Páginas vistas en total

miércoles, 7 de enero de 2015

En el profundo mar


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                               Efraín Caravantes


Poeta salvadoreño nacido en San Salvador en 1983. Formó parte del Taller de Poesía de la Universidad Tecnológica. En el 2004 fue ganador del Certamen Literario Letras Nuevas, en la rama de poesía, con "Memoria de Poemas". Estudia Relaciones Públicas y Comunicaciones en la UTEC y Artes Visuales en el Centro Nacional de Artes. Sus poemas han sido incluidos en numerosas antologías.

                                                               "Bajo la lluvia
                                                                sólo alcanzo a ver
                                                                raíces de luz"







EN EL PROFUNDO MAR DE LA NOCHE

Una ola de tierra me transporta
casi sin moverse
hacia otros lugares.
Desde aquí
muchas son las luces que flotan
en el profundo mar de la noche.

Allá abajo brillan los conciertos,
los dientes blancos de las sonrisas,
los asaltos en las calles y en las camas,
las casas vacías y las llenas,
la saliva de los besos,
las despedidas, las lágrimas
que se quedan en los ojos
y las que comulgan con el mar
de una almohada o de un hombro.

Allá arriba se juntan las otras luces
para orientar a los viajeros ciegos
con sus signos Braille.
Ellos las leen, deslizan sus manos
por la página perforada del cielo
en busca de su destino.

Muchas son las luces que flotan
en el profundo mar de la noche
y a pesar de todo, aquí y ahora,
me siento como un viejo Adán
con sus costillas completas.-


POEMA DE VARIETÉS

Se abre el telón,
la música comienza
a escribir el poema en el escenario.
Aparece el artista, el actor, el poeta,
el que como todos: distinto,
el que con sus manos
comienza a barajar las palabras,
las corta,
las reparte entre los asistentes,
las desaparece
en labor encomiable de prestidigitador.
Y luego se vuelven duras las palabras
como esos bolos
que sirven para hacer malabares,
y dan vueltas en el aire:
roma se vuelve amor,
asir se vuelve risa
y ríen los presentes
porque el payaso hace malabares con bolsas
vacías
donde caben cada una de sus cabezas.
Otros lloran, otros no están ahí
y si están
frente al gimnasta que seduce a su pareja.
Sus cuerpos se mueven,
se unen, se mezclan como el agua
-¡agua frotándose con agua!-
en el escenario contenida
como en una vitrina.
La música sigue.
La pareja es ahora un violín y un piano,
y se hablan con música.
Él dice con notas:
"te necesito para esta canción",
y ella responde con la mirada
de un si sostenido
mientras el telón va cerrándose,
mientras el poema sigue bailando,
cambiando de escenarios y actores
constantemente.-


LARGOS Y NUMEROSOS

Son largos y numerosos
los pergaminos del destino
y son inútiles.
Las palabras son siempre absurdas;
nos hablan insospechados signos
de remotos tiempos.
La soledad nos advierte,
nos abre los ojos.
Lo único que nos queda
es el instante,
la vida que se nos filtra
cuando parpadeamos
y el deseo inerme
de no querer conocer los vientos
del huracán que viene hacia nosotros.-


ISLA

Ando como isla,
tierra pequeña, aislada,
alejada de la tierra grande
donde los ciegos
construyen su oscuridad.

(Ando como Cuba o Japón.)

Eso sí, me hace bien
respirar otro aire, otra gente,
necesitar otro sol. Saberme lejos,
con otros caminos y otros árboles,
pensarme con otros horizontes.

Ando como isla y me siento bien
con tanto mar alrededor.

En el fondo, sin embargo,
es una la tierra.-



                                                                  Efraín Caravantes





Imágenes: Pinturas del artista Tom Bagshaw.





quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario