Páginas vistas en total

lunes, 7 de abril de 2014

Encomienda

Una antojadiza antología de la poesía hispanoamericana de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Para difundir a los creadores, respetando el derecho de autor.


                                                             Lucas Costa

Poeta chileno nacido en Santiago en 1988. En el año 2010 recibió la Beca de la Fundación Pablo Neruda. Con su libro "Encomienda" ganó el primer lugar del Premio Roberto Bolaño (2012). Con su segunda obra, obtuvo la Beca de Creación Literaria del Fondo del Libro (2013) y una Mención Honoraria en el Premio Stella Corvalán. Actualmente imparte el Taller de Escritura "Al pulso de la Letra"


                                        "Sudan las prendas que rehúyen del color.
                                         El color en días de juicio. Ojalá estuviésemos lejos,
                                         aunque todos cerca del martirio,
                                         de la resurrección" 






ENCOMIENDA

En la cárcel el poema es suplemento
alimenticio.
Enfermos terminales lo tomaban.
Venía un tiraje deficiente.
A ellos hasta una brisa los fulmina.
Tumbas cubren este verso.
Mi padre no lo supo hasta muy
tarde.
El suplir no puede alimentar.
Cristo viene por los que violamos
la ley.
Para eso está: para quebrantarla.
Todos somos los culpables.
Yo el primero por escribir esto que
ves.
Ya nos encomendamos.
Un paquete cruza las aduanas, llega
a tus manos.
Las palabras dichas, intactas en esta
oración.
Entonces, no al poema donde
terminas
la sinceridad nunca empezada para
quienes
no saben qué se nombra. No te pases
de listo.
Impregna la hoja de tu biografía.
Cuenta porqué tu papá cayó en la
cárcel.
Pero hazlo con distancia, con finta
mordaz, por mera simpatía.
Dispara contra lo que se mueva.
Y por favor, no nos digas más
de la cuenta.
(que esos borrones no salen nunca).
No el poema donde se concilian las
razones
de porqué permanecer escribiendo.
Hay algo que falta, que no se
resuelve
por lo escueto, lo duro, lo postizo, lo local.
Pon de todo esto y procura zafarte.
Rinde cuentas, no pleitesía.
Hazte cargo de los baches, cabos sueltos.
Ellos zumban tanto en tu casa como
arriba del murallón.
Pon ahora: "un ave trata de
posarse".
El cableado la electrocuta.
"tanto cable dando vueltas".
Ponlo para hacer cortocircuito con
el lector.
No al poema doblado, metido en las
rendijas.
Los cabos lo revisan.
Un paquete dentro.
El corazón cerrado.
La encomienda llega a la puerta.-


PLAYA DE ESCOMBROS

Vuelvo a la geografía de él como
quien mira por vez primera
un mapa y dice: "el mundo no puede
ser tan grande
para ponerlo tan chico". llegaste a
clase ese día, te lo confirman
con una sola frase: terremoto en
Japón" del mapa
se pueden formar arrugas, con el atlas
de la clase de geografía.
Ocuparlo de avión, cómo no. Bajo tu
puesto tienes una trinchera
necesaria en caso de que se ponga
a temblar.
Al otro lado del papel estaba todo
bajo el agua y no supiste.
Piensas: ¿Por qué no lo sentí?
¿Cuándo fue y porqué a ellos
ahora?
Tal vez no te lo responda tu
profesora. Ni lo intentes.
El globo terráqueo cabe casi en tu
mano, la pantala por donde miras
es más chica que tu palma. Nuestra
dificultad para calcarlos
en el papel mantequilla era por el
innegable tembloreo,
la dificultad de ver todos sus
pliegues. Lazos sanguíneos:
placas tectónicas del porte que
plazca (cuánto mide la catástrofe).
No se puede medir, aunque digan
que existen instrumentos
y hayan grabaciones en mano para
corroborar. No se puede medir
ni la esperanza ni la fe a ratos, en
onzas o caballos de fuerza.
En vivo y en directo vuelves al lugar
que estabas
pero no está.-


                                                                   Lucas Costa



Imágenes: Pinturas del artista mexicano Rufino Tamayo (Oaxaca de Juárez, 1899-1991)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario