Páginas vistas en total

miércoles, 13 de mayo de 2015

Amaranta



Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                  Rafael Alberti

Célebre poeta español nacido en Puerto Santa María, Cadiz el 16 de diciembre de 1902 y fallecido a los 96 años en su ciudad natal el 28 de octubre de 1999.


                                                                             "Zarparé, al alba, del puerto,
                                                                             hacia Palos de Morguer,
                                                                             sobre una barca sin remos.
                                                                             de noche, solo, ¡a la mar!"

 


AMARANTA

Rubios, pulidos senos de Amaranta,
Por una lengua de lebrel limados.
Pórticos de limones, desviados
Por el canal que asciende a tu garganta.

Rojo, un puente de rizos se adelanta
E incendia tus marfiles ondulados.
Muerde, heridor, tus dientes desangrados,
Y corvo, en vilo, al viento te levanta.

La soledad, dormida en la espesura,
Calza su pie de céfiro y desciende
Del olmo alto al mar de la llanura.

Su cuerpo en sombra, oscuro, se le enciende,
 gladiadora, como un ascua impura,
Entre Amaranta y su amador se tiende.-


CANCIÓN VIII

 Hoy las nubes me trajeron,
Volando, el mapa de España.
¡Qué pequeño sobre el río,
Y qué grande sobre el pasto
La sombra que proyectaba!

Se le llenó de caballos
La sombra que proyectaba.
Yo, a caballo, por su sombra
Busqué mi pueblo y mi casa.

Entré en el patio que un día
Fuera una fuente con agua.
Aunque no estaba la fuente,
La fuente siempre sonaba.
Y el agua que no corría
Volvió para darme agua.-


LO QUE DEJÉ POR TI

Dejé por ti mis bosques, mi perdida
Arboleda, mis perros desvelados,
Mis capitales años desterrados
Hasta casi el invierno de mi vida.

Dejé un temblor, dejé una sacudida,
Un resplandor de fuegos no apagados,
Dejé mi sombra en los desesperados
Ojos sangrantes de la despedida.

Dejé palomas tristes junto a un río,
Caballos sobre el sol de las arenas,
Dejé de oler la mar, dejé de verte.

Dejé por ti todo lo que era mío.
Dame tú, Roma, a cambio de mis penas,
Tanto como dejé para tenerte.-


NOCTURNO

Toma  toma la llave de Roma,
Porque en Roma hay una calle,
En la calle hay una casa,
En la casa hay una alcoba,
En la alcoba hay una cama,
En la cama ha una dama,
Una dama enamorada,
Que toma la llave,
Que deja la cama,
Que dela la alcoba,
Que deja la casa,
Que sale a la calle,
Que toma una espada,
Que corre en la noche,
Matando al que pasa,
Que vuelve a su calle,
Que vuelve a su casa,
Que sube a su alcoba,
Que se entra en su cama,
Que esconde la llave,
Que esconde la espada,
Quedandose Roma
Sin gente que pasa,
Sin muerte y sin noche,
Sin llave y sin dama.-


PIRATA

Pirata de mar y cielo,
Si no fui ya, lo seré.

Si no robé la aurora de los mares,
Si no la robé,
Ya la robaré.

Pirata de cielo y mar,
Sobre un cazatorpederos,
Con seis fuertes marineros,
Alternos, de tres en tres.

Si no robé la aurora de los cielos,
Si no la robé,
Ya la robaré.-


SE DESPERTÓ UNA MAÑANA

Se despertó una mañana.
Soy la yerba,
Llena de agua.
Me llamo yerba. Si crezco,
Puedo llamarme cabello.
Me llamo yerba. Si salto
Puedo ser rumor de árbol.
Si grito, puedo ser pájaro
Si vuelo
Hubo temblores de hierba
Aquella noche en el cielo.-


                                                 
                                                                                           Rafael Alberti




Imágenes: Pinturas del artista Richard S. Johnson (EE.UU. contemporáneo)



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario