Páginas vistas en total

sábado, 5 de agosto de 2017

Debiera


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.760-



                                                                                                                       Marcela Saracho

Poeta argentina, nacida en Mar del Plata, en 1964. Co-fundadora en 2004 del grupo de poesía El Diente en el ojo y Cinco Perros Negros.Fue becada por el Fondo Nacional de las Artes para Creación de Poesía en 2007. Sus libros: "Soledad y otras equivocaciones" (1987) y "Desalojo" (2007) son seleccionados por el Fondo Editorial Rionegrino para su publicación. "Animales, locura, peste" es editado en 1988 por la Subsecretaría de Cultura de Neuquén. Integra Poesía/Río Negro I Antología Crítica, editado por el Fondo Editorial en 2007. Reside en la ciudad de Bariloche .


                                                                                   "Qué costumbre esta de querer pasar
                                                                                     por agujeritos, por mirillas, pequeños
                                                                                     territorios, donde no entra ni una mosca,
                                                                                     ni el hombre más sabio"









DEBIERA

Debiera toser
escupir
vomitar
o extraviar los ojos.
Debiera derrotar
la impotencia,
el grito que no sale
a causa
de mis escombros
y mis viudas
poco inteligentes.-


***

Construyo
para el futuro
monumentales tumbas
a los murciélagos.
Ellos
entienden la noche.-


***

Orgullosa del ojo que me saque, lo empaste en silencio
y lo eche a rodar.
Para vincularme con el mundo,
genero tactos.
Me sirve esta piel, ella es la certeza
del poema.
Mi piel es el poema.
Con él toco gajos de agua, espirales dorsales.
Manzanas cuelgan de mis manos.-


PUENTE

Me pierdo en tu oleada
sin tiempo de regreso,
mi valor animal
se agita con tus dedos
mientras voy y vengo
de espuma.
Desprendida del rayo
entonces
te dedico
mis pequeños huesos.-


PARTE II

Porque sí,
porque nada importa
y en tu pelo es otoño.
El insiste
que adentro
o después
de la muerte
hay un manto
o una madre que espera.
Y a pesar de aquello,
y de esto
tan estropeado,
al nombrarte
se vuelve obligatorio
retener los huesos,
calmarlos
con detalles
menos ciertos,
menos parcos
que tu boca.
Tendremos
que pagar
un precio.
Estamos hechos
de sangre,
de metáfora y destiempo,
de claveles rotos.
demasiado rotos.
Hace bien
saber que estás
en algún
lugar del mundo.
Nunca fuimos
de otros.
En qué fase
o posición de la noche
te arrepentirás de esto,
que nombre
me pondrás entonces.-


DELINEADOR

pinto una curva negra
al borde del ojo
estimo que así la visión aumenta.-


CUMBRE

hoy lo supe:
mi alma no tiene forma
de serpiente.-


KM 9.500

Vestida viajo de deseo
el apoyo del pie es mi manifiesto

todo lo abarca mi debilidencia
todo lo ve mi ceguera
ayer/debí parir una paloma
sus garras de aire
su cuello celeste

ella estaba en tiempo
mas no fue posible

ayer
no tuve cuerpo.-




                                                                                                                    Marcela Saracho



Imágenes: Pinturas de Ana Avine (Contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario