Páginas vistas en total

sábado, 8 de agosto de 2015

Visión


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creativo. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.108

                                                                                             Elkin Jiménez

Poeta y ensayista de Colombia, nacido en Pailitas- Cesar en 1977. Estudió Administración de empresas en la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Textos suyos han aparecido en selecciones literarias del Festival Internacional de la Cultura (Tunja- Boyacá) y en la antología Bosa  de la Asociación de Literatura (Duima - Boyacá),  publicada durante 2014. Ha participado en numerosos encuentros de poesía, donde se destaca el Jetón Ferro de Chiquinquirá, en su país natal.


                                                                                    "Me consuela imaginarte a la distancia
                                                                                    sentado en un taburete envejecido
                                                                                    aplastándole la vida a tus propios sueños
                                                                                    para espantar los pensamientos de hambre"





VISIÓN

                             A Mamotoña

Finalmente
sentado a la orilla del roído fogón
donde los maderos recogidos en la tarde
arden una vez más,
como cuando tú lo hacías
atizando el fogón para calentar el café de todas las mañanas,
has decidido acompañarme.

La plomiza mirada
cuchillos lacerantes con los que siempre juzgaste
sobre todo a las personas de tu poco agrado
Los pensamientos como de costumbre
amasando interminables regaños
y la antigua cabellera negra
ahora manchada por las canas,
desparramada sobre tu espalda
cual serpiente insinuante del pecado
te cae hasta las caderas.

Hirsuto el rostro
y ennegrecidas las cañadas de tu tez
me escrutas como quien busca una respuesta
en un viejo cuadro y no la encuentra.

Las manos salpicadas de áridas arrugas
estiradas sobre tus piernas
casi me tocan
Tu presencia ha arrastrado un viento helado
que me agujerea el rostro
me hace pestañear
obliga sin remedio a frotarme las manos
y a calentarme en las llamas la piel de gallina

Los juegos pirotécnicos de los leños en el fogón
danzan al ritmo borbollante
de las entrañas de la jarra
liberan al genio del aroma,
imperceptible hilo de vapor
que rápidamente se diluye frente a tu mirada
anunciando que el café está,
Me levanto para servirte una taza
y compartirla juntos

El crepitar lastimero del taburete
hace luz en mi memoria,
me recuerda que las escasas y viejas tertulias
ya no suscitan
y que todas las que quedaron enredadas
en las bisagras de la muerte
seguirán navegando en un río de silencio
en un viejo barco de piratas ebrios
que solo atraca en puertos
de alucinadas memorias de alcohol.

Nunca fuiste de expresar lo que sentías,
no en lo que te conocí
Aunque supe del amor tormentoso que amargó tus días
que te convirtió en el ser inmutable y rústico que eras,
en el cofre envejecido y sellado al amor
en el muro polvoriento que nadie pudo derribar
excepto tú con tu partida
en la maravillosa caja de pandora
que dejó holgazaneando versos inmortales en la ducha
meciéndose en esa hamaca de aguas silenciosas
que ahora miras con desprecio desde la cocina.


XXXVII

Ya que repasaste la ansiedad
que has comido del hambre de los muertos
bebido el olvido de los ciegos
mirado con el ojo que no ve la oscuridad
desembarázate de la sombra
no escondas su restos bajo el sepulcro
Alimenta con ella a las hienas.-


ELECCIÓN

La zancada del guepardo no es la pesadilla
El quejido al venado no le prolonga la vida
El halcón es un remedo de buitre
La hiena no es la madre consejera
Los barrotes solo son aves carroñeras
Los poetas son ángeles de negras falanges
Y tú, mi hermano cruel,
¿qué bestia elegirás ser hoy?-


EL DÍA FINAL

Ahora que el horizonte ha dejado escuchar
el lacónico acorde de las trompetas
el ángel ha batido las alas en señal de poder
para remover las miserables partículas
que contaminaban sus plumas
Se ha despertado el caos
las nubes nacen en los brazos
el horrendo alarido que nos apacigua
con el susurro de los vientos
Todos preguntan sin halla respuesta
Todos respondes sin encontrar en las tinieblas
quién ose escucharlos
Un zumbido atronador después de la trompeta
un quebrarse de cielo se aviene sobre todo
el calor emanado de las entrañas de la tierra
empieza a subir sobre los despavoridos
Hay quienes lloran
Otros se arrodillan y oran
hay quienes se arrepienten
pero piensan en la estructura
en la hambrienta maquinaria,
rostros desencajados de toda lógica
visiones que traspasan el asombro
para adentrarse en el horror
Los más aturdidos toman lo que tienen a la mano
repletan a saciedad sus bolsillos
sin saber que esto no les permitirá
pasar por el ojo de la aguja.
Aquí están entre nosotros
como lo prometieron, juntos
Un rasgo familiar se les nota
la sonrisa casi perfecta los muestra idénticos
hermanos
nacidos de la misma boca
que sopló el milagroso aliento.
Terminó la espera
Se han agotado todos los tiempos
Ha caído fulminado el reloj
Ahora solo es momento de ascender o descender
y dejarse seducir por la trompeta.-



                                                                                       Elkin Jiménez






Imágenes: Pinturas de Edward Vuillar (Francia) y René Wiley (Estados Unidos)






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario