Páginas vistas en total

sábado, 8 de octubre de 2016

Origen del fuego

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antolgía cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.495-



                                                                                                             Mireya Zúñiga

Poeta y narradora de Chile, nacida en Antofagasta en 1941. Es publicista de la Escuela de Comunicación Mónica Herrera. Residió en Ecuador y España. Ha sido editada en diferentes antologías de poesía y narrativa, como "Plaza Italia" (Mago Editores, 2006), "Cinco veces en voz alta" (2008), seleccionada para ser incluída en el libro Selección Nueva Poesía 2005,etc. En diciembre de 2007 publicó su libro: "Montado en la joroba de un ángel" (Cólección Tránsfuga). Su pasión por la poesía ha sido permanente, trabajando estos últimos años en el Taller Literario del poeta Raúl Zurita.


                                                                                          "cuando sueño contigo
                                                                                           me traspasa la muerte una vez más
                                                                                           en cortejo de fúnebres alucionaciones:
                                                                                           Vaca abierta"









ORIGEN DEL FUEGO

Comenzamos a comernos
la tierra con amor

Y de tanto hablar
en forma de crepúsculo
me siento más montaña que otros días

Comenzamos a bebernos
los ríos y los mares

Y de tanto trasnochar
en forma de aurora
me siento más valle

Así comiendo y bebiendo
el universo
pasó

Y nos perdimos enlutados
en la lava
de algún trueno.-



ABRE EL PORTÓN DE TU ALMA


Mira:
de algún susurro nace una ventana

Mi amor inconmensurable
cabe en un grano de mostaza

Oigo el jazz de los muertos
canción vieja sin palabras

Dormías en el fondo de mis ojos

Allá
esquinas de mi estómago.-



HAY UN DÍA FELIZ


En las húmedas manos de las piedras
en el jardín fantasmal
de mi infancia lejana

Allá
en esos montes azules
cerros de ripio y sal
crecían las añaguas y las walchas

Melodía traviesa del mar de mis ensueños
donde bailaban los delfines
y las medusas brillaban en la arena
recorría huellas de cangrejos
me perdía en cuevas de piratas
Ojo tuerto

Allá
el musgo.-



¡CÓMO AMAN TUS OJOS !


-¡Cómo aman tus ojos!

Recuperó la vista la tortuga
y los cegados tiraron las muletas

Hasta la escarcha abriga
se despertó la abeja
se secó la cloaca
y el asesino ha huido
y gira como trompo
por los tiempos transitados
del infierno

Huyen los gusanos
a parasitar los sepultados
dejando las carnes tiernas intactas
sin alfileres
ya no hay escupideras ni hospitales

Si eclosiona la rana
y estaba cristalizada de nieve
si aulla la rama
y era sorda la uva y el pez
si murmuran las palomas marfil
y hacen ronda

Girasoles sonoros espían mi ventana
hilos de plata van por mis dedos crecidos
trenzas de añañucas reposan en mi espalda
parpadeo de jazmines mis herbosas enaguas

-¡Cómo aman tus ojos!
-¡Cómo besan los tuyos!-



TU PUERTA


Al final del camino me espera tu puerta
por eso seguía a apesar del agobio
A pesar del color de las golondrinas muertas
seguía tu sombra, tu huella
Tu abandono pesaba en mi espalda
adoptaba el ardor de infiernos temidos

¿Estaría abierta?
¿Te habrías encerrado con martillos y clavos?

Tardaba tanto para divisarla
y el aire me faltaba

De pronto
ya llego, ya llego a tu puerta
ya llego a tu sombra, ya llego a tu huella

Lloro
El umbral está tapiado y cubierto de hierbas.-



NAUFRAGIO


El mar está salobre
inútil sus esfuerzos
es la cercanía del fin

Profundo
se ha tragado un naufragio
carga    niños    madres
a un viejo uniformado
flota una gorra y un pañuelo


II

Qué triste es el susurro que sigue
a esta calma fallecida
calma con dolor
calma con llanto
calma como diciendo adiós


III

Bajé hasta el abismo
del céano hambriento

Allí se lucha
los difuntos de dientes
son revueltos de espuma


IV

Siempre diezmar por seguir siendo.-




                                                                                                      Mireya Zúñiga




Imágenes: Pinturas del impresionismo de Andrew Wyeth.




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario