Páginas vistas en total

lunes, 10 de febrero de 2014

Porque escribí

                                                                   Enrique Lihn

Poeta, novelista y crítico chileno nacido en Santiago en 1929 y fallecido en la misma ciudad en 1988. Publicó su primer poemario a los veinte años: "Nada se escurre" y al poco tiempo "Poemas de este tiempo y de otros" y luego "La pieza oscura". Fue premiado por la Casa de las Américas en Cuba, país donde residió durante algunos años. La vida del poeta estuvo regada de letras, no cesó de escribir ni siquiera cuando su vida comenzó a esfumarse a causa de un cáncer. Entonces escribió su "Diario de muerte".


                                           "del mar espero barcos, peces, olas
                                           del cielo nada más que sol y viento,
                                           la lluvia, el arco iris y el aliento;
                                           de la tierra no verme en ella a solas"   



PORQUE ESCRIBÍ  poesía de Enrique Lihn


Ahora que quizás, en un año de calma,
piense: la poesía me sirvió para esto:
no pude ser feliz, ello me fue negado,
     pero escribí.

Escribí: fui la víctima
de la mendicidad
y el orgullo mezclados
y ajusticié también a unos pocos lectores;
tendí la mano en puertas que nunca,
nunca he visto;
una muchacha cayó, en otro mundo, a mis pies.

Pero escribí: tuve esa rara certeza,
la ilusión de tener el mundo entre las manos
¡qué ilusión más perfecta!
como un cristo barroco
con toda su crueldad innecesaria.
Escribí, mi escritura fue como la maleza
de flores ácimas pero flores en fin,
el pan de cada día de las tierras eriazas:
una caparazón de espinas y raíces

De la vida tomé todas estas palabras
como un niño oropel, guijarros junto al río;
las cosas de una magia, perfectamente inútiles
pero que siempre vuelven a renovar su encanto.

La especie de locura con que vuela un anciano
detrás de las palomas imitándolas
me fue dada en lugar de servir para algo.
Me condené escribiendo a que todos dudaran
de mi existencia real,
(días de mi escritura, solar del extranjero).
Todos los que sirvieron y los que fueron servidos
digo que pasarán porque escribí
y hacerlo significa trabajar con la muerte
codo a codo, robarle unos cuantos secretos.
En su origen el río es una veta de agua
allí, por un momento, siquiera, en esa altura
luego, al final, un mar que nadie ve
de los que están braceándose la vida.
Porque escribí fui un odio vergonzante,
pero el mar forma parte de mi escritura misma;
línea de la rompiente en que un verso se espuma
yo puedo reiterar la poesía.

Estuve enfermo, sin lugar a dudas
y no sólo de insomnio,
también de ideas fijas que me hicieron leer
con obscena atención a unos cuantos psicólogos,
pero escribí y el crimen fue menor.
Lo pagué verso a verso hasta escribirlo,
porque de la palabra que se ajusta al abismo
surge un poco de oscura inteligencia
y a esa luz muchos monstruos
no son ajusticiados.

Porque escribí no estuve en casa del verdugo
ni me dejé llevar por el amor a Dios
ni acepté que los hombres fueran dioses
ni me hice desear como escribiente
ni la pobreza me pareció atroz
ni el poder una cosa deseable
ni me lavé ni me ensucié las manos
ni fueron vírgenes mis mejores amigas
ni tuve como amigo a un fariseo
ni a pesar de la cólera
quise desbaratar a mi enemigo.

Pero escribí y me muero por mi cuenta,
porque escribí porque escribí estoy vivo.-


KAFKA

Soy sensible a este abismo, me enternece
de otra menera la lectura de Kafka:
pruebo, con frialdad, el gusto de la muerte
Que nos hace falta algo
junto a lo cual no somos nada
Una cámara oscura
que proyecta esta ausencia pavorosa
Pruébese lo contrario
con lujo de razones luminosas,
igual el sol parece que cavila
sobre el origen de sus manchas, sí;
en cada cosa hay un fantasma oculto
Nuestro trabajo, no es un exorcismo,
una respuesta al desafío oscuro?.-



                                                               Enrique Lihn




Imágenes: Pinturas del artista contemporáneo Pierre Mornet  (Francia, 1972)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario