Páginas vistas en total

jueves, 14 de marzo de 2013

EL Verso

                                                          Fernando Charry Lara

Poeta colombiano nacido en Bogotá en 1920. Doctor en  Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Nacional de Colombia, fue director del Departamento de Extensión Cultural de dicha Universidad. En el año 2000 ganó el Premio Nacional de Poesía "José Asunción Silva" en Bogotá, y en el año 2003 la Universidad de Antioquia le otorgó el Premio Nacional de Poesía por reconocimiento a su obra. De su extensa producción poética, se destacan: "Poemas" (1944), "Nocturnos y otros sueños" (1949), "Los Adioses" (1963), "Pensamientos del amante" (1981), "Llama de amor viva" (1986), etc. Fue miembro de número de la Academia Colombiana de la Lengua. Falleció en Estados Unidos en el año 2004.

                                 
                                                     "No existe sino un día,
                                                     un solo día,
                                                     existe un único día inextinguible,
                                                     lento taladro sin fin royendo sombras"  



EL VERSO LLEGA DE NOCHE   poesía de Fernando Charry Lara

En la ciudad de bruma la fiesta
de las noches es un bosque
de cabelleras oscuras y de estrellas.

Turbándome con sus pálidos dedos de rocío
como entre los amantes, sorpresivas palabras,
su silencio enloquece las plazas solitarias,
las calles, los ámbitos callados
por donde pasa el aire misterioso de siempre.

Es el rumor, las alas
como ala anochecer la sombra
de una cabellera en las manos.
Es el rumor vagando entre vientos,
entre lúgubres vientos
en que sollozan luces
y espejos de la ciudad nocturna.

Es el rumor, las sílabas
que nacen y llevan una canción
al corazón que sueña,
una canción, las sílabas
creciendo en medio de la niebla
o tal flor desnuda bajo la lluvia,
(nunca hemos amado tanto, nadie
sabrá decir que hemos amado tanto
en una noche.
En nuestro corazón resuenan los horizontes
y resuenan también la vecindad de la tierra.)

El verso silencioso fue en la noche,
el verso claro fue el instinto
bajo ruda corteza o piel amarga.
El verso, palabras ceñían los cuerpos
delgados de las mujeres,
sus claros cuerpos bajo la luna
suspendidos en la música,
sílabas ceñían sus cuerpos
como voces ardientes, como llamas.

En un árbol de lluvia que gime al viento
sus canciones,
sube la sangre en río sollozando ligera
y soporto encendida la tristeza de un grito
largamente tendido en medio de la noche.

De la noche sedienta, de la innúmera noche,
de la noche que guarda
los deseos como sombras,
de las dolorosas, mudas sombras amadas,
sombras de los deseos
sombras de un antiguo amargo silencio.
Amargo, sí, errante silencio en que no queda
sino el poema en la noche,
como recuerdo herido por el filo de un beso.-



OLVIDO


La trémula sombra ya te cubre.
Sólo existe el olvido,
Desnudo,
Frío corazón deshabitado.
Y ya nada son en ti las horas
Las taciturnas horas que son tu vida.
Ni siquiera como ceniza
Oculta que trajeran
Los transparentes
Silencios de un recuerdo.
Nada. Ni el crepúsculo te envuelve,
Ni la tarde te llena de viajes,
Ni la noche conmueve tu obstinada
Nostalgia del amor, cuando
Una tácita doncella surge de la sombra.
Oh corazón, cielo deshabitado de los sueños.-



                                                           Fernando Charry Lara  



    


Imágenes: pinturas de Maurice Prendergast  (Estados Unidos, 1858-1924) Del postimpresionismo.



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio





No hay comentarios:

Publicar un comentario