Páginas vistas en total

viernes, 30 de enero de 2015

Playa

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos cono un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                         Kennet Klemets

Poeta y traductor sueco, nacido en Gottrora en 1964. Reside en Gotemburgo. Integra el Grupo Poético Wunderbaum desde 1990. Dirigió las revistas literarias "Hovdini" y "Sheherazade". Su primer libro fue publicado en 1997 y hasta el momento ha presentado siete poemarios , muchos de los cuales han sido traducidos al inglés, francés e italiano. El siguiente poema fue seleccionado y traducido por Herbert Abimorad.


                                                                    "Sus labios cuando leía su rigor.
                                                                     Sabía que ella tenía frío.
                                                                     Yo sé un secreto acerca de ti
                                                                     te sientes segura, no sabes mi secreto" 





BIOTOPO DE LA PLAYA

Aquí llegamos
en chancletas, bañadores y bikini
nosotros, bañistas, lo único
en constante cambio
en este entorno
cruzando adelante
entre otros bañistas
tirados en la arena
de espalda, de estómagos, de un lado
o sentados con sus miradas
entre niños rigurosamente untados con bronceador
afanados en sus juegos
entre los chicos de la ciudad
que juegan al fútbol
o hacen malabarismos artísticos
para sorprendernos
Elegimos la reposera
de la larga fila de reposeras
y de repente, de ninguna parte
viene el que las alquila
con su cartera en el vientre
sin decir una palabra
toma el dinero
despliega la sombrilla
y de la misma manera repentina
desaparece nuevamente
(como los arrendadores de hidropedales
y de trajes de buceo
hay quienes arriendan reposeras
al igual que ellos están 
en ninguna y todas partes)
Ahora nos acostamos aquí
bajo el sol, nos giramos regularmente
como trozos de carne sobre una parilla
(a la distancia parece
que hemos sido dado vueltas
por una mano invisible).

En el cielo
los aviones
se acercan y se alejan
de manera interrumpida
con bañistas nuevos
y los que vuelven a sus casas
(bombea adentro y fuera
sangre en el corazón del biotopo)
Los marroquíes vendedores de helados
con su caja en el vientre
van de un extremo a otro de la playa
gritan: ¡Magnum helado !
Algunas veces dejan su caja
se sientan jadeando
bajo una sombrilla,
se secan la frente y quizás sueñen
con una taza de té de menta
en un café fresco
al otro lado del mar
Las delicadas, musculosas masajistas,
todas asiáticas
menos María Masajista
la alemana que en confianza dice para que todos oigan
que es la única con formación de masajista
se mueve con rapidez en la playa
con sus bancos plegables de masajes
de repente ¡bang! Se enfrentan dos de ellas,
una masajista ha estado
en el dominio de la otra
se pegan, luchan
mientras nosotros los bañistas las miramos
divertidos y en silencio
El socorrista, encaramado en su silla alta,
busca con su mirada indolente y altivo
sobre el agua
como un gran depravador

 En el agua se mueven los hidropedales
se sacuden alrededor, en círculos
como enormes insectos
que perdieron un ala

 Muy encima
ciernen los planeadores
en su propia superioridad en el cielo
Y allá a lo lejos, debajo del horizonte,
viajan los refugiados en inestables botes
pero no sabemos nada de ellos
antes que un oleaje nos alcance en la playa
una, y otra y muchas veces
que pega y ruge hasta que todo vuelve a ser
como antes
no, no notamos nada
oímos el rumor
sobre cuerpos muertos
que flotan
en una playa desierta europea
algunos kilómetro de aquí
Desconocidos el uno del otro
vivimos uno del otro
en este sistema de operaciones,
en esto de dar y tomar
todos somos extraños
pero ninguno es Extraño,
nadie camina sin meta,
todos tienen su lugar y tarea,
todo y todos
estamos incluidos en esta balanza del biotopo
bañados en el sol
Temprano por la mañana
mientras la mayoría
de los habitantes del biotopo
duermen en hoteles y cuevas
los limpiadores conducen
sus tractores
de un alado a otro de la playa
rastrillan las huellas del día anterior
preparando el lugar
para este nuevo día.-



                                                                     Kennet Klemets 









quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario