Páginas vistas en total

domingo, 1 de septiembre de 2013

Espero, sospecho

                                                                     Pere Quart

                                                     (Cataluña, España, 1899-1986)


                                                       "No hay nada más que hacer;
                                                        y ya basta.
                                                        El resto es literatura"


ESPERO, SOSPECHO, TEMO, QUISIERA   poesía de Pere Quart


Espero que no me mire,
            que no me vea.

Sospecho que está siempre,
                que no falla,
                que me tiene fichado,
                que no hay escapatoria.

Temo que me amenece,
          que me riña,
          que me castigue,
          o que me espíe,
          y me siga.

Me desazonan los misterios
                       los oráculos,
                       los enigmas,
                       los dones, los privilegios,
                       los éxtasis.

Las ceremonias me desasosiegan:
                          el culto,
                          la nube sacra.

Y quisiera sentirlo y verlo
                 hablarle, entenderlo,
                 servirlo como un hombre
                 siempre.

Quisiera que me tomara de una vez
              o que me mudas en hoja,
              en cosa pura, estúpida
              en silencio o aire,
              en piedra,
              en átomo,

de su reino total.

Quiero amor o calma.-


HAY COSAS DEMASIADO PURAS...

Hay cosas demasiado puras
para ser dichas
o simplemente pensadas.
Pero los poetas,
incontinentes, verbosos,
osan inquietar  las zonas inefables
con encogidas palabras
al fin y al cabo estúpidas.

Y aún pretenden
ser los trujamanes
de la musa inservible
o de algún dios,
sobrante como todos.
¿O exprimen de sí mismos
quizá celestes zumos?
Menos mal que escasean los espejos,
ya que los poetas, en efecto,
son harto ridículos
en su jactancia.

Más valdría callar,
que todos callásemos.
Y entonces aprestar las grandes orejas
y aprender algo
de los lamentos, los zumbidos,
del cántico de la vida;
de los entrañados latidos
y los admirables -pese a todo-
silencios animales
del hombre,
casi imposible probatura.-


JUEGO

Navego contracorriente.
Voy cuando los demás vuelven.

Antes de pensar repienso.
Lloro y sonrío en silencio
y en soledad.

Busco el anillo que perdí
donde hay luz y bonanza.

Cuando puedo discrepo.
Por ejemplo:
No digo "higo chumbo"
sino "nopal".

Y para perderme la vida
trabajo cada domingo.-


                                                               Pere Quart 




Imágenes: pinturas del artista francés William-Adolphe Bouguereau.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario