Páginas vistas en total

domingo, 9 de noviembre de 2014

Poética con un duende


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                Esteban Navarro

Poeta chileno nacido en Reumén en 1956. Participó en la época de los setenta de la Unión de Escritores Jóvenes. Ha publicado los libros: "Poema desde Chile" (1981), "Para matar este tiempo" (1983), "10 años de Poesía", Antología de la Joven Poesía Chilena (1984), "Mal de ojo" (1991), "La manzana de oro" (1993), etc. También ha participado en numerosas publicaciones culturales de su país y el extranjero.

                                                     "Te regalo un sueño que tuve,
                                                     era de todos el país
                                                     y te hacía el amor
                                                     y la vida tenía sentido"







POÉTICA CON UN DUENDE

Aparece un rostro en la espesura
Un rostro amable y con sombrero
Es el Duende que buscábamos en el bosque.

El Duende de sombrero verde
que se ocultó verano tras verano
y no dejó verse jamás.

Se me aparece y aparto
con una mano los árboles
con un leve soplido
que ahuyenta a los pájaros.

Pero desaparece otra vez
aquel rostro amable y con sombrero
Huye hacia la espesura donde habitan
todos los rostros que alguna vez amamos.-


COMO DOS AVELLANAS

Tus ojos tus ojos mirando desde la penumbra
Mirando desde el otro lado de la mesa
Desde un rincón del cuarto
Desde la multitud que levanta el puño
Desde tu corazón a quema ropa
Frente a frente tus ojos tus ojos
Me persiguen me acosan me secuestran
Me apremian me aplican descargas eléctricas
Me vendan los ojos tus ojos
Mirando desde lo alto de la escalera
Mirando hacia adelante siempre adelante
Tus ojos pequeñitos como dos avellanas
Como las avellanas que recogía de los árboles
Cuando tuve 11 años
Tus ojos vestidos de civil
Día y noche siguiéndome los pasos.-


MAL DE OJO

Tus ojos atraviesan el aire
El abismo entre tú y yo
Y vienen hacia mis ojos.
Están húmedos tus ojos
Parecen los ojos de alguien
Que ha llorado.
Pesan mis ojos
Duelen los ojos tuyos
Dentro de mis ojos.
La mudez de tus ojos
Como dos pajaritos
Sobre mis ojos.
Y baten los párpados
Y se vuelan tus ojos
Hacia otras estaciones
Donde una mano pueda
Darles alimento.
Una mano que no está
En mis ojos
En la celda de mis ojos.
Y el aire es abismo de plumas
Cuando tus ojos
Son los ojos de un ciego
Mirándose.
Salen mis ojos
Cruzan el abismo
Y te buscan los ojos
Y al otro lado hay un nido
Hecho pedazos.
Pierdo los ojos entonces
Se van mis ojos
En tus ojos
Con el ala herida.
Mis ojos tan hondo
En tu pupila.
La sangre deja huella
Y chillidos de pájaros
Que vuelven a ser polvo.-


PEQUEÑO POEMA

Tú estás en Valparaíso
Yo estoy en Santiago
Al medio está Casablanca cucaraví
Según por donde nos vayamos
Está til-til la calera no sé
No conozco bien todos esos pueblos
Tú estás en Valparaíso
Y estoy en Santiago
El mar golpea fuerte en las torpederas
En los muelles
El sol golpea firme en mi cabeza
Tus ojos se pierden en el infinito
Mirando hacia el oeste
Mis ojos arden con el smog y la tristeza
Tú estás en Valparaíso
Yo estoy en Santiago
La sirena de los barcos cruza la mañana
Y sube por los cerros
Y sube por los edificios
El ulular de carro bombas y policías
Y autobuses por avenida Grecia
Tu recuerdo emprende el viaje
Por la ruta 5 o la 68
Mi memoria dibuja tu rostro
Y sale a buscarte en sentido contrario
Pero es completamente inútil
Pasamos de largo hacia ninguna parte
Tú estás en Valparaíso
Yo estoy en Santiago
Entonces ciertas calles caminadas
Hasta bien entrada la noche
Dos cervezas dos extraños dos enamorados
Dos niños muertos de miedo
La alameda la canal San Carlos
Un beso en la mejilla una mirada fugaz
Tú estás en Valparaíso
Yo estoy en Santiago
Y al medio la Violeta dijo
Hay un abismo sin música ni luz
Pero llena de tus ojos
Lleno de un universo camino de la nada.-


                                                                  Esteban Navarro




Imágenes: Pinturas del artista belga , Paul Delvaux




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario