Páginas vistas en total

viernes, 26 de mayo de 2017

Soy una tormenta

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.707-


                                                                                                         Marianela Fernández

Poeta argentina, nacida en la ciudad de Buenos Aires, en 1974. Cursó la carrera de Licenciatura en Filosofía y posteriormente, en el 2001, se traslado a Nueva York donde se especializa en Estudios Clásicos en la Universidad Hunter College. Desde entonces vive allí dedicada a escribir y a enseñar castellano a niños y adultos. En el 2010 publicó el libro de poemas "La Otra". Ha participado de numerosas antologías tanto en Argentina como en el extranjero.


                                                                                                  "no abro los ojos
                                                                                                   sigo en este desvelo perpetuo
                                                                                                   que punza mis noches
                                                                                                   y se clava en mis labios" 









SOY UNA TORMENTA

Una tormenta
calla,
puesto que no es debido
ser tormenta,
ser rugido,
ser casta.
Una tormenta
se abre,
gotea cuchillos silentes,
animales rotos se le escurren
por la espalda
y un sinfín de huellas
en procesión inversa.-



LA CUCHARA

De profesión:
provocar el vacío.
Una y otra vez.
El frío de mis huesos
soportando el peso
de lo necesario
lo imprescindible,
sin embargo
sueño con el beso tibio
del contacto humano,
que alivie
mi soledad
redonda y blanca,
mi soledad
que corre como agua
sobre mi espalda.

Entonces, las voces se alejan,
me acosa la tarea infinita
del silencio
puedo sentir el tiempo
rozándome
con su filo
de mariposa quebrada,
con sus ganas
de llenarme de nada,
y espero
minuciosamente
boca arriba
como un animal quieto bajo la luna
el milagro.-



LABERINTO

Condenada mujer,
cachorro de minotauro
atada a un hilo sobrante
ese tendón involuntario
para resistir laberintos.
A excepción de mi esqueleto
tan poco sincero con mis ojos
inventando umbrales en la cerrazón
de los muros.
Esta forma animal de la esperanza
un optimismo
que me quiebra los huesos.-


III

Un gesto inventa,
relame la piel,
pasa de los ojos
a la intimidad de los labios
como un sinónimo de agua.
Llueve sobre mi gesto.
Soy mil años,
un terruño apretado
entre los dedos,
soy eso que se extiende
en la llanura
y no sabe nombrar.
Tanto silencio.-

***


Una multitud cruzando la línea
de una tierra difusa,
intuyo un camino
un presagio de soledades pesadas.
La talla de una nota sorda,
historias acaecidas en el barranco
donde se desmoronan las voces.

La afonía es la resaca
de un grito que no fue.-




                                                                                                                 Marianela Fernández




Imágenes: Pinturas de Jules Bostieu Lepage  (Francia, 1848 - 1884)







quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario