Páginas vistas en total

miércoles, 22 de junio de 2011

El invierno para beberlo...Huidobro

EL INVIERNO PARA BEBERLO

El invierno ha llegado al llamado de alguién
y las miradas emigran hacia los colores conocidos.
Esta noche el viento arrastra sus chales de viento
tejed queridos pájaros mios un techo de cantos sobre las avenidas.

Cae
nieve en copos de olores
nieva nieva sobre todos los rincones del tiempo

Ahora que el patriarca se ha dormido
la nieve se desliza se desliza
se desliza
desde su barba pulida.
(fragmento)
                                                          Vicente Huidobro

Vicente Huidobro, poeta y cuentista chileno, nació en Santiago en 1893 y murió en 1948. Fue fundador del Creacionismo, movimiento poético vanguardista, además uno de los impulsores de la poesía moderna en América Latina. En 1916 se fue a residir a París donde se hizo amigo de Picasso, Juan Gris y Joan Miró. Comenzó a escribir en revistas literarias junto a Apollinaire, Tzara, Breton y Aragón. Para Huidobro el artista no debía limitarse a imitar la naturaleza sino que debía mantener con ella una especie de competición en la que podía mostrar el vitalismo de su propia obra. Alrrededor de 1930 fue cuando dio los toques finales a sus dos obras cumbres, los poemarios: "Altazor" y "Temblor del cielo" que es la máxima obra del Creacionismo y el mayor legado de Huidobro a la poesía.
También incursionó en el cuento breve, he aquí uno de sus relatos.

                                                                  TRAGEDIA

       María Olga es una mujer encantadora. Especialmente la parte que se llama Olga. Se casó con un mocetón grande y fornido, un poco torpe, lleno de ideas honoríficas, reglamentadas como árboles de paseo. Pero la parte que ella casó era su parte que se llamaba María. Su parte Olga permanecía soltera y luego tomó un amante que vivía en adoración ante sus ojos.
Ella no podía entender que su marido se enfureciera y le reprochara infidelidad. María era fiel. ¿Qué tenía él que meterse con Olga?. Ella no comprendía que él no comprendiera. María cumplía con su deber, la parte Olga adoraba a su amante.
¿Era ella culpable de tener un nombre doble y de las consecuencias que esto puede traer consigo?. Así, cuando el marido tomó el revolver, ella abrió los ojos enormes, no asustados, sino llenos de asombro, por no poder entender un gesto tan absurdo.
Pero sucedió que el marido se equivocó y mató a María, a la parte suya, en vez de matar a la otra. Olga continuó viviendo en brazos de su amante, y creo que aún sigue feliz, muy feliz, sintiendo sólo que es un poco zurda.-


                                                                                                                 
                                                                                                                 
una mujer decía adiós desde la playa.

                                                                                                                  
                                                                          DEPART

La barca se alejaba
sobre las olas cóncavas.
De qué gargantas sin plumas
brotaban las canciones.
Una nube de humo y un pañuelo
se batían al viento.

las flores del solsticio
florecen al vacío.

Y en vano hemos llorado
sin poder recogerlas.

El último verso nunca será cantado.

Levantando un niño al viento
una mujer decía adiós desde la playa.

Todas las golondrinas se rompieron las alas.-


Los textos de Vicente Huidobro, fueron seleccionados de su: " Obra Completa" Ed. Sudamericana.
Pintura de Carlo Carrá.

Quique de Lucio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario