Páginas vistas en total

lunes, 16 de junio de 2014

Agua escondida

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía hispanoamericana de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Quiere ser fiel a esa experiencia única que es la lectura de poesía, a su escenario de una habla compartida que la convierte en un ritual primitivo. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                      Dulce María Loynaz

               Poeta cubana.  ( La Habana, 10 de diciembre de 1902-27 de abril de 1997)


                                              "a veces una sombra, un sueño agita
                                              la ternura que se quedó,
                                              estancada -sin cauce-
                                              en el subsuelo de tu alma"





AGUA ESCONDIDA

Tú eres el agua oscura
que mana por dentro de la roca.Tú eres el agua oscura y entrañable
que va corriendo bajo la tierra,
ignorada del sol,
de la sed de los que rastrean la tierra,
de los que ruedan por la tierra.
Tú eres agua virgen sin destino y sin nombre
geográfico; tú eres la frescura intocada,
el trémulo secreto de frescura, el júbilo secreto
de esta frescura mía que tú eres, de esta agua
honda que tú has sido siempre,
sin alcanzar a ser más nada que eso;
agua negra, sin nombre...
y apretada, apretada contra mí !.-


A LA DEL AMOR MÁS TRISTE

Tú, que amas un amor fantasma
y que das un nombre a la niebla,
a la ceniza de los sueños...

Tú, que te doblas sobre ti
mismo como el sauce se dobla
sobre su sombra reflejada
en el agua...Tú, que te cierras
los brazos vacíos sobre el
pecho y murmuras la palabra
que no oye nadie, ven  enséñame
a horadar el silencio,
a encender, a quemar la soledad.-


CANCIÓN  DEL AMOR OLVIDADO

Para el amor más olvidado
cantaré esta canción:

No para el que humedece los ojos todavía...
ni para el que hace ya
sonreír con un poco de emoción...

Canto para el amor sin llanto
y sin risa;
el que no tiene una rosa seca
ni unas cartas atadas con una cinta.

Sería algún amor de niño acaso...

Una plaza gris...una nube...no sé.

Para el amor más olvidado cantaré.

Cantaré una canción
sin llamar, sin llorar, sin saber...
el nombre que no se recuerda
pudo tener dulzura.

Canción sin nombres
quiero cantarte
mientras la noche dura.

Cantar para el amor que ya no evocan
las flores con su olor
ni algún vals familiar...
Para el que no se esconde entre cada crepúsculo,
ni atisba ni persigue ni vuelve nunca más.

Para el amor más olvidado
-el más dulce-
el que no estoy segura de haber amado.-



CÁRCEL DE AIRE

Red tejida con hilos invisibles,
cárcel de aire en que me muevo apenas,
trampa de luz que no parece trampa
y en la que el pie se me quedó -entre cuerdas
de luz también- , bien enlazado.

Cárcel sin carcelero y sin cadenas
donde como mi pan y bebo mi agua
día por día. ¡Mientras allá fuera
se me abren en flor, trémulos, míos
aún, todos los caminos de la tierra.-


                                               
                                                                  Dulce María Loynaz





Imágenes: Pinturas de Henry Asencio  (Los Ángeles, Estados Unidos, 1971)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario