Páginas vistas en total

viernes, 4 de agosto de 2017

Ayer

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.759-


                                                                                                                       Dolores Meijueiro

Poeta y narradora uruguaya, nacida en Montevideo en 1964. Estudió Letras en la Facultad de Humanidades y Ciencias. En el 2000 publicó "Jirones" (Editorial América Latina), con el cual obtuvo el Tercer Premio en el MEC, fue Segundo Premio por "Voces de tierra y mar" (2000) en el concurso convocado por la Xunta de Galicia, España, y un Tercer Premio por "Begoña la mujer de su casa" en diciembre de 2001. En el 2007 publicó el poemario "Mariposa encadenada" (Editorial Vintén) y en agosto de 2014 "Peregrina del asfalto" . Participó durante varios años en el taller literario de Milton Schinca, en quien reconoce su orientación.


                                                                                                 "esta madrugada la ciudad está mojada
                                                                                                  sobre el jardín las ramas caídas
                                                                                                  del pino y un zapato en
                                                                                                  el cordón de mi vereda"









AYER

Cerré la puerta y
hablaron los vasos sedientos amontonando
esos labios de ayer,
en busca de un aliado para no callar
el último rayo de música creció eco en el aire,
la entretela de hum delatada
por la triangular luz
cayendo desde la lámpara,
faro resistiéndose a la espesura de la nube,
y desbordando la boca de los ceniceros
las colillas con
besos anónimos

atrás de esta neblina
dos retratos fieles se adueñan del diario espacio
de mis ojos,
y junto a los almohadones ahuecados
del murmullo de
los cuerpos
el consuelo de las copas saciadas de sed

la alfombra, esta piel que me es conocida
sosteniendo el invisible deseo de correr,
junto con los vasos libros apilados
latas de cerveza la
gota de agua desbordando las copas y
suena un hueco final sobre metal pegado
a servilletas usadas
los platos vados regalos desnudos
el humo que aún me envuelve,
las horas de ayer.-



VI

Tendida, reunión de mis vértices huellas
huecos extremos,
y alinear estos puntos cardinales
donde la piel escucha no traiciona
donde menos descansa la ausencia,
y saber que aún espero.-



FURIA

Se juntan los restos de una
estación más

el viento torea mi puerta
buscando latidos que aún lo dejen fértil,
recorre la calle en que vivo
tirano provoca las ramas peladas
y estos últimos días de agosto
da lujo a su apetito

el pino aún no se ha quebrado
resiste      crece     me sostiene
es que yo tampoco sé dónde estás.-



DESDE ENERO

La espera estalla en el encierro
de mi cuerpo
colgada
desde el borde recorre resiste al pozo
inundado

y giro la cuchara, esa espada sobre
la bolsa de té,
y en ese
espejo turbio me miro
te busco también

es la prisión de un día otro.-



MES A MES

El rojo que delata insiste en mi cuerpo y
puntual tiñe la ofrenda, brilla descubierta,
trepas al altar de los muros escondidos
y resurjo en tus manos dueñas,
mi eslabón en vos y tu cabeza en mi vientre
construyéndome.-



PÉTALOS PLOMO Y ALMÍBAR

El resplandor sobre su pelo teñido
hoguera los labios que las bocinas encienden
en la cartera fría que balancea su hombro
horas agrietadas sobre los tacos altos

de su espera en pie
la mirada erguida
incansables escoltas
anónimos

mientras su cuerpo hidalgo se pasea
astro una y otra vez
en esa
su esquina nocturna
piropo
bajo los plátanos guardianes

y rota el neón
secreto de la calle empinada
territorio de la noche
gira guía del encuentro
gira rojo almíbar
que el amanecer enmudece.-



EL PARAGUAS ROJO

Junto al aliento de la calle
esperando el verde del semáforo
una bolsa de tu mano
el viento de agosto hacia un lado
otro

el silencio tanto
que calle abajo lento rodaban los recuerdos
caminabas látigo con todos mis sabores desolados
hasta que te perdí,
te perdí entre las luces de los autos
el acomodador con señales a destiempo
transeúntes anónimos ruidos llovizna
sobre el asfalto

y yo
yo con mi paraguas rojo
en el borde absurdo de la vereda.-



                                                                                                                 Dolores Meijueiro






Imágenes: Pinturas de Pietro Annigoni  (Italia, 1910 - 1968)








quiquedelucio@gmail.com






No hay comentarios:

Publicar un comentario