Páginas vistas en total

domingo, 4 de enero de 2015

Trasblanco

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                       Rubén Vargas Portugal

Poeta, periodista y docente boliviano, nacido en La Paz en 1959. Colaborador de la revista "Vuelta" de México, ha publicado los poemarios: "Señal del cuerpo" (1986) y "La torre abolida" (2003). Desarrolló actividad periodística en los diarios "Presencia", ¨La Prensa" y en el semanario "Pulso donde editó "La Salamandra" (2001-2004). Es docente de la carrera de Literatura en la UMSA desde 1987.
           
                                                          "El alba trae tu nombre
                                                          dormido
                                                          mi cuerpo
                                                          ignora la luz"     
                             




TRASBLANCO

Tras
la noche
corro
sigo al día
signos girando
blanco
trasblanco
las palabras que mi cuerpo repite:
la enterrada con los ojos abiertos
en la desgalaxia
de los agujeros negros
leyéndome
mientras camino
la ciudad dispersa
La Paz invierno 1988
escribiéndome
en la nieve
pasos
como pájaros
como notas
en la blanca
blanca
plana
altura.-


LA TORRE ABOLIDA


El escenario consta
De una línea continua y tensa
Remota como ella misma:
                               el horizonte.
A un costado
No importa cuál:
                     las vías
largamente abandonadas.
Al centro
Una gran piedra
Sin sombra.

                        Ahora
Sólo faltas tú
Dondequiera que estés.-


PIEDRA DE PRAGA
I

Noches y días
escribiendo una carta
adivinando tu propio rostro,
preguntando
por el acontecer del gesto,
interrogando cada línea
de un dibujo imposible.
Y no sabías,
                    no sabías:
en algún lugar
un espejo ya velado
remedaba
en la espera
su trama de agua y plata
sólo para ti.-

II

Deseo de ser jinete:
Partir siempre,
salir de aquí,
alcanzar la meta.
¿Cuál es la meta?
                          Salir de aquí.-



                       
LA PLANICIE

Tu amor es la planicie
la planicie es mi costado
la pradera de las progresiones
cuando sopla
y me lamen las pulseras del simún.
En los bordes del cielo
los pájaros desovan
su sombra antes de partir.
Migraciones de la piel
transfiguraciones de la piel
tatuajes de la piel.
A la hora de las apariciones
mi amor asoma en el desierto
las bandadas las manadas
los tropeles
la música de tus pulseras
vibrando
bajo el duro cielo del atardecer.
Tu amor es el desierto
las planicies deslumbradas
el cuerpo de las transformaciones.
El desierto es mi costado
tu amor el abrazo del simún.-


EJERCICIOS EN EL DESIERTO

Se trata de permanecer quieto
de espaldas al desierto
con los hojos volcados hacia el centro:
un punto negro
sin reflejo ni variación.
Allí está tu cuerpo
como un planeta muerto
sin arriba y sin abajo
esperando la resurrección.-


                                                        Rubén Vargas Portugal 






Imágenes: Pinturas del artista boliviano Heberth Román (contemporáneo)



quiquedelucio@gmail.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario