Páginas vistas en total

jueves, 18 de agosto de 2011

Sea breve por favor

                                                 DE CERO

"Por favor sea breve" dijo el asesino. Yo le obedecí. Subí al dormitorio de mi esposa y le hice el amor por última vez. Arropé a mis hijos y les conté un cuento hermoso que escucharon con arrobo infantil. Observé sus caritas al dormirse, tratando de imaginarles en una versión adulta. Por fin, bajé a la salita, donde él me esperaba con su pistola preparada. Me ofreció un cigarro y fumamos en silencio. Después tomé mis maletas y salí para no escuchar los gritos. Es difícil empezar de cero.-

                                                Eva Diaz Riobello

                                                   OLVIDO

Lo terrible sucede una mañana de éstas. Usted sale de su casa y olvida la cara en el espejo. Anda todo el día sin saberlo. Es decir, que nadie se lo dice. Nadie le reprocha tanta lisura, esa página neutra en lugar del rostro. En realidad, usted piensa que nadie lo mira ni lo ha mirado nunca, preocupados como están los demás por sus propias arrugas.
Pero no es así. Ellos murmuran. Y el murmullo crece como una música indeseable. En voz baja, con guiños cómplices y esquelas anónimas que cruzan la oficina, conspiran contra usted.
Tampoco sus vecinos o su mujer o sus hijos le señalan el olvido. Nadie parece advertirlo. Tampoco usted, lógicamente, que al mirarse nuevamente en el espejo, recupera la cara perdida.-

                                                Orlando Van Bredam

                                                   105

Mi vecina del 105 tiene un trastorno mental. Dezconosco cómo se llama o a qué se debe, pero con frecuencia, llega a mi departamento, toca a la puerta y pregunta por ella misma. "¿Está Isabel?", dice hurgando con la mirada en la sala. Las primeras veces sencillamente optaba por decirle que estaba equivocada, pero con las repeticiones, hacé poco decidí una respuesta contundente: "Señora, Isabel murió hace hace años. Un vecino que no la soportaba la mató". Desde ese momento, en lugar de ahuyentarla, ahora vuelve cada día a preguntarme cómo ocurrió el asesinato. Cada vez que viene, le adelanto un detalle de su futuro.-

                                                  Esteban Dublin

                                  FILOSOFIA DE LA CEBOLLA

Aquel filósofo tenía por cabeza una dorada cebolla y sus escritos naufragaban siempre en un llanto irremediable que inundaba hasta el último rincón de la ciudad. Sin embargo, era venerado como mensajero de los dioses, ya que estaba la ciudad levantada en una zona de feroces sequías, los libros del filósofo eran gozosa lluvia de llanto recogida en cubos y cisternas que hacían posible la vida, abasteciéndola con bellísimas perlas de tristeza con las que cocer los alimentos, asearse o regar los inmensos sembrados de cebollas que rodeaban la ciudad.-

                                                   Julia Otxoa

Eva Diaz Riobello, Orlando Van Bredam, Esteban Dublin y Julia Otxoa son escritores de España que se especializan en relatos breves o micro ficciones. Todos ellos han publicado libros propios y participado de diversas antologías, entre las que se destaca "Sea breve por favor" (2002)

quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio

1 comentario: