Páginas vistas en total

miércoles, 4 de julio de 2018

Poemas de agua

Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio.Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia antología y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 2.087-



                                                                                                                                Ximena Rivera

Poeta de Chile, nacida en Viña del Mar en 1959 y fallecida en Valparaíso en marzo del 2013. Publica su primer y esperado libro en 1999: "Delirios o el gesto de responder", después de publicar colectivamente en numerosas recopilaciones, como: "Valparaíso/Versos de la calle" (1996), "Breviario de las poetisas del Litoral" (1996), "Historia de la poesía en Valparaíso" (1999), etc. Luego:  "Una noche sucede en el paisaje" (2006), "18 Poemas de agua" (2005), "Puente de madera"  (2010), "Poemas de agua" (2012), etc. Su poética se fundamenta en una investigación intensa y dolorosa con respecto a la posibilidad de comprensión del mundo, la entrada de lo extraordinario y el delirio.


                                                                                                      "Y ahora qué me espera?,
                                                                                                        la soledad y el vacío 
                                                                                                        las sombras y un decorado laberinto
                                                                                                        oh ceremonias, pellejo hostil"













POEMAS DE AGUA

El Vacío.

No sé modular la palabra amor,
ese verbo grande y final.

Grande, grande es mi súplica,
mi ruego es comprender por qué
el amor demora siglos
en llegar a ser amor.-



MANTRA

Entonces lo que hay
es la palabra:
                     Palabra.

La palabra,

                    es lo que hay.-


***

Sabes que debo escribir
y someterme a las leyes
instructivas del lenguaje

La cosedura del entramado
se notará siempre
pero quisiera omitir aquí tu voz
y esa discreta tendencia
ese sarcasmo vagamente higiénico
al cual recurrimos
con esa establecida finalidad
que sólo hoy comenzamos a valorar.-



de PUENTE DE MADERA

Tú eres el señor de la casa
Tú eres el señor de tu cuerpo
Estás en él esperándome y de una manera diferente
Cada día en la puerta me acoges

Tú eres el señor de tu casa y de tu cuerpo
y nada se oculta ni se acalla ante ti
pero el padecimiento viene
cuando a veces no estás
y el señor que hay en ti se exilia

Y es otro el que me abre la puerta
de una casa que no es suya totalmente

Tu cuerpo está en el exilio
Estás lejano
pero rara vez se expone con franqueza
esta lejanía.
Mi corazón y mi alma ya no saben percibir
ni ver a ese señor
que un día me esperara en el umbral

Te nombro y me escucho  nombrarte
pero tu nombre se ha ocultado en la casa
se ha recogido en un cuerpo
y de esta manera resulta que todo
lo que eres
está en la habitación esperando que llegue
el verdadero señor de la casa
para que ame a ese señor recogido
en sí mismo
para que así él cubra su rostro
con las manos
y reconozca mejor su amor por mí
Porque sabe que en esa habitación
cuerpo y casa acogen de una manera
unívoca
de una manera simple

Ahora bien
el poema vuelve al orden de la casa
y sólo ahora es donde queda establecido
en todo su rigor
la necesidad física para que aquello
que no es físico
se infiltre en el ánimo de lo que no es
Claro que con reservas
ya que tu casa y tu cuerpo me obligan
a participar de tu significado
y esto debido a su exagerada complejidad

Es todo el ser por todas partes.-


***

Yo sospecho que me será negada la alegría
que seré dividida en muchas voces
que el corazón no muere
cuando uno cree que debería.-

¨***

Usted, después, lee tarde
no sé que sombras
no sé que cuerpos de mi memoria
tenemos todavía su nombre
distinguido en las letras
que no es nuevo sino derivado
como un vaso de hermosas líneas,
aunque vacío.-


***

No, no fui la esperada
la invitada a la fiesta grande
-la única que tuvo-

Y usted me impugnó más allá de su
naufragio
             de su dominio
De su temor

A puertas cerradas en la noche honda
Desmintió mi identidad.-



                                                                                                                                 Ximena Rivera



Imágenes: Pinturas de Maurice de Vlaminck  (Francia, 1876 - 1958)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario