Páginas vistas en total

miércoles, 19 de febrero de 2014

Azotadme

                                                                    Oliverio Girondo

                                                      (Buenos Aires, Argentina, 1891- 1967)

                                           
                                                   "una corriente de brazos y de espaldas
                                                    nos encauza
                                                    nos hace desembocar
                                                    bajo los abanicos,
                                                    los anteojos enormes
                                                    colgados en medio de la calle"        



AZOTADME   poesía de Oliverio Girondo

¡Azotadme!
Aquí estoy,  
¡azotadme!
Merezco que me azoten.
No lamí la rompiente,
la sombra de las vacas,
las espinas,
la lluvia;
con fervor,
durante años;
descalzo,
estremecido,
absorto,
iluminado.
No me postré ante el barro,
ante el misterio intacto
del polen,
de la cama,
del gusano,
del pasto;
por timidez,
por miedo,
por pudor,
por cansancio.
No adoré los pesebres,
las ventanas heridas,
los ojos de los burros,
los manzanos,
el alba;
sin retricción,
de hinojos,
entregado,
desnudo,
con los poros erectos,
con los brazos al viento,
delirante,
sombrío;
en comunión de espanto,
de humildad,
de ignorancia,
como hubiera deseado...
¡como hubiera deseado!.-


BALAÚA

De oleaje tú de entrega de redivivas  
muertes
en el la maramor
plenamente amada
tu néctar piel de pétalo desnuda
tus bipanales senos de suave
plena luna
con su eromiel  zumbos y ritmos y
mareas
tus tús y más que tús
tan eco de eco mío
y llamarada suya de la muy sacra cripta
mía tuya
dame tu
Balalúa.-


DIETÉTICA

Hay que ingerir distancia,
lanudos nubarrones,
sacas parvas de siesta,
arena sin historia,
llanura,
vizcacheras,
camino con tropillas
de nubes,
de ladridos,
de briosa polvareda.
Hay que rumiar la yerba
que sazonan las vacas
con su orín,
y sus colas;
la tierra que se escapa
bajo los alambrados,
con su olor a chinita,
a zorrino,
con sus huesos de fósil,
de potro,
de tapera,
y sus largos mugidos
y sus guampas, al aire,
de molino,
de toro...
Hay que agarrar la tierra,
calentita o helada,
y comerla
¡comerla!.-


                                                                 Oliverio Girondo



 

Imágenes: Pinturas del artista León de Smet (Bélgica, 1881-1966)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario