Páginas vistas en total

miércoles, 22 de marzo de 2017

Cuenta

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.650-


                                                                                                                     Irma Cuña

Poeta y ensayista argentina, nacida en Neuquén en 1932 y fallecida en 2004. Profesora en Letras por la Universidad Nacional del Sur, concluyó su doctorado en la Universidad Autónoma de México. Fue investigadora del CONICET, en 1999 fue designada membro de la Academia Argentina de Letras. Entre sus libros de poesía se cuentan: "Neuquina" (1956), "El riesgo y el olvido" (1962), "Cuando la voz cae" (1963), "Menos plenilunio" (1964), "Maneras de morir" (1974), "El extraño" (1977), etc. Desde 1990 se dedicó a estudiar el pensamiento utópico latinoamericano que la llevó a escribir "América Latina, utopía o realidad", entre otros.



                                                                                   "Seguís urdiendo atenta,
                                                                                    sin preguntas,
                                                                                    la geometría interminable
                                                                                    de la disolución y del olvido"










EL CUENTA

gota a gota
su muchedumbre de fantasmas,
y ha repudiado mis manos.

Solamente un día
confundió la voz con un espejo.
Su respuesta fue una ola de arena.

Aún está secando mi piel
y deslumbrando de sílice mi pelo.-



NO PODRÁS DOS VECES RETOMAR EL SUEÑO

No podrás dos veces retomar el sueño.
Cuídate de su agua.
Una vez cae el corazón entre los muertos
con la pesadez grave de los espacios:
sólo una vez naces así
sin rosa
sin pez
sin fruto.
Todos los días del hambre
se suceden después inexorables.

Tú no creerás que has partido
hasta apretar el viento entre los dedos,
y yo me desespero para decirte
que huyas río arriba
con tu única siembra.
Ahora.

Nunca después remontarás las fuentes.

Y te crecerán alas invisibles
en la región del alma donde no hay aire,
y una aleta triangular buscará
el filo inútil de las olas,
y un dedal de acero guardará la espina
de las primaveras cuando el sol
salga por occidente.

Nada retorna.
Tú dormías
y pasaan los coros de la ofrenda.
Más te valiera dormir ahora
(En el andén rectangular se despiden
parejas y se besan.
En el muelle respiran los viajeros.
Una playa redonda
se recuesta a dormir bajo la arena.
Alto, sonríe el bosque visionario.)

Tú estás en la marea enloquecida de las algas.
Nada vuelve.-



ISLA NADIE

Mi corazón sostiene cinco muertes
y un resplandor de fuga,
¿Cómo amar el resquicio
por donde fluyen mariposas ebrias?
Consuélame de tanta muchedumbre,
de este jirón de rostro pudriéndose en la orilla.
Mitad de río,
lumbre,
viento largo.
Precipicio de amigos
y olvido de cavernas.

Nadie, Deshabitada convoco algunas sombras
y un ritual apagado para manos oscuras.

El sueño es una roca derrumbada.-



COSTA

Haber mirado el aire
desde el centro del aire,
el águila en el pulso lejano del desvelo,
el perfil de una roca jnto a la flor.

Y habitar frente al mar-siempre-de-espaldas.

Haber crecido, piel de las arenas,
entre los montes rectos.
Haber bebido el agua de los ríos
en su diamante exacto.
Haber perdido el rostro en la alameda
roja de alto silencio.
Haber huido al hueco de la tarde,
el ala tensa.

Y habitar frente al mar-siempre-de-espaldas.-




                                                                                                                 Irma Cuña



Imágenes: Pinturas de Elvira Amrhein  (contemporánea)







quiquedelucio@gmail.com

1 comentario: