Páginas vistas en total

sábado, 11 de junio de 2011

Poemas rescatados del diluvio

Hay pocas certezas de como ocurrieron, en realidad, los hechos. No eran épocas de escrituras, sino de  oralidad y de los sucesos narrados de generación en generación, con todas las incorrecciones que de esta antiquísima manera de comunicación se desprenden. Ya se sabe, a lo largo del tiempo se magnifican algunos detalles, en cambio otros que en su origen fueron de gran importancia , apenas se mencionan. Lo concreto, es que  a nosotros, aquí, en esta parte del fin del mundo, nos llegó esta historia, que es probable, sea similar a la que los antiguos contaron.
1.- Diluvió cuarenta días sobre la tierra, crecieron las aguas y levantaron el arca que se alzó sobre la tierra.
2.- Siguieron creciendo, creciendo las aguas sobre la tierra, y el arca flotaba sobre la superficie de las aguas.
3.- Tanto crecieron, que cubrieron los altos montes de debajo del cielo.
4.- Quince metros subieron por encima de ellos.
5.- Todo cuanto tenía hálito de vida en sus narices y todo cuanto había sobre la tierra pereció.
6.- Ciento cincuenta días estuvieron altas las aguas.
7.- Pasó un viento sobre la tierra y comenzaron a menguar las aguas.
8.-  Cerráronse las fuentes del abismo y las cataratas del cielo, y cesó de llover.
9.-  Las aguas iban menguando poco a poco, al cabo de ciento cincuenta días.
10- Siguieron así las aguas hasta el mes décimo, y el día primero aparecieron las cumbres.
11- Pasados cuarenta días más, fueron rescatados los poemas, los traía un cuervo en el pico, que volando iba y venía, mientras se secaban las aguas sobre la tierra.- 


   He tenido miedo
del pájaro nocturno
y del diluvio
trepando por este cuerpo
inhospitado y tenso/
me transporta
por corredores de memoria
hasta el pozo de agua,
donde aguarda
la sombra impenetrable/.- 



     En el comienzo
     así sucedió que el agua
     fue su hogar y
     las sirenas sus guardianas,
     una cueva su refugio/
     y allí
     postrada en las profundidades
     desnuda de héroes,
     libre del primer hombre
     Eva sucumbió a su destino/.-
   

 La prolongada lágrima de lluvia
     me sigue, me precede
     me transporta
     todavía/
     en el cristal
     de mi soledad dormida
     llevo un poco de río
     en los ojos/.-




Quique de Lucio.

Imágenes en la nota: "El diluvio", pintura de Francis Dauby y fotografías de autor desconocido.

2 comentarios:

  1. Pobre el agua/ de la lluvia en la montaña/
    no saber ser otra cosa/ que no sea el mismo río/
    por las mismas sendas/ las mismas quebradas/
    buscar llegar al mar/ siempre en mismo camino/quedando en partes estancada/una y otra vez/ en repetidas hondonadas/hasta de pronto ser tan poca/que un mínimo sol/ ya la evapora/y vuelve a ser el agua/ de la lluvia en la montaña/pobre, pobre agua/¡cuanto! te pareces a mi alma.Ignacio Laveaga

    ResponderEliminar
  2. fe de erratas donde dice"que no sea el mismo río" debió decir"que ser el mismo río"

    ResponderEliminar