

                                                              Samanta Schweblin

Samanta Schweblin: (Buenos Aires, 1978) Escritora. En 2001 obtuvo el primer premio del Fondo Nacional de las Artes con "El núcleo del disturbio" Editorial Destino. Fue primer premio del Concurso Nacional Haroldo Conti. En el 2008 obtuvo el premio Casa de las Américas, Cuba por "Pájaros en la boca", editado en 2009 por Emece. Participó en varias antologías de cuentos nacionales y extranjeros.

jueves, 11 de agosto de 2011

La antipoesía de Nicanor

Nicanor Parra: (San Fabián de Alico, Chile, 1914): Poeta chileno, creador de la antipoesía, de tono realista, fantasmagórico y fúnebremente irónico, se erigió como rival estético de Pablo Neruda con "Poemas y antipoemas", "La cueca larga", "Versos de salón" y "Artefactos". Grupos culturales de su país lo postulan, como homenaje, al Anti Premio Nobel. En la actualidad tiene 97 años, proviene de una familia humilde, donde se destacaron también otros artistas. En el año 2000 obtuvo el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, tiene además otras distinciones internacionales y varios Doctor Honoris Causa en Universidades de todo el mundo.

                                              AUTORRETRATO

Considerad, muchachos,
Esta lengua roída por el cáncer:
He perdido la voz haciendo clases.
(Después de todo o nada
hago cuarenta horas semanales.)
¿Qué os parece mi cara abofeteada?
¡Verdad que inspira lástima mirarme!
Y qué decís de esta nariz podrida
por la cal de la tiza degradante.

En materia de ojos, a tres metros
No reconozco ni a mi propia madre.
¿Qué me sucede? -Nada.
Me los he arruinado haciendo clases:
La mala luz, el sol,
La venenosa luna miserable.
Y todo para qué,
Para ganar un pan imperdonable
Duro como la cara del burgués
Y con sabor y con olor a sangre.
¡Para qué hemos nacido como hombres
Si nos dan una muerte de animales!

Por el exceso de trabajo, a veces
veo formas extrañas en el aire,
Oigo carreras locas,
Risas, conversaciones criminales.
Observad estas manos
Y estas mejillas blancas de cadáver,
Estos escasos pelos que me quedan,
¡Estas negras arrugas infernales!
Sin embargo yo fui tal como ustedes,
Joven, lleno de bellos ideales,
Soñé fundiendo el cobre
y limando las caras del diamante:
Aquí me tienen hoy
Detrás de este mesón inconfortable
Embrutecido por el sonsonete
De las quinientas horas semanales.-

                                                              Nicanor Parra

Poema clásico de Nicanor Parra, selecionado de "Obras completas y algo +" (2006).

"El compromiso de Nosotros Somos Quien Somos es actualizar las entradas al blog, todos los días martes, jueves y sábado, puntualmente. Procuramos así, una ventana virtual a la poesía y narrativa breve, de escritores de habla hispana, consagrados y nóveles. El único objetivo, colaborar a difundir sus textos y estimular la lectura de nuestros autores"

Twitter:@quiquedelucio

martes, 9 de agosto de 2011

Las cosas fluían.Corto-Cuento-Corto

                   PRÓXIMOS ESTRENOS

Las cosas fluían. Después de pagar, dos por uno, entradas de cine  y comprobar, como aseguró la simpática boletera, buenas ubicaciones, y cuando, oscuridad en la sala, inminencia de comedia romántica, surgió, espontáneo, un beso corto de pareja asentada, creí, tal vez equivocado, pero creí ver igual que todos nos miraban con cierta envidia. La película fue bastante aburrida. Salimos de la sala, y aunque conozco a Lucía hace más o menos tres semanas, las otras parejas al vernos sonreír piensan, o deben pensar, que somos felices: pareja sólida que hasta puede compartir una mala película sin fastidirse. La escalera mecánica quieta, el aire acondicionado que nunca se encendió esta calurosa noche de verano, nada nos provoca muecas de desagrado o descontento.Comienza a llover. Esperamos dentro del complejo hasta que pare y con Lucía en el baño, miro, uno a uno, los afiches de los próximos estrenos. Dos minutos después, en el momento en que dos manos me tapan los ojos, probable gesto enamorado de enamorada, como si no supiera quién pudiera ser, me desprendo apurado. El afiche: Federico Luppi y Norma Aleandro, entre otros, actúan en la película que dirige, para mi gran sorpresa, un conocido con el que compartí un grupo de teatro hace más o menos ocho años. Mientras Lucía a mis espaldas pregunta qué te pasa, vuelvo a leer el nombre del director: Gastón Arregui. Trato de recordar si aquel compañero era Arregui o Aguirre. Busco sin éxito fotos del director en el afiche. Miro detrás del afiche, como si alguién pudiera estar escondido o fuera todo un truco con no sé qué razón. Y no sé por qué a mí, feliz partenaire de una pareja feliz, que no me dediqué al cine, que no pasé de cursos juveniles en centros culturales, que, redondamente, no me interesa la profesión de director, a mí, que espero otras cosas de la vida, eso, ese éxito ajeno, me irrita tanto, que desde ese momento y hasta el final de la noche, sólo voy a querer volver a mi casa encender la computadora, conectarme a internet y poner Gastón Arregui + director + fotos, y ver si es o no el mismo tipo con el que, hace casi una década, improvisamos una situación de dos personajes que pelean por dos tomates en una verdulería.

Lucía me nota extraño, qué te pasa. Cuando vuelvo a la boletería donde, dos horas y media antes, dos por uno, saqué entradas de una película que, digo, es pésima, la boletera no sabe qué decir. Es un robo esto, digo a la incrédula boletera que, gorrito del complejo puesto, mira al supervisor como si quien le hablara estuviera loco, y quien le habla soy yo, qué te pasa digo, mirame cuando te hablo, y pregunto, más tranquilo, creo, si conoce al director de esa película argentina que promocionan con tantos afiches.
Lucía me agarra del brazo, ya nos vamos, dice cuando el supervisor, corbata del complejo, agarra el handy. Al darme vuelta veo, por cómo sonríen el supervisor, la boletera y un policía sin arma reglamentaria, que del espectador no se esperan cosas así.
Ya lo habíamos programado: vamos a un bar cerca. No se me ocurre de qué hablar y me resisto a llenar espacios vacíos, signo de pareja naciente o en decadencia: silencio por cincuenta minutos. Paga cada uno su parte, beso en la mejilla y no sé por qué no deja que la lleve. No quiere ni que la acerque. Dice: prefiero caminar. ¿Con esta lluvia? pregunto, pero quiere prepararse para la maratón Nike 42 Kilómetros. No insisto. Ya está. Manejo veloz hasta mi casa. Enciendo urgente la PC. Busco a Gastón Arregui y acaba de terminar su primera película, estreno en veinte salas. Un obsesivo de los detalles, pero, también, una persona tranquila. Su foto ahora ocupa toda la pantalla. No lo conozco en lo más mínimo. No creo habérmelo cruzado jamás. Me río de la escena en la boletería antes de dormirme, pero después no me duermo. Algo me cayó mal. Y a la mañana siguiente, no sé por qué, Lucía no me atiende el teléfono. No responde mis llamados. No devuelve los mensajes. Pero me tranquilizo: debe seguir corriendo.-

                                                       Mariano Terdjman

Mariano Terdjman (Bs. As. 1980) Escritor, guionista. Licenciado en Letras, autor del libro "Cielo pardo" y de la obra teatral "Quién", guionista de la película "Todos piden deseos". Participó en las Antologías "Nuevas narrativas" I y II (de donde se seleccionó este cuento breve). Colabora en la revista teatral "Mutis x por el foro" y desarrolla diversos proyectos cinematográficos.

Twitter:@quiquedelucio

sábado, 6 de agosto de 2011

Entre la tristeza y la nada

Mi amigo Severino, de quien ya he hablado muchas veces, es un clásico de la elegancia, un poco demodé, sobretodo cuando camina por la peatonal de Córdoba con el saco perfectamente doblado y colocado sobre el hombro derecho. Jamás pierde el control y la compostura a pesar de nuestras interminables rondas de alcohol en el Abasto y de irónicos sueños de grandeza. El final de la noche, antiguamente, lo cerrábamos con un ritual exacto como un guante. Nos ibamos a comprar churros cerca del mercado y nos lo comíamos en los bancos de la plaza solitaria, presidida por el Cabildo y la Catedral. Allí Severino, mirando los churros como Cristo al pan en la última cena de una película bíblica con actores henchidos de importancia histórica y tras un silencio propiciado por la solemnidad del momento y también por la ebriedad de fondo, iniciaba un monólogo en un idioma macarrónico. Esos encuentros también eran aprovechados para el intercambio de textos, porque el mundo corre así y todo instante es bueno. Por eso, llegó a mis manos este breve cuento de Fernando De Leonardis (supongo que será amigo de Severino).

        ENTRE LA TRISTEZA Y LA NADA

     Mi amigo gustavo vio a palo salir al escenario en silla de ruedas a las cinco y media de la mañana. estaba tan borracho como casi todo el mundo en medio de medio mundo varieté. fue uno de los peores recitales, o al menos eso creo que me dijo. salió ya de día y fue dando tumbos hasta llegar a la parada de ómnibus. sólo recuerda que de alguna manera terminó despertando en su cama a las cuatro de la tarde. yo no me acuerdo si fui a ver a los encargados o al corte al centro cultural recoleta. era una tarde de sábado a la misma hora que gustavo , apático, se despertaba , me debatía entre recorrer alguna muestra pictórica del centro cultural, salir y tirarme en el césped de una plaza, pensar en el cementerio dentro del cementerio o irme a mi casa de inmediato. en ese instante de duda, se acercó una chica. me obsequió una revista. había una fotografía en la contratapa. de un niño rubio de dos años de edad. con el culo al frente. y una leyenda, a modo de epígrafe. decía: si las manzanas están  podridas, las semillas no lo están. poco después recordaba esa frase cuando vi un afiche de la federación juvenil comunista con una máxima de josé ingenieros: juventud sin rebeldía, servidumbre precoz. años después recordé la frase de ingenieros cuando en sin aliento jean seberg le lee a belmondo un fragmento de las palmeras salvajes de william faulkner: entre la tristeza y la nada elijo la tristeza. y esta frase de faulkner me hace acordar de aquella otra que milan kundera dejó escrita en la novela la broma o en la identidad o en alguna otra: que la tristeza no sea atada a tu nombre.-

Fernando De Leonardis: (Vicente López, 1972) Escritor, sociólogo, periodista y editor de libros. Ha publicado en diferentes revistas de papel y digitales de Latinoamérica. El cuento seleccionado, pertenece a su libro "Entre la tristeza y la nada y otros incidentes e intervenciones textuales de ultraizquierda", Editorial Cilc (2010)

Twitter:@quiquedelucio

jueves, 4 de agosto de 2011

¡Protestacantaescupegimecrece!

Rodolfo Alonso

CANTAR NO CONSUELA

                  joven
¡Maravíllate! ¡Lávate en tu idioma!
¡Protestacantaescupegimecrece!
¡Ama de amor, ama de un solo golpe,
de todo corazón, de buena gana!
      ¡Vive, huye de las palabras!
          ¡Sírvete, sírvelas!

       LA ROSA DE COBRE

No te avergüences
de los anarquistas
poeta

No te avergüences
de los que se atrevieron
a oprimir el interruptor
en medio de la Sombra.-

Rodolfo Alonso: (Buenos Aires, 4 de octubre de 1934) Poeta, traductor, ensayista. Propulsor de la vanguardia de los años 50. Hijo de padres gallegos, su infancia fue bilingüe. Los poemas en su libro "Buenos vientos" (1954) ostentan un claro fervor por la concisión y la síntesis. En 1956 comienza su larga colaboración con el suplemento literario del diario La Gazeta de Tucumán. En 1958 edita "El músico en la máquina", luego vendrán "Duro mundo" (1959) , "El jardín de aclimatación" con dibujos de Clorindo Testa , "Gran Bebe" (1960). En 1962, la Editorial Fabril publica su selección y traducción de "Poemas escogidos" de Giuseppe Ungaretti.
En 1964, publica "Hablar claro" con dibujos de Rómulo Macció,

que obtiene el Premio Fondo Nacional de las Artes. Siguen "Relaciones" (1968), "Hago el amor" (1969), "Guitarrón (1975), "Sol o sombra" (1981). En 1982 se edita su primer libro de ensayos "Poesía: Lengua viva", etc. Uno de sus últimos trabajos es "República de viento" (2007). La poesía de Alonso ha sido traducida al inglés, francés, italiano y portugués. La crítica considera que tiene un fulgor que sin duda nace de un subsuelo de dolores y suciedades del mundo que él supo apisonar a golpes de hermosura. Siempre a la espera del tiempo "en que la palabra amor no tenga necesidad de ser pronunciada".

                   CARA ROTA

           no se ha colmado la medida

           lo que has dicho lo que has amado
                se tiene ahora bajo el sol
           para ser despedazado o festejado

           no estás todavía del otro lado
           se ha dicho que tienes cosas por decir

           no se acabó esto
    mientras brille implacable la luz que desordena
    todo lo que debe decirse o ser amado.-


                                                             FUNERAL DEL ALAMO

                    Daba luz, daba lumbre,
                    daba ánimo.
                    Una plaga ha roído
                    por dentro hasta matarlo
                    al árbol más querido, al
                    estremecedor y estremecido
                    álamo carolina
                    que desde la vereda
                    con el viento en sus hojas
                    daba voz a mi casa.

                    Yo me he quedado mudo
                    con él.

                     Y el mismo Haroldo Conti
                     (quizá, seguramente)
                     dondequiera que esté
                     pensando en su balada
                     también habrá hecho una mueca
                     de disgusto.- 

                                                          Rodolfo Alonso

Los textos seleccionados, son del libro "Poesía junta" Antología con prólogo de Juan Gelman, México (2006)

Twitter:@quiquedelucio 

martes, 2 de agosto de 2011

Genuinamente cortazariano

Julio Cortázar, Padrino Honorario en Letras de este blog, escribió muchos textos y algunos poemas, que nunca fueron editados en vida. Como sabemos, Cortázar falleció en París en 1984 y se publicaron algunos escritos póstumos con la autorización y selección de Aurora Bernárdez quien era la testamentaria autorizada por el escritor, de un modo muy claro, para realizar dicha tarea. Así nació el libro "Papeles Inesperados", que la Editorial Alfaguara realizó en abril de 2009, con prólogo de Carlos Álvarez Garriga, seleccionador junto con Bernárdez. Dada su cantidad y variedad, las prosas fueron reagrupadas por afinidades, así "De un tal Lucas" congrega la narrativa breve, que fue desgajado de "Libro de Manuel". En este texto, en particular, que transcribimos, se señala en el manuscrito que fue escrito entre octubre y diciembre de 1980.-

LUCAS, SUS HIPNOFOBIAS

En todo lo que toca al sueño Lucas se muestra muy prudente. Cuando el doctor Feta proclama que para él no hay nada mejor que el apoliyo, Lucas aprueba educadamente, y cuando la nena de su corazón se enrolla como una oruguita y le dice que no sea malo y la deje dormir otro poco en vez de empezar de nuevo la clase de geografía íntima, él suspira resignado y la tapa después de darle un chirlito ahí donde a la nena más bien le gusta.
Pasa que en el fondo Lucas desconfía del sueño llamado reparador porque a él no le repara gran cosa. En general antes de irse a la cama está en forma , no le duele nada, respira como un puma, y si no fuera que tiene sueño (ésa es la contra) se quedaría toda la noche escuchando discos o leyendo poesía, que son dos grandes cosas para la noche. Al final se mete en el sobre, qué va a hacer si se le cierran los ojos con saña tenaz, y duerme de una sentada hasta las ocho y media, hora en que misteriosamente tiende siempre a despertarse.
 Cuando rejunta las primeras ideas que difícilmente se abren paso entre bostezos y gruñidos, Lucas suele descubrir que algo ha empezado a dolerle o a picarle, a veces es un diluvio de estornudos, un hipo de pótamo o una tos de granada lacrimógena. En el mejor de los casos esta cansadísimo y la idea de cepillarse los dientes le parece más agobiante que una tesis sobre Amado Nervo. Poco a poco se ha ido dando cuenta de que el sueño es algo que fatiga horriblemente, y el día en que un hombre sabio le dijo que el organismo pierde muchas de sus defensas en aras de Morfeo, nuestro Lucas bramó de entusiasmo porque la biología le estaba refrendando la cenestesia, si cabe la perífrasis.
En esto por lo menos Lucas es serio. Tiene miedo de dormir porque tiene miedo de lo que va a encontrar al despertarse, y cada vez que se acuesta es como si estuviera en un andén despidiéndose a sí mismo. El nuevo encuentro matinal tiene la ominosa calidad de casi todos los reencuentros: Lucas 1 descubre que Lucas 2 respira mal, al sonarse siente un dolor terrible en la nariz y el espejo le revela la irrupción nocturna de un tremendo grano. Hay que convencerse: estaba tan bien la noche antes y ahora, aprovechando esa especie de renuncia de ocho horas, su toma de aire aparece coronada por ese glorufo que le hace ver el sol "e l'altre stelle" porque como tiene que sonarse a cada momento "because" el resfrío matinal, qué te cuento lo que duele.
Las anginas, la gripe, las maléficas jaquecas, el estreñimiento, las diarreas, los eczemas, se anuncian con el canto del gallo, animal de mierda y ya es tarde para pararles el carro, el sueño ha sido una vez más su fábrica y su cómplice, ahora empieza el día, o sea las aspirinas y el bismuto y los antihistamínicos. Casi dan ganas de irse a dormir de nuevo puesto que ya muchos poetas decretaron que en el sueño espera el olvido, pero Lucas sabe que Hipnos es el hermano de Tánatos y entonces se prepara un café renegrido y un buen par de huevos fritos rociados con estornudos y puteadas, pensando que otro poeta dijo que la vida es una cebolla y que hay que pelarla llorando.-

                                                                  Julio Cortázar

Las imágenes, del Padrino Honorario de Pintura de este blog, Vincent Van Gogh: "Habitación en Arles" y detalle de "Noche estrellada".-
Twitter:@quiquedelucio