Páginas vistas en total

sábado, 24 de marzo de 2018

Boceto

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los días, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.







Publicación N° 1.985-



                                                                                                                               Eugenio Redondo

Poeta de Costa Rica, nacido en Cartago, en 1963. Ha publicado, entre otros, los libros de poesía: "El columpio entre las hojas" (Perro Azul, 2003), "El incendio y las sombras" (Editorial Arboleda, 2009), "Arbusto" (2012), etc. Fue invitado especial al V Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua. Actualmente continúa escribiendo y trabaja en el Ministerio de Hacienda de Costa Rica.


                                                                                                       "Mi vista es un atisbo de lo irreal
                                                                                                        que hay entre el cielo y la tierra.
                                                                                                        Aún así, logro distinguir
                                                                                                        el viento entre los cipreses"











BOCETO

Tu mano dibuja la mía
como el contorno de una estrella
que no acierta a brillar.

Me traspasa luz
para que no decaiga.
Perfila con el índice
la iluminación puntual
de las constelaciones.

Tu mano sabe del largo viaje
que nos espera.
Obedece a las minucias
de un mar contenido.
Pulsa la cuerda del equilibrio,
la noche en la que soy
un manojo de ansia y soledad.

Deja que me mueva.
Has hecho tu obra.-



PERMANENCIA

En tus ojos veo la corteza
de un sol inconcebible.
Varias lunas giran en tu ombligo.
Dos cometas iluminan
la doble vía de tus piernas.

Toco tus pechos.
Amar es la permanencia de los astros.-



CACHO DE LUNA

Hay una íntima conexión
entre el viento y mi camino.

De pronto, una mujer me detiene
y me cuenta su historia.
Una mariposa monarca
me habla del día
y de su prolongada estatura.

Escribo para hallar las puertas,
pero un cacho de luna
es más sublime
que todos mis poemas.-



ESCRITO A UNA MUJER

Porque veo el pequeño sol
de la concisión en tu rostro,
ya que tu nombre es el apócope de Alexandra,
el tránsito de la eternidad a los años
vividos con alegría,
a las meditaciones poco sesudas
de los historiadores del pensamiento.

Porque veo un camaleón
con todos sus colores en tus ojos,
he decidido amarte.
La soledad hermanada
no tiene asidero
en el corazón podrido de los muertos.

Quiero vivir
para ser una nebulosa de neón
en los charcos amarillos de la tristeza.

Tu nombre comienza con cualquier letra del alfabeto.
Termina con todos los trazos
de los ideogramas conocidos.

Vos estás aquí
en una madrugada de domingo.
Los libros que no has leído
son la bibliografía melancólica de este poema.

Déjame ser el arcabuz de tus sueños.
Concertar el frío, el viento y la lluvia
para dibujar el contorno de la escultura de tus labios.
Déjame ser la arena donde
la espuma se acerca y vuela.
El malecón donde una luciérnaga
persiste en alumbrar
el destino de todas
las galaxias.-





                                                                                                                               Eugenio Redondo



Imágenes: Pinturas de Catrin Welz   (contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario