Páginas vistas en total

sábado, 23 de febrero de 2013

La carta

                                                             Joan Margarit

Poeta español nacido en Sanaüja, Lleida, en 1938. Es además arquitecto y ocupa una cátedra en la Universidad de Barcelona. Es uno de los mejores poetas catalanes vivos cuya obra abarca una extensa variedad temática. Desde 1980 el poeta decidió utilizar el catalán como lengua literaria con la que ha publicado casi el total de su obra, unos veinte libros. Apartir de 1999 Margarit publicó ediciones bilingües de sus poemarios: "Estación de Francia", "Cien Poemas", "Poesía amorosa Completa", "Joana", etc. Su última obra "Casa de misericordia", editada en 2008 obtuvo el Premio Nacional de Poesía, el "Rosalía de Castro" y el Premio de Poesía de Catalunya.
                        

                                    "Para irme acostumbrando a este misterio
                                    que une dentro de mí mi amor por ti
                                    a un peligro de oscuros callejones"


LA CARTA  poesía de Joan Margarit


Mirabas siempre hacia adelante
como si allí estuviese el mar. Creabas
de esta manera un movimiento de olas
ajeno y mítico en alguna playa.
Nos unía la fuerza peligrosa
que da al amor la soledad.
Aún hace temblar entre mis dedos,
de forma imperceptible este papel.
Camino abandonado entre tú y yo,
cubierto por las cartas, hojas muertas.
Pero sé que el camino persiste.
Si abandono la mano sobre el pequeño fajo,
lo siento descansar sobre tu espalda.
Solías escuchar hacia adelante
como si allí estuviese el mar, ya transformado
en una voz cansada, ronca y cálida.
Poco nos une aún: sólo el temblor
de este papel tan fino entre los dedos.-


FAROS EN LA NOCHE

Intento seducirte en el pasado.
Las manos al volante y esta luz
de club nocturno del tablero me dejan
-fantasma invernal- bailar contigo.
Detrás de mí, igual que un gran camión,
el mañana hace ráfagas de luces.
No lo conduce nadie y me adelanta,
pero ahora tú y yo viajamos juntos
y el coche puede ser el dos caballos
de los años sesenta hacia París.
"Je ne regrette rien" canta Edith Piaf.
Bajo la ventanilla, entra la noche
fria de la autopista, y el pasado
se aproxima de cara, velozmente:
cruza y me ciega sin bajar las luces.-





                                        HISTORIA DE UN ÁTICO

                                    La vida convirtiéndose -¿recuerdas?-
                                    en viajes y trabajo.
                                    La terraza, las vistas, y nosotros
                                    mirando hacia otra parte: así acostumbra
                                    a iniciarse el error: Pero al final,
                                    hacía tanto frio que una tarde
                                    cerramos la terraza de aquel ático.
                                    Sabes lo que te ofrezco: un viejo buitre
                                    a quien el miedo hace volar más alto
                                    y que prepara su vertiginoso
                                    descenso hacia las últimas carroñas.
                                    Del confuso negocio del amor
                                    quedan sólo las últimas monedas
                                    de un tesoro saqueado. Conversemos,
                                    ya que nosotros siempre hemos hablado,
                                    y la conversación tiene el calor
                                    que desea quien sube a un tren nocturno
                                    como el que me lleva: mi pasado
                                    se borra y el futuro ya no es nadie.
                                    Es otra clase de felicidad.-


HORARIOS NOCTURNOS

Acostado a tu lado, oigo los trenes.
Cruzan mi frente sus fugaces luces
rasgando el horror tibio de esta noche.
La pausa del silencio me deja una luz roja,
una nota sobre este pentagrama
de cables y de vías oscuras y brillantes.
Acostado a tu lado,
oigo cómo se alejan con el ruido más triste.
Quizá me he equivocado no subiendo a uno de ellos.

Quizá el último acierto
sea -abrazado a ti-
dejar pasar los trenes en la noche.-



                             Joan Margarit



Imágenes: pinturas del artista Alfredo Araújo Santoyo
 (Bogotá, Colombia, 1972).



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda 
la Palabra"

quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio




No hay comentarios:

Publicar un comentario