Páginas vistas en total

jueves, 16 de junio de 2011

Te doy estos versos - Ernesto Cardenal

Te doy Claudia, estos versos, porque tu eres su dueña.
Los he escrito sencillos para que tu los entiendas.
Son para ti solamente, pero si a ti no te interesan,
un día se divulgarán, tal vez por toda Hispanoamérica.
Y si el amor que los dictó, tú también lo desprecias,
otras soñarán con este amor que no fue para ellas.
Y tal vez verás, Claudia, que estos poemas,
(escritos para conquistarte a ti) despiertan
en otras parejas enamoradas que los lean
los besos que en ti no despertó el poeta.-

Hace apenas unos días atrás, Ernesto Cardenal, con sus 86 años, fue invitado de honor a un encuentro de escritores de lengua hispana en Puerto Rico. La lectura que hizo de sus poemas fue memorable, ante un calificado auditorio colmado. Cardenal, que fue ordenado sacerdote católico en 1965 (es uno de los más destacados religiosos de la teología de la liberación), ha recibido por su obra poética, merecidos premios internacionales como lo fue en 1980 el de "La paz del comercio librero alemán", en 2009 el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, de manos de la presidenta de Chile. También fue nominado en 2005 a recibir el Premio Nobel de Literatura y en abril del 2010 fue elegido miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua. Nacido en Nicaragua el 20 de enero de 1925, fue ministro de cultura de su país desde el 19 de julio de 1979, día de la victoria del Frente Sandinista de Liberación Nacional contra el régimen de Somoza y ocupó ese cargo por ocho años. Su vida transcurre entre su patria y México, donde también ha vivido en el último tiempo.

                                                 Epitafio para Joaquín Pasos

Aquí pasaba a pie por estas calles,
sin empleo ni puesto y sin un peso
      sólo poetas, putas y picados
      conocieron sus versos.

Nunca estuvo en el extranjero.
           Estuvo preso.
           Ahora está muerto.
     No tiene ningún monumento.

                    Pero
recordadle cuando tengaís puentes de concreto,
grandes turbinas, tractores, plateados graneros,
            buenos gobiernos.

Porque él purificó en sus poemas el lenguaje de su pueblo,
en el que un día se escribirán los tratados de comercio,
     la Constitución, las cartas de amor,
                   y los decretos.-
    



 Muchachas que algún día leáis emocionadas
             estos versos
    y soñéis con un poeta:
sabed que yo los hice para una como vosotras
     y que fue en vano.-




Ernesto Cardenal escribió en 1966 el famoso libro "El evangelio de Solentiname", que es una isla en el lago Cocibolca, donde vivió en una comunidad cristiana, casi monástica, pocos años después de ser ordenado sacerdote. Enfrentado, desde siempre, con el poder jerárquico de la iglesia católico, ha participado activamente en los movimientos de liberación de todo Centro América y en el sur de México, donde se entrevistó en varias oportunidades con el Sub comandante Marcos.

Tiene escrita una extensa obra que abarca, aparte de la poesía que le es característica, ensayos, prosa poética y numerosos artículos como periodista en diarios de México y el caribe. Podemos destacar: "El estrecho dudoso"(1966), "Mayapan" (1968), "Canto a un país que nace" (1978), "Tocar el cielo" (1981), "Vuelos de la victoria" (1984), "Pasajeros de tránsito" (2006), etc.-

                 Detrás del monasterio

Detrás del monasterio, junto al camino
existe un cementerio de cosas gastadas,
en donde yacen el  hierro sarroso, pedazos
de loza, tubos quebrados, alambres retorcidos,
cajetillas de cigarrillos vacías, aserrín
y cinc, plástico envejecido, llantas rotas
esperando como nosotros la resurrección.-






Quique de Lucio.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario