Páginas vistas en total

lunes, 3 de marzo de 2014

Cuenta el bosque

                                                               Rosa Lentini

Poeta, traductora y crítica literaria nacida en Barcelona en 1957. Licenciada en Filología Hispánica por la Univ. Autónoma de Barcelona. Ha publicado, entre otros, los poemarios: "La noche es una voz soñada" (1994), "Cuaderno de Egipto" (2000), "El sur hacia mí" (2001), "Las cuatro rosas" (2002), "El veneno  la piedra" (2005), "Transparencias" (2006), etc. Fue miembro fundador y directora de la revista "Hora de Poesía", donde tradujo a numerosos autores, entre los que se destacan ,Reverdy, Apollinaire y Rich.


                                                    "A veces no recuerdo que el agua
                                                    y la noche son dos ausencias que crecen
                                                    sobre un mismo nombre"



CUENTA EL BOSQUE   poesía de Rosa Lentini


Corteza de árbol el vestido de novia,
fantasma blanco de resina.
Los días nacen de las noches,
no entre pliegues de luz,
una colina es sólo fango endurecido
el nacimiento una lejana estrella,
y el poema únicamente voz.
Caza nocturno de sueños,
fisura en la mirada ajena.-


EL DAÑO

Del cordón umbilical de las preguntas
sólo tira hacia afuera lo que quema,
una apuesta sostenida,
un color remoto y dócil que se fue.
Perdimos incluso el rastro de la rabia
en mundos insomnes.
La noche y la humedad
llenaron de polvo tu canto,
y ahora acoges el pálido silencio
que acerca el eco a lo sagrado.
Más allá las palabras se cosen a la voz,
las lenguas se visten con alientos
que se desvanecen en espejos,
pues la imagen del mundo
espera aún en la zarza,
con un nuevo asombro y un tiempo vacío.-


LEYENDO A ALEJANDRA PIZARNIK
II

Antigua sombra en el centro ,
donde en la oscuridad
el doble es el contrario,
ambos, desgarraduras en la música
de la última sobreviviente,
juego cercando la avenida,
deshojada, de una poeta
que asiente su niebla;
más tarde el lugar se precipita,
tras escribir mucho
las fragmentaciones
suceden a los silencios,
irse sin quedarse
o hablar por los desmemoriados,
el hueco o el exceso,
el poema imponderable, alguna vez
en equilibrio cósmico
o con más flores,
el cuaderno escolar en el agua,
donde una bandada de pájaros
con antifaz golpea el aire.

"Y yo soy el temblor de todo lo azul,
la caída", decía.-

III

"Caer hasta tocar el fondo desolado".
Del otro lado el lazo mortal
sin para qué ni para quién.
Hay que escribir en la promesa,
cavando en la sombra, luz adentro.
Y dice: "el invierno sube por mí",
y es más en el interior consigo.
El silencio poseyó tu puerta,
zanja y hueco. Pasa alguien
como lobo gris en la noche
con su camada desollada,
mientras la muerte talla sus huesos
como esculturas, como flautas.
El silencio es de plata, la música
de diamante y la muerte no es
un puñal de oro.-



                                                                Rosa Lentini



Imágenes: Pinturas del artista ruso contemporáneo Michael Cheval


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario