Páginas vistas en total

sábado, 22 de marzo de 2014

La helada

Una antojadiza antología de la poesía hispanoamericana de todos los tiempos, seleccionada por el        escritor Quique de Lucio. Para difundir a los creadores, respetando el derecho de autor .                                               



                                                            Claudia Masin

Poeta y psicoanalista argentina nacida en Resistencia, Chaco, en 1972. Coordinadora de varios destacados ciclos de poesía. Ha publicado los poemarios: "La plenitud" (2010), "Bizarría", "Geología", "La vista", "El secreto" antología 1997-2007, "Abrigo", El verano", etc. Su libro "La vista" obtuvo el II Premio Casa de las Américas de España 2002 y fue editado por Visor.


                                       "Los ojos de los que estamos continuamente
                                       al borde de la caída
                                       o del tropiezo, no saben despegarse 
                                       de la tierra"







LA HELADA  

Quien fue dañado lleva consigo
ese daño,
como si su tarea fuera propagarlo,
hacerlo impactar
sobre aquel que se acerque
demasiado. Somos
inocentes ante esto, como es
inocente una helada
cuando devasta la cosecha: estaba
en ella su frío,
su necesidad de caer, había
esperado
-formándose lentamente en el cielo,
en el centro de un silencio que no
podemos concebir-
su tiempo de brillar, de
desplegarse. ¿Cómo soportarías
vivir con semejante peso sin
ansiar la descarga,
aunque en ese rapto destroces
la tierra,
las casas, las vidas que se
sostienen, apacibles,
en el trabajo de mantener el
mundo a salvo,
durante largas estaciones en las
que el tiempo se divide
entre los meses de siembra y los
de zafra? Pido por esa fuerza
que resiste la catástrofe y rehace
lo que fue lastimado todas las
veces
que sea necesario, y también por
el daño que no puede evitarse,
porque lo que nos damos los unos
a los otros,
aún el terror o la risteza,
viene del mismo deseo: curar y ser
curados.-


CRÍA CUERVOS

Los niños, como los gatos,
podemos ver en la oscuridad.
Vigías que saben que no pueden
deslumbrarse
con su propio sueño, pasamos las
horas
tejiendo una tela finísima
alrededor
de nuestro  miedo. Después,
muchos años después,
solías decirme, llega el olvido y
podemos dormir
sin sobresaltos. Yo aún no he
olvidado.
Cada noche, nos intercambiamos historias
como joyas. Esta te queda bonita,
esta le sienta bien a tu piel, a tus
ojos:
Había una niña que era tan pequeña
que cabía en la palma de una mano.
Si yo fuera esa niña -pienso-
elegiría
vivir en tu mano. Podrías cerrarla
y dejarme sin nada, pero toda
buena hisoria
necesita una tragedia, un vuelco inesperado
en la trama. No quiero que llegue el fin
de tu relato, que la noche se
acabe. No sé qué hay
del otro lado. La vida es una imagen
que va desdibujándose, perdiendo
los contornos día a día.
Crecer es el tránsito de
la imagen precisa
a la distorsión. Quiero seguir siendo niña
para conservar la vista.-


                                                           
                                                               Claudia Masin



Imágenes: Pinturas del artista contemporáneo, de Bielorusia, Leonid Afremov. 


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

2 comentarios:

  1. disculpeme Quique ¿La Helada es un libro virtual, una selecciòn para el blog, o acaso una ediciòn publicada en papel? Confio en sus selecciones mas que en el Padre Nuestro!

    ResponderEliminar