Páginas vistas en total

domingo, 26 de octubre de 2014

Al pie del limonero


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                          Andreina Rivera Dávila

Poetisa, periodista y docente peruana nacida en Montegua en febrero de 1912. Participó en la fundación del Centro de Escritores Arequipa. Ejerció la docencia por más de cincuenta años a la par de sus actividades literarias .Ha cosechado múltiples homenajes de instituciones de Moquegua, Trujillo, Cajamarca, la Biblioteca Nacional del Perú , el Congreso de la República y el Ministerio de Educación. Su programa radial "Poemas del amanecer" se transmitió durante 17 años vía Radio Continental. A sus 102 años acaba de recibir el reconocimiento "Patrimonio Cultural Humano de la Literatura" en Cochabamba, Bolivia.


                                           "La tierra se onduló como cola de pez
                                            derribó cenegales
                                            subyugó la quietud agónica
                                            se enderezó labrando gargantas
                                            en ondas de perfil solitario"




AL PIE DEL LIMONERO

Por donde canta el agua de los viejos ríos
iré a encontrarme con mi edad primera

Al sol...al caracol...a la piedra
me quedaré buscando detrás de la tarde
a aquel perro fiel que lloró mi llanto.

De codos sobre la lluvia,
al pie del limonero,
mi muñeca de trapo llamará de nuevo
a mi niña, niña, niña...
para jugar sus juegos

Estaré en su tiempo de castillos
y molinos de viento
pintarrajearé luceros,
mandiles y cuadernos,
y danzaré en el recuerdo
con mis amigos del colegio

Y rompiendo una lágrima
volveré de nuevo
por el camino viejo,
con mi cuaderno de versos,
y la pulsación del pueblo.-


      ESTAS MANOS MÍAS

                                              

Estas manos mías,
de color de nácar estando pequeñas
estas manos mías,
subieron de to-no en playas ajenas

Estas manos mías
adornaron mi vida de muchacha quinceañera
estas manos mías
recibieron caricias de amantes sin espera

Estas manos mías
supieron de guantes y joyas muy finas
de notas tocas de pianos
y niños mecieron mis manos
en otras primaveras

Estas manos mías
maduras y frías
cargadas de arrugas y melancolía
ya no son de nácar,
ya no son pequeñas.-


*****************************

Que crezca de amor la palabra
que se arrodille tierna para cantar a las madres
y acunar a los niños
Que asista a las alegrías
y a las hambres asista
y deje una rama de olivo
como presagio de mejores días.
Que se sepulcren sus miedos
pero que no se construya para darse vendida
que no duela como llaga por la insidia
que delire y el tránsito eternice
en lo noble lo perfecto y lo divino
que salga de todas las esferas
con tono de esperanza positivo
como el sol como el agua como el viento
libre multiplicado en fuerzas nuevas.
Para los hombres que es decir
para las mujeres plenamente libres.-


EL METRO

El metro, el metro, el metro
tiene 10 decímetros
El metro, el metro, el metro
tiene 100 centímetros
El metro, el metro, el metro
tiene 1000 milímetros
El metro, el metro, el metro
Yo ya me lo sé.-



                                                      Andreina Rivera Dávila


Imágenes: Pinturas de la artista rusa Anna Merinova (San Petersburgo, 1983) 

quiquedelucio@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario