Páginas vistas en total

miércoles, 18 de julio de 2018

Vuelvo

Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.








Publicación N° 2.098-


                                                                                                                                             Omar Lara

Poeta, traductor y editor de Chile, nacido en Nueva Imperial en 1941. Fundador y director del grupo y de la revista de poesía "Trilce de Valdivia" en 1964. Residió por más de una década en Rumania, donde se graduó en Filología en la Facultad de Lenguas Romances y Clásicas de la Universidad de Bucarest. Ha traducido a diversos poetas de lengua castellana al rumano. Obtuvo el preciado Premio Casa de las Américas 1975 por su poemario "Oh buenas maneras". Parte de su obra poética es: "Argumento del día" (1964), "Los enemigos" (1967), "Los buenos días" (1972), "Serpientes" (1974), "El viajero imperfecto" (1979), "Islas flotantes" (1980), "Fugar con juego" (1984), "Serpientes, habitantes y otros bichos" (1987), "Memoria" (antología, 1988), "Cuaderno de Soyda" (1991), etc.


                                                                                            "No le escribo al cielo ni al infierno,
                                                                                              presumo no estará por esos lados
                                                                                              sino en algún lugar anónimo haciendo
                                                                                              entre otras cosas, el amor"











VUELVO A TU REDIL

Tras el ventanuco las flores rojas
y su melancolía que ignoraba.
Ellas no intervienen en el pasado, lo nublan
como una sala llena de humo
y rumor de toses y conversaciones
nublan los rostros que están frente a ti.
No hay viento que empuje las ramas,
no hay voces extrañas que transgredan
esta suave calma,
este rumor más espeso,
este modo de ir hacia ti, oh corazón
yo sé que tú persistes más allá de esta niebla.
Vuelvo a tu redil en la lucidez de esas ramas
mecidas ahora sí por el viento
que confirma tu ausencia.-



GESTOS

Tu poca original actitud de abandonarme

a tu suerte,
tus tristísimas maneras de hacer el amor
en los cines de barrio

en los paseos públicos,
tu semilla que crece, sin duda, en este mismo
momento.
Lenta finalidad que desconozco.-



LOS CENTROS DE LA TIERRA

Esa calle pequeñita está llena de olores.
Está cerca del mercado, a un paso del río.
Allí estuve una vez, escribíamos versos en las
paredes.

Todavía existe ese lugar, está cambiado
pero existe.

Sitios habituales de la ternura,
no hay sitios erizos en la ciudad.
Todo huele

palpita
todo ha sido habitado o lo será
por los únicos seres imaginables.-



JUGADA MAESTRA

Ya ni te pido que descanses, pequeñísima
impostergable mujer mía.
Porque esta broma del amor, esta
jugada maestra de sentirnos necesarios
ha ganado terreno, nos ha solicitado sabiamente:
nos hemos vuelto locos.

Hemos resuelto que esto es el amor.
Sólo falta saber cómo lo utilizaremos
de qué buena manera para todos
antes que sea demasiado tarde.-



PODERÍO

Atravesamos muros
y vemos debajo del agua
hablamos con seres de otras edades
y adivinamos el porvenir
encontramos una aguja en un pajar
y la perdemos

oh dios.-



CUARTO

Entre las húmedas paredes de este cuarto
me repliego hacia ti.
Buzo del aire que respiras
he rescatado tu adorada perfidia.
Este cuarto furtivo de sí mismo,
con sus límpidas grietas,
con sus minúsculos
y extraordinarios insectos llenos de vida,
con sus ruidos establecidos a lo hondo del tiempo
y nosotros
perpetrándolo todo con nuestro pobre amor.

Y esta humedad que fluye.-



IDENTIDAD

Frecuento con obstinada melancolía
el espacio vacío que me hiere;
establezco mis méritos de soledad,
calculo con eficiencia tus puntos vulnerables
y, mal que me pese,
a tu menor descuido me encierro en ti,
me huyo.-




                                                                                                                                   Omar Lara





Imágenes: Pinturas de María Pace (contemporánea)








quiquedelucio@gmail.com













No hay comentarios:

Publicar un comentario