Páginas vistas en total

miércoles, 26 de octubre de 2016

Mi casa


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad ddel lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.500 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.513-



                                                                                                     Estefanía Cabello

Escritora española, nacida en Córdoba en 1993. Estudió Filología Hispánica en la Universidad de Córdoba. Ha residido en Nueva York, EE.UU. (2012), Ciudad de México, UNAM (2013), Gales, Reino Unido (2014), Guadalajara, México (2014), Rabat (Marruecos) trabajando para el Instituto Cervantes y actualmente Varsovia, Polonia en la Consejería de Educación de la Embajada. Fue finalista del III Premio Jovellanos El Mejor Poema del Mundo por "Nueva España" que fue traducido al italiano en el 2015. Varios de sus poemas fueron publicados por La Bella Varsovia en el poemario "Donde veas" (2015).


                                                                                                   "Me besaba porque no aguantaba
                                                                                                    tanta extensión para la tristeza.
                                                                                                    Abrazó la carne justo aquí
                                                                                                    en este punto que se hunde"









MI CASA ES MI SANGRE

Mi casa es mi sangre
ensucia mi boca
lo siento en mis ojos
habla desde arriba con una voz bajita de augurio.

Sólo yo sé adónde va cuando calla
y me asomo de puntillas a mis ojos y a mi boca
y busco reconocer todos los lugares.

Enfrente estás tú.
pienso en la palabra inevitable
se graba en la pared del fondo
agrieta
la cal a su paso.

Me miras con un rostro impasible
aunque la muerte se siente a tu lado
para morderte despacio en la oreja
con un rostro que desafía
cada uno 
de los rostros anteriores
No hablas mi misma lengua
no estamos hechos para la comprensión
Solo para el lance que va de un cuerpo a otro
para el espacio sostenido en el umbral de la puerta
es necesario tomar la casa, la tuya o la mía,
ambos lo sabemos.

Agarras mi muñeca
recorres el entramado azul con tu uña
adivino lo que estás pensando
soy descaradamente frágil,
estoy tan descaradamente sola en el olvido

pero haber dicho que mi casa es mi sangre es lo mismo
que decir mi casa es nómada
mi casa no cree en el adiestramiento
mi casa se abre por mis venas como un páramo de aves

recojo mis zapatos
esperas la invitación para entrar
mi cuerpo no responde
supongo que ahora es tarde

las luces están apagadas.-


VIII

Intermedio

Para vencer es necesario morir desmemoriado:
mi padre solía fingir la esperanza,
ahora hilos de negra baba
penden de su boca.-






III

Retroceder justo antes de tiempo
besar una boca

mientras se piensa en la muerte.


V

Turismo de exteriores

La tierra conoce tambores secos
que retumban como moscas.
Túmbate en la hierba,
observa cómo las mentiras crecen bajo tus manos.


***

Ven a morir a algún rincón de la ciudad
donde aún florecen niños inocentes
y jazmines clavados por el centro.


***

Un niño tierno como un regazo de pan
se abre ante ti y quieres mostrarle
que no hay redención
pero callas
porque quizá en eso consista la vida.-



XIII

Hay guerras ocultas

alguien toca la puerta
te han despertado de un sueño
en el que morías.
Cuatro hombres tiraban de
tus extremidades

y una jeringa brillaba en la palma de la mano.-


VI

Día Cero.

No tuve opción.
Los gallos cantaban la muerte en un espectáculo sin fin.
Los niños tiraban de las faltriqueras de sus madres.
La inocencia solo resultó ser el canto oculto de la moneda,
la mano abierta, el golpe seco.
No hubo ocasión de fingir.
Los hombres estaban esperando
la putrefacción de la carne
Laderas de huesos humillaban sus pies
y eran sonoros los besos en las bocas equivocadas.
Por eso nunca podré ser igual que tú.
El crepúsculo estallaba en mil aullidos
los perros formados ladraron sus cadenas
poderosos, conscientes, verdaderos,
lo seríamos siempre en otro tiempo
aquí hay un cementerio fijo,
constante, extendido ante mis ojos.
Y a fin de cuentas, el fin.
No somos tan diferentes.-



XIV

Siempre hay algún elemento de vergüenza ajena
en leer literaturas extranjeras
su historia no te pertenece
nunca te ha pertenecido
no es tu bilis igual que la suya
y el rencor o el odio tienen otros nombres propios
que suenan a marzenia, miasto, o a calle vacía.
y sin embargo las llagas saben igual en los puentes

y todos los pájaros se mueren callados en los ojos.-



                                           
                                                                                                

                                                                                                          Estefanía Cabello




Imágenes: Pinturas de Jiri Anderle




quiquedelucio@gmail.com







No hay comentarios:

Publicar un comentario