Páginas vistas en total

viernes, 2 de junio de 2017

La joven Susan

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.713-



                                                                                                           José Villa Pelayo

Poeta y ensayista venezolano, nacido en Caracas en 1962. Se licenció en las carreras de Letras y Derecho en la Universidad Central de Venezuela. Ha escrito ensayos literarios y poesía en la Revista Nacional de Cultura, en la revista Imagen y en otras prestigiosas publicaciones internacionales como Casa de las Américas en Cuba. Ha publicado los libros: "Una hiedra negra para Sashne" (1990), "Nueva York" (1992), "Mariana de Coimbra" (1999), "Las arpías vuelan sobre Manhattan (2006), "Diario de Alejandría" (2007), "Antología 1985 - 2009  (2010), etc. Es profesor universitario, conferencista y promotor cultural.



                                                                                   "Estoy triste
                                                                                    si pensaras como he extrañado tus manos,
                                                                                    hoy me amarías un poco más, si comprendieras
                                                                                    mi andar por la calle"









LA JOVEN SUSAN

La joven Susan con sus hojas
con sus lápices
con sus alas flamígeras
con sus flores
siempre amarillas
¿Mira el blanco papel de sus hojas
o se mira a sí misma?
Un prado la aguarda
mientras escudriña el futuro
(con sus manos ínfimas)
frente a la ventana
Algún verso está cerca
más allá
hacia donde la mirada se desvanece
y aguardan, en silencio,
las horas futuras.-



NOIR

                                                    A Marguerite Yourcenar

"Querida tía abuela
los ojos negros de Margarite siempre
fueron grises.
Estoy contenta.
Mi matrimonio con Hervé Bazin ha palidecido.
Sin embargo hoy toco la puerta de Bazin
esperando hallarte.
Perdona si río
pero mis ojos ya no son verdes como los de
Hervé.
Lo amo aún.
Sé que la muerte se ha acercado
y estoy segura que veré las alas muertas
de Roger Nimier
en el teatr de Madame Florence.
Si mueres antes,
te avisaré la llegada del tren de Arlés.
No mientras jamás.
Te recordaré cuando llueva"
Te ama

Marie Bazin.-



ARIADNA

La otra mitad de Ariadna es un hueco,
tan sólo un hueco.
Ella es la mitad de otra mitad
que ahora no está.
Ella es una mitad secreta
que me habla durante la noche.
La mitad de Ariadna
que ahora existe
habita el Peyotl.
Ella escribe con plumas y garfios
La otra mitad de Ariadna soy yo
Esa mitad es un hueco.-



UN LARGO CAMINO

Muchos dicen como el poeta portugués:
"soy un espíritu en la tiniebla/
la noche me atrae y me lleva"
El camino es más extenso
cuando lo recorro de día.
No obstante,
me parece mejor andarlo.
Hay otra ruta,
más al sur, junto a Winding road.
¿Te atreverías a jugar por allí?
Ese camino es más corto:
¿sabes a dónde conduce?
A Winding road.
Tus palabras son mejores
-llevan a prosperous road-.
El profeta dijo:
"soy un espíritu en la tiniebla;
en el sol viviré mejor".-



RUISEÑOR NEGRO

Cuando entendí que John Milton reía,
tomé, entre los caballos,
aquellas prendas de fiesta
que el poeta amaba.
No entendía la mirada del ave,
repleta de ramas doradas.
Edén, donde nacía el ruiseñor negro,
recordaba la voz de Milton.
Procuré escuchar entonces
los gritos del pequeño pájaro.
Subí hasta Manley
y los árboles, aquellos sauces negros,
lloraron.
Entendí la suerte del marino
y su muerte.
Crecían, por aquellos días, nueces verdes
sbre el mnte Korzenowski.
Quise hallar a Mandela, un viejo amigo,
enterrado entre ruinas
y frescos graciosos.

Supe quien reía en la habitación
y dónde nacían las paredes rojas.
Emprendí tu búsqueda
y recordé el adagio de Sir Tomas Browne:

"Ningún hombre nace sin tierra.
Muere en ella.
Jamás fenece en una isla".-





                                                                                                              José Villa Pelayo



Imágenes: Pinturas abstractas contemporáneas.




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario