Páginas vistas en total

jueves, 3 de abril de 2014

Una antojadiza antología de la poesía hispanoamericana de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Para difundir a los creadores, respetando el derecho de autor.



                                                     Carlos Roberto Gómez Beras

Poeta, editor y profesor universitario nacido en El Seibo, República Dominicana en 1959. Su poesía ha sido traducida al francés, inglés, italiano y  húngaro. Reside en Puerto Rico donde ha publicado, entre otros, "Viaje a la noche" (1989) Premio Nacional de Poesía del Pen Club, "La paloma de la plusvalía y otros" (1996), "Poesía sin palabras", (2006), "Animal de sombras", etc. En el 2007 se reunió gran parte de su trabajo de los años 1989-1992, en "Aún". Ha sido premiado en certámenes nacionales e internacionales.


                                              "Una navaja pasa suspirando
                                              entre dos pétalos líquidos
                                              entre dos sílabas apenas recuperadas
                                              por el esfuerzo de dos dedos"





AUTORRETRATO

No soy un hombre
Soy un poema.
Una mujer ya fallecida
me escribió en la noche
sobre una servilleta.
Una mujer todavía ingenua
me recita en la penumbra
con su voz de eucalipto.
No soy un hombre.
Mi rostro es un verso.
A veces
para poder oírme
me busco en los espejos.-


RAGA NÚMERO DOS

Ya la última noche veo.
He besado la boca postrera
en este sendero de estatuas
imperfectas.
Alguien, con dedos de arcilla,
moldeó mis labios ajados
y en la penumbra de un bosque
de símbolos intercambiamos
balas, estampillas postales
y caricias.
Su boca era fina y accidentada:
un río oriental corría por ella:
un licor sagrado despedía su
aliento.
Las aguas espesas y tibias
reflejaron
mi pérdida y su ausencia.
Por aquel río personal
nos paseamos en dos barcas
rojas y borrachas.
Besándonos
mis cenizas cubrieron sus ojos
y su dolor encendió mi razón
hasta convertirla en ceniza.
Porque es así
el amor de los tristes:
una barca de humo  flores
a la deriva de un río.-


RAGA NÚMERO TRES

Veo ya la noche última:
El día ha sido herido
por las falsas esperanzas
del cumplido oficinista.
El crepúsculo está manchado
por este paisaje de huérfanos.
Desde un balcón observo
como caen exhaustos
los pájaros de mis sentidos.
Es la hora:
en París un hombre muere sin
aguaceros
y aquí las sombras
establecen su imperio
como un ejército de ahogados
y perdidos.
Ya no soy el de entonces.
He cultivado los procesos
de la ternura y el delirio.
He fingido el amor
con un libro abierto
con un cigarrillo encendido.
Es la hora:
no basta ya tu entrega
ni los amigos asomados al alcohol.
En este día de cosas caídas
paso de ti a mí mismo:
se me caen de la piel
las fechas y los asuntos.
Muy lejos quedaron los temblores
en las hojas del eucaliptu,
muy atrás también
las frágiles y obscenas
palabas al oído.

Ya veo la última noche.
Cierro los ojos.
(quiero oír por última vez
la cítara de tu cuerpo:
la abeja feroz que se pasea
por las vasijas repletas de tus senos,
por el plato vacío de tu vientre.
Abro los ojos...es el universo
todavía
y su silencio.-


                                                  Carlos Roberto Gómez Beras




Imágenes: Pinturas del artista Georges de La Tour (Vic-sur-Seille, Francia, 1593-Lunéville,1652)

Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario