Páginas vistas en total

jueves, 7 de febrero de 2013

La Voz

                                                             Heberto Padilla

Poeta cubano nacido en Pinar del Río, en 1932. Estudió Derecho y Filosofía en la Universidad de La Habana, brillando desde muy joven en el panorama intelectual de su país. Publicó su primer libro de poemas en 1948 "Las rasas audaces", obtuvo el Premio Casa de las Américas por su libro "El justo tiempo humano". En 1966 le fue otorgado por unanimidad el Premio Nacional de Poesía. Parte de su obra está contenida en los volúmenes "El hombre junto al mar" (1981), "Un puente, una casa de piedra" (1998), "Provocaciones" (1973), etc. Es una de las figuras más relevantes de la poesía cubana contemporánea. Falleció en Estados Unidos, donde se había radicado, en septiembre de 2000.


                                        "De un rumor
                                        creciente y voluptuoso
                                        se llenan para mí los días
                                        para el inevitable maleficio"



LA VOZ   poesía de Heberto Padilla

No es la guitarra lo que alegra
       o ahuyenta el miedo en la medianoche
No es su bordón redondo y manso
como el ojo de un buey
No es la mano que roza o se aferra a las cuerdas
buscando los sonidos
sino la voz humana cuando canta
y propaga los ensueños del hombre.-


ENTRE MARZO Y ABRIL...

Entre marzo y abril está mi mes más cruel
Apretado a tus brazos
ascua feliz
                el más tierno y salvaje
te dije:
           estos tienen que ser los brazos del amor
Puse tus ojos y tus labios abiertos
                debajo de los míos
y caímos cantando en el sofá
fue la última vez en que pudimos amar
       sin sobresaltos.
y en vez de libros
                           flores
y un hechizo calcáreo en la pared
                           con manchas
y la espuma de los muebles de mimbre
                           orleando tu aurora
abriendo abanicos de fuego
lanzallamas
y un cielo
y una constelación que se agigantan
muslos y miembros inmortales
y mi oído en tu vientre
           donde te late un nuevo corazón
y en tu entraña
                       ahora estás embarazada
en la abertura exigua de cada poro
el eterno deseo
la única escritura digna de nuestros nombres
y el retrato de Marx
junto al de nuestros padres
                                         implorando
que arranquemos del mundo la tristeza
Nos alzamos
                   nos vestimos
le arrancamos al mundo la tristeza
                   sonreímos
te sentaste a mi lado
                                me miraste
y yo
       el escueto y lógico
te grité

     fuego mío, bruñido por la vida
     laurel invulnerable
     tacto
            jadeo
                    gozo
Algo de eso te dije o te grité
con el horror de que pudieran acabarse
                  de pronto las palabras
Y continuábamos desnudos
Nadie que no seas tú
         podría plegarse a la modulación
         urgente de mis días
te dije
            en realidad quería susurrarte mis años
pero eso te alegró
y te dormiste
                    protegida
                                  confiada
los libros
               y la ropa
                            por el suelo
Cuando duermes parece que te ahogas o sufres
         Me das miedo
Ése era yo
                tú describiéndome
asustada con mi respiración
De modo que esperé a que durmieras
                mucho rato
para que nadie pudiera despertarte
nunca nada ni nadie
animales del siglo
      enlazados desnudos
y el mundo entre los dos
      ¿o una cara del mundo?
      ¿Pero cuál?
Luego fueron zapatos burdos
                                              apresurados
no en la yerba
          en el suelo
              en la penumbra
                  en el amanecer
yo vistiéndome adormilado
oyendo
           no tu respiración
                                      sino la orden
la más humana
             desvistiéndome luego en otro sitio
                    audible de las voces
vuelto a vestir
             con una tela del color de la tierra
un efecto sencillo en una sinfonía
            Adelante camina
la más humana
                       de las voces
Golpetazos
aullidos
Yo subiendo
          bajando escaleras
                         del color de la tela


Puertas
           abriéndose
                      cerrándose
entre marzo y abril
             un golpe de metal sobre metal
             una cara del mundo.
             ¿Pero cuál?
Un mes oculto entre otros dos
     ¿el más cruel?        ¿el más fiel?
Y la pared garabateada a punta de cucharas
nombres
              fechas
                        despedidas
                                     pedazos de oraciones

La litera es también color tierra como la tela
El techo y la letrina son también muy oscuros
                             del color de la tela.-

(de "El hombre junto al mar", 1981)



                                                            Heberto Padilla


Imágenes: pinturas del artista italiano Amedeo Modigliani (Livorno, 1884-París, 1920)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"

quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio






No hay comentarios:

Publicar un comentario