Páginas vistas en total

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Piedra de sal

                                                                     Léon Felipe

                                                       (España, 1884- México, 1968)


                                                          "Poeta,
                                                           ni de tu corazón,
                                                           ni de tu pensamiento,
                                                           ni del horno divino de Vulcano
                                                           han salido tus alas.
                                                           Entre todos los hombres las labraron"    



PIEDRA DE SAL  poesía de León Felipe


Tu estabas dormida
como el agua que duerme en la alberca
y yo llegué a ti
como el agua que duerme
la piedra.
Turbé tu remanso y en ondas de amor te
quebraste
como en ondas el agua que duerme se quiebra
cuando
llega
a turbar su remanso dormida
la piedra.

Piedra fui para ti, piedra soy
y piedra quiero ser, pero piedra
blanda de sal
que al llegar a ti se disuelva
y en tu cuerpo se quede
y sea
como una levadura de tu carne
y como el hierro de la sangre en tus venas.
Y en tu alma deje una sed infinita
de amarlo todo...y una sed de belleza
insaciable...
eterna...


CÓMO HA DE SER TU VOZ

Ten una voz, mujer,
que pueda
decir mis versos
y pueda
volverme sin enojo, cuando sueñe
desde el cielo a la tierra...
Ten una voz, mujer,
que cuando despierte no me hiera...
Ten una voz, mujer, que no haga daño
cuando me pregunte: ¿qué piensas?
Ten una voz, mujer,
que pueda
cuando yo esté contando
las estrellas
decirme de tal modo
¿qué cuentas?
que al volver hacia ti los ojos
crea
que pasé contando
de una estrella
a
otra estrella.
Ten una voz, mujer, que sea
cordial como ni verso
y clara como una estrella.-


CÓMO HAN DE SER TUS OJOS

Mujer...no tendré un beso de niño para ti
ni de viejo, ni de sátiro...
Cuando venga no besaré tus mejillas
ni tu frente, ni tus labios.
Pondré mi boca en los pliegues
recogidos de tus párpados
y beberé el agua clara
que suba a tus ojos claros.
Trae unos ojos azules, mujer,
trae unos ojos azules, de un azul tranquilo y claro
que tengo sed...
sed de peregrino cansado
de muchas jornadas duras
por caminos solitarios
y quiero
llevar mis labios
al agua clara y tranquila
de un remanso que refleje
un cielo tranquilo y claro.-



                                                               León Felipe





Imágenes: pinturas del artista español Joan Miró (Barcelona, 1893-1983)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario