Páginas vistas en total

miércoles, 11 de junio de 2014

Cuando me hablan

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía hispanoamericana de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Quiere ser fiel a esa experiencia única que es la lectura de poesía, a su escenario de un habla compartida que la convierte en un ritual primitivo. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                              Ricardo Molinari

Poeta argentino nacido en Buenos Aires el 23 de marzo de 1898 y fallecido en julio de 1996. Muy joven editó su primer libro: "El imaginero". Fue reconocido como uno de los grandes poetas de la época junto a  Jorge Luis Borges, de quien fue amigo. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía en 1958 y ocupó desde 1968 una silla en la Academia Argentina de Letras. Otros de sus títulos son: "Odas a orilla de un viejo río", "Mundos de la madrugada", "El pez y la manzana", "El libro de las soledades del poniente", etc.


                                           "No; volver a quererte, qué locura,
                                           qué cielo amargo me envenenaría
                                           el ánimo, la sed, la noche pura
                                           del sueño en que te vuelva a ver el día"
                         





CUANDO ME HABLAN DE TI

Cuando me hablan de ti, es como si me perfumaran la cara
con una hoja de mirlo. Yo estoy tan seguro de que te quiero,
     que a veces quito
mis ojos de la luz para que atraviesen la noche por el cielo,
     el cielo.

Los jardines saben el nombre de tu río
y el de los antílopes que lo cruzan  jugando entre el agua;
ninguno habrá que no lo haya sentido
fluir, humedeciéndome la boca,
en la mañana, o al caer la tarde,
sobre el aliento perezoso
de las flores.-


MI PASIÓN TIENE LA FORMA

Mi pasión tiene la forma de un río apresadp por
     el desierto,
como por una noche penetrante,
inmóvil.

Amor es abrir la arena con narcisos,
(Dejen mi rostro apoyado en el agua
hasta que se me enfríe la voz,
solitariamente)
Deseo una corona abandonada por su cuello,
besar el aire de su cabello hasta llenarme de vacío
de otra vida.

Nadie sabe hasta dónde llega el destierro;
que hace la tarde con un clavel, con un día caído
     de mi mejilla.

el cielo es cielo, y yo estoy tan lejos,
como una lanza junto a una cota empañada
por los arroyos de la noche.
Ay, en un costado de la tierra,
     con un nombre sordo,
mojándome el cuerpo distraído.-


NAO DE AMORES

Ya estoy harto de mar, de gente, de cielo;
de muerte, si dios quiere.

Nadie podrá arrancarte de mí, sombra de sueño,
porque tengo pegada en el pecho toda tu noche
     de pasión horrible.

Dentro de días estaré en la llanura
para cubrir mi corazón de polvo,
el aire de arena. Nuestra sola muerte
olvidada en un paraíso seco.

(Si pudiera encontrarte. Si pudiera bajar a Río,
esta noche;
andar por las calles oliendo las hojas gruesas de los árboles;
abandonarme en la tierra hasta llenarme de piojos.
     Distraído).

No quiero mi idioma, mi otra vida, no quisiera
llegar nunca. Volver si fuera posible

Esta noche ¡así! desprendido totalmente;
vuelto, devuelto, perseguido: ajeno mío
sin quererme. Caído en otra voz,
resbalado.

Mi corazón negándose al polvo,
ya detrás de tu cuerpo, del aire desterrado.-



                                                      Ricardo Molinari




Imágenes: Pinturas de Pieter Brueghel, Albrecht Durero y Caravaggio


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario