Páginas vistas en total

miércoles, 15 de mayo de 2013

Barato, se liquida

                                                               Vladimir Maiacovski
                                                                 (Rusia, 1893-1930)

Maiacovski constituye un fenómeno extraordinario de la poesía rusa y universal. Valiente, ingenioso, brillante polemista, fue el símbolo de la poesía innovadora del siglo XX. Como ensayista brilló con fuerza excepcional, escribiendo múltiples textos en los que siempre defendió su posición revolucionaria. Después de una vida de lucha y sacrificio, víctima de un amor imposible, y sintiéndose abandonado, se quitó la vida en 1930, a los 37 años. Su obra poética siguió generando adeptos y discípulos a lo largo del tiempo.-


                                 
                                                "Mejor despidámonos ahora
                                                Igual mi amor
                                                será una cadena que colgará
                                                siempre de ti, adonde vayas" 



BARATO, SE LIQUIDA   poesía de Vladimir Maiacovski


A ti, mujer,
a quien enredo en conmovedora aventura,
o a ti, transeúnte,
a quien miro simplemente.
Todos pasan temerosos  apretando
sus bolsillos.
¡Ridiculos!
¡A los pobres,
qué pueden robarles!
Pasarán los años
lo sabrán ustedes,
tal vez, yo,
candidato a dos metros
de la morgue municipal,
soy infinitamente más rico,
que cualquier Pierpont Morgan.
Al cabo de tantos y tantos años,
ya no viviré,
moriré de hambre,
o un tiro me pegaré
a mí,
al de fuego,
me estudiarán los profesores,
hasta los puntos y las comas,
y hablarán de dónde y cómo,
y cuándo vivió y nació...
Y desde la cátedra,
un idiota de frente saliente,
recordará a dios o al demonio.
Se inclinará la muchedumbre,
adorándome inquieta,
y no me reconocerán.
Yo no soy yo.
Dibujarán una cabeza,
con cuerpo o con aureola,
y todos los estudiantes,
antes de dormirse,
soñarán acostados sobre mis versos.
Soy pesimista -dicen-
¡Ya lo sé!
¡Siempre habrá aprendices en la tierra!
Pero al fin,
escuchádme:
todo lo que posea mi alma,
todo,
¿a ver quién se atreve a medir esta hondura?
Toda la maravilla,
que en la eternidad adornará mi paso,
y aún mi propia inmortalidad,
que tronando por todos los siglos,
juntará a mis admiradores de rodillas,
en el mundo y siempre,
¿todo eso quieren?
lo doy enseguida,
por una sola palabra,
cariñosa,
humana.
¡Gente!
¡Venid levantando polvo
por las avenidas,
aplastando cuerpos, pisando rostros!
Venid de toda la tierra.
hoy,
en San Petersburgo,
en la calle Nadiézda
por menos de un peso
se liquida una valiosísima corona,
por una palabra humana.
¿Barato, verdad?
¡Anda
prueba encontrarla!-



Y ASÍ PASA CONMIGO


Las escuadras,
también acuden a las bahías.
El tren,
también se apresura hacia las estaciones.
Y yo, se comprende
-si yo te amo-
voy hacia ti
pues me atraes,
me enloqueces.
Así yo,
vuelvo hacia ti, amada,
con mi corazón encantado.
Y a casa vuelvo contento,
como ustedes vuelven
y se quitan la roña, lavándose,
Así vuelvo hacia ti.
¿Acaso,
yendo hacia ti no vuelvo a mi casa?
Siempre volvemos a nuestros deseos.
Así yo,
hacia ti siempre me inclino,
apenas nos separamos,
nos vimos apenas.-



                                                     Vladimir Maiacovski






Imágenes: pinturas de la artista rusa contemporánea Abdalieva Akzhana


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio




No hay comentarios:

Publicar un comentario