Páginas vistas en total

martes, 30 de mayo de 2017

Humano

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.709-



                                                                                                         Marco Antonio Valencia

Poeta y narrador de Colombia, nacido en Popayán en 1967. Mágister en Filología Hispánica del Instituto de la Lengua Española de Madrid, Licenciado en Español y Literatura, Diplomado en Docencia Universitaria de la Universidad del Cauca. Ha publicado, entre otros, "El profesor espantapájaros" (2003), "Oscuro por Claritas" (2002), "Catorce crónicas de Marco Valencia Calle", "Los versos de la iguana" (2005), "Poesía con mirada de mujer" (2002), "La segunda piel" (2003), "El rastro de las ideas" (2004), etc. Fue distinguido con el Premio Nacional de Poesía "Carlos Héctor Trejo" en 2004.



                                                                                        "quisiera inventar una plegaria
                                                                                          que lave sus heridas o al menos
                                                                                          mitigue sus lágrimas. Una madre que llora
                                                                                          conmueve más que todos los muertos 
                                                                                          de una guerra"









HUMANO Y FRÁGIL

Me alegra el miedo que alberga mi corazón
y esa sonrisa dudosa
asomándose en mis labios.

comprendo que a pesar de todo
estoy vivo y lo frágil que soy.

si no tuviese miedo y los nervios se me alejaran
como una liebre
el cazador cavaría mi sepulcro
con mis propios pensamientos.

mejor ser un inocente con miedo
que representar la tragedia de los tiranos.



OTROS DOLORES

Un viento brama tras los muros y
me arriesgo a pensar que son los
cantos de un ángel de la guarda,
sembrando confianza en las
riberas agudas de mi corazón.

la voz de mis muertos
alborotando el silencio que
apresura la esquizofrenia.

un gemido respirado en otros dolores,
otras fatigas, otras paredes.

doy fe del dolor de la luna cuando mira a los cautivos
de las palabras del viento para los que no tienen voz.-




LAS MUJERES QUE ME GUSTAN

Las mujeres que me gustan se visten de falda,
de colores cálidos y zapatos abiertos.

las mujeres que me gustan me juegan con la mirada
y la sonrisa,
con la indiferencia y el olvido.

las mujeres que me gustan tienen los dedos
de los pies limpios,
las manos llenas de agua cálida y
una historia sorpresa escondida por ahí.

las mujeres que me gustan son coquetas, volátiles,
sonrientes, elegantes, susurrantes, eróticas,
alegres, comprometidas...
infieles y vanidosas.

me gusta que le sonrían a otros
que me la jueguen y me odien.

las mujeres que me gustan están en las calles,
en las fiestas en tu mirada
y en mi taza de limosnas.-



PRUDENCIA

Otra vuelta de tuerca le he dado a la vida
todos quietos, si giro al otro lado del mundo
la verdad o la nada
y si se mueven , algo puede pasar.-



MORIR

Me cuesta ir a saludar a los muertos
y mirar la aurora en los ojos de los dolientes.
Me asusta imaginar que puedo ser yo el único inmortal
en esta cadena de enfermos terminales.
El único incapaz de presentir el fin de sus días.-



SOLA

En alguna casa una mujer se aburre con sus recuerdos
e ignora los deseos de quien la presiente.
Si pudiera volar sobre los techos de todas las casas del mundo
o sobre su corazón destajado de tanto aburrimiento
la visitaría para impedir que las palabras de ayer
la sigan lastimando,
a pesar de las astillas
y el olor a flores de nomeolvides.-



UNIVERSO

Es posible que alguien llore sus últimos días
mientras te lamentas por tu cartera perdida.
Y que mientras duermes la pereza,
alguien aspire profundo para no dejarse
vencer por la falta de fe.
También puede ser que a la hora de visitar el mar
tus bostezos se ahoguen en el tedio,
mientras en la otra orilla
unos ojos absortos descubran
las venas del universo,
la verdad de su existencia,
el amor mismo tirado sobre la playa.-




                                                                                                Marco Antonio Valencia






Imágenes: Pinturas de Julio Romero de Torres  (España, 1956)








quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario