Páginas vistas en total

sábado, 12 de abril de 2014

Eloísa



Una antojadiza antología de la poesía hispanoamericana de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Para difundir a los creadores, respetando el derecho de autor.

                                                              Frank Martínez

Poeta, narrador y ensayista nacido en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana el 30 de marzo de 1965. Parte de sus publicaciones incluyen: "La vigilia de las flores" (1989), "Cenizas del ocaso" (1994), ha compilado "Juego de imágenes, antología de jóvenes poetas dominicanos" 1980-1995 (1995). Es co-fundador del Taller Literario Parnaso en 1986. Residente en Nueva York trabaja como coordinador de intercambio cultural "We are Harlem" y en la dirección de Talleres Literarios.


                                           "conozco el acopio de la voz
                                           que desde el tránsito me llama
                                           bajo la columna delatora de los
                                           muros, con sus giros de agudos trazos"





INVENTANDO A ELOÍSA

Nacida del espejo volverás a la vida
obsceno amanecer en llamas
removiendo las ruinas de un
silencio y un pájaro.

A la ciudad volverás casi intacta
previo el momento de concebir el
origen,
mucho antes de que la noche
enumere los ejércitos y la tierra,
y no serás la misma , Eloísa, sino otra
al final de un cuerpo:
reinos de los mitos, campo apetecido,
deslumbramiento y nada.

El alba dará al martes la
aniquilación de siempre,
la suerte del lenguaje en una calle
colonial
donde se acude inexorablemente el
martes y no mañana.

Es la primera vez que van tus ojos
sirios a una aldea
y ya han poseído su desprecio.

Odiado amor que ama.-


LLÁMAME

Llámame desde la fibra más delgada
de tus ojos,
desde la metrópolis del fuego y la
mañana,
arrancándote del alma toda la
tristeza,
y llámame ataviada con tu vestido blanco.

Llámame, diminuta, breve, corroída
por la rabia,
alegre o imprecisa, como si fuese el
último llamado,
el último silencio que pronuncia,
la última diosa que encarna para
luego regresar al holocausto,
a tu corcel muerto en la cocina,
a la ninfa enferma dentro de los
muros,
a la heroína que serás cuando no
sientas más deseo.

Llámame y sin hablar
continúa con tu sabor a rosa y a
cortinas,
a la deriva del libro sin leer,
lejana como la fruta que comerás
mañana.

Llámame desde el balcón sin
incienso ni geranios,
aunque no me necesites.

Llámame sin sonido, sin piel, sin
energía.-


SILENCIO INMÓVIL

Son las cuatro en punto
y has caminado hasta el balcón
para observar las nubes que la tarde
borra momentos antes
de precipitarse sobre el río.

Quisiera hablarte sin palabras,
sentir que estás a mi lado
como un abrazo a ciegas de
hermanos que se encuentran,
y sin embargo no decir nada,
porque el amor es impalpable como
una sombra,
como esa nube que ahora se demora
sobre el puente
para calcar el perfume
de los cuerpos.

Son las cuatro y qué importa,
el amor es transparencia y te he
visto caer
con la expresión de quien ve la vida
en un frágil torbellino de insectos
sucesivos
y no sientes miedo.

Mas que el deseo es la
contemplación,
el amor que se agota en un destello,
la presencia de una tarde sin
colores.

El sol me desdobla en las magnolias
y a mi lado tú respiras tan lejana
que no puedo alcanzar esa distancia
y aunque el amor es pensamiento
no percibo las ideas que atrapan tus
sentidos.

Son las cuatro y un cielo anochecido
ha vuelto a su condición de
escombros
y a pesar de que el amor es
encarnación
tú has permanecido intacta
sin olor a tarde, ni a esa llovizna que
amenaza
con borrar el pensamiento.-



                                                                  Frank Martínez






Imágenes: Pinturas del artista francés contemporáneo Pierre Mornet.

Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario