Páginas vistas en total

miércoles, 31 de mayo de 2017

Larga noche

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.710-


                                                                                                                         Aurora Saura

Poeta y narradora española, nacida en 1949. Residió en Alicante la mayor parte de su infancia. Se licenció en Filología Romana en la Universidad de Murcia y es profesora de instituto. Su primer libro publicado fue "Las horas" (1986). Sus escritos en prosa (relatos breves y diario) fueron en su mayoría editados en antologías y libros compartidos. En 1991 salió su poemario "De qué árbol" y en 1998 "Retratos del interior. Ha colaborado en coloquios, lecturas poéticas, revistas literarias y libros franceses para estudiantes de idioma español.


                                                                                   "ayer, en esta ciudad que he soñado mía
                                                                                     por el amor de un extranjero,
                                                                                     el hermano al que acuné de niño,
                                                                                     gritando una vez más, me ha quitado la vida"










LARGA NOCHE DE PIEDRA

A pedazos se cae la noche,
pesadamente cae
con todas sus estrellas.
Una mirada
podemos intentar,
todavía
un momento.
Intentaremos gritos,
un susurro, algún juego.
No digamos palabras.
Una mirada
sólo,
un momento, hacia arriba,
mientras
nos va tapando
-pesadamente caen-
fragmentos de la noche.-


SUEÑO

A veces me despierto
con un niño en los brazos
y llamo al hombre que me arrebataron,
y busco un poco de mijo
y busco agua.
Pero el sol inmisericorde
                      nos abrasa.

A veces un desconocido
me despierta, y me golpea o
me acaricia. Mi ternura lo acoge mientras
recuerdo al hombre que no regresará.
Y es el pago del extranjero
quien me hace vivir y quien
                          me mata.

Esto sucede
cuando ella despierta. Pero
también sucede
                           cuando sueño.-



RETRATO DE VIRGINIA

Puedes, benignamente, entender
que, cada día,
mirándote, cedemos a un impulso
distinto de aquel tuyo:
mirabas tantas veces el río
y tantas veces
dejaste irse el agua...
Hasta el día que sabes,
cuando, liberadas
tus manos y clara la corriente,
pesó la sombra en ti
más que la vida.

Hoy que vemos tu rostro
escrito con benévolo gesto
para siempre,
como si no estuviera
pendiente de nosotros,
adivinamos en tu perfil,
en esa tu firmeza delicada,
que tus ojos , Virginia,
sin volverse a mirarnos,
nos comprenden.-



IMAGEN PRIMERA

El frío de León
la mesa en donde -dices-
iba yo desplegando lo que eran
mis juguetes.
Palabras en voz baja. La luz tenue.
Las tardes eran larga.

No había Dios ni Moral, Ni Caudillo,
Ni Patria.
Ningún modo de ser o de mirar
de tan distinta forma el mundo.
Ningún prejuicio todavía.
No había la distancia de las vidas
vividas, ni esta impresión de andar
por donde tú no has ido.
Ellas tampoco estaban:
sus voces no alcanzaban aquella luz
de nieve, ni la quietud aquella,
paredes sin aristas.

Allí existían el frío, el hornillo de gas,
tus manos encendiéndolo,
tu cabello admirable.
Y el silencio del mundo
que mis manos tapaban dispersando
botones -oh, mínimos juguetes-
que después por la noche,
tú solo guardarías.-



DESPEDIDA

Tú no te morirás.
La muerte no vendrá
a tocar tus ojos puros
y estarás a salvo
en mis palabras.

Este es día de fiesta
y de abandonos:
se aparta cada cual a su orilla
y nuestras horas
ya van tomando un aire
de mansitud y olvido.

Por ello aún quisiera hoy
que volvieras los ojos
y desear de nuevo
-como antes tantas veces-
que la muerte no tocara ese gesto
sino con el fervor
con que te miro.-



                                                                                                              Aurora Saura   



Imágenes: Arte digital contemporáneo





  quiquedelucio@gmail.com                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario