Páginas vistas en total

martes, 10 de septiembre de 2013

Último poema

                                                              Robert Desnos

Poeta francés nacido en París en 1900. Desde muy joven comenzó a publicar poesía en una revista de corte socialista llamada "La galería de los jóvenes". En 1919 se unió al grupo de André Breton, Tzara y Aragon integrándose al movimiento surrealista. Trabajó como periodista, publicando crónicas sobre películas y música. En 1930 apareció "Corps et biens" y en 1934 "Le sans cou" . Escribió una serie de ensayos contra los nazis que le valieron su reclusión . Falleció una semana después de ser liberado por el ejercito ruso, en junio de 1945.


                                          "no toques nunca a mi puerta visitante
                                          no hay sitio en mi casa ni en mi corazón.
                                          Para las antiguas imágenes de mí mismo
                                          tal vez me reconozcas"



ÚLTIMO POEMA    poesía de Robert Desnos


Tanto soñe contigo,
Caminé tanto, hablé tanto,
Tanto amé su sombra,
Que ya nada me queda de ti.
Sólo me queda ser la sombra entre las sombras
ser cien veces más sombra que la sombra
ser la sombra que retornará y retornará siempre
en tu vida llena de sol.-


DESTINO ARBITRARIO

Ahora llega el tiempo de las cruzadas.
Por las ventanas cerradas los pájaros
se obstinan en hablar
como peces de acuario.
Junto al escaparate de una tienda
una bonita mujer sonríe.
Felicidad no eres sino lacre
y yo paso como un fuego fatuo.
Una multitud de guardianes persigue
a una mariposa inofensiva fugada del asilo.
Se torna en mis manos calzón de encaje
y tu carne se torna de águila
¿oh sueño mío cuando te acaricio?
Mañana habrá entierros gratuitos
ya no se resfriarán
hablarán el lenguaje de las flores
se iluminarán con luces hasta ahora desconocidas.
Pero hoy es hoy.
Siento que mi comienzo está próximo
semejante al trigo de junio.
Gendarmes ponedme las esposas.
Las estatuas vuelven la espalda sin obedecer.
En su zócalo inscribiría injurias y el nombre de mi
peor enemigo.
Allá lejos en el océano entre dos aguas
un bello cuerpo de mujer hace retroceder a los
tiburones.
Suben a la superficie
para contemplarse en el aire
y no se atreven a morder esos senos
esos senos deliciosos.-


LA FURTIVA

La furtiva se sienta en el pasto crecido
para descansar de un recorrido agotador
a través de un campo desierto.
Perseguida, acosada, espiada, denuciada, vendida,
fuera de toda ley, de todo alcance.
A la misma hora en que se ponen
las cartas sobre la mesa
y un hombre dice a otro:
"Hasta mañana".
Pero mañana estará muerto o se habrá ido lejos.
En la hora en que tiemblan las cortinas blancas
en la noche profunda,
cuando el lecho trastornado de las montañas
abierto ante su invitada desaparecida
espera a algún gigante de más allá del horizonte,
la furtiva se sienta, se duerme la furtiva.
No hagan ruido, dejen descansar a la furtiva
en una esquina de esta página.

Teman que se despierte,
más enloquecida que un pájaro que golpea contra
los muros.
Teman que muera en su casa,
teman que pulverice todas las ventanas rotas,
teman que se esconda en un ángulo oscuro,
teman despertar a la furtiva dormida.-



                                                             Robert Desnos





Imágenes: pinturas del artista impresionista Guy Orlando Rose (California, EE.UU., 1867-1925)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario