Páginas vistas en total

martes, 21 de marzo de 2017

Consumada redondez

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.649-



                                                                                                                Silvia Pratt

Poeta y traductora mexicana, nacida en Ciudad de México en 1949. Hizo estudios de traducción e interpretación en la Alianza Francesa de México, tomó cursos de literatura en la Universidad de Lausana, Suiza. De junio a octubre de 2002 desarrolló un proyecto literario en Montreal, Canadá. Parte de su obra publicada es: "Caldero ciego" (2002), "Crujir de la hojarasca" (2001), "Encendido espacio" (2000), "Espiral irrepetible" (2003), "Isla de luz" (2004), "Trazos, tintanueva, oscura palara" (2005),"Práctica mortal" (2010), etc. Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés, al búlgaro y al italiano.


                                                                         "En los velos de la luna he de perpetuarme
                                                                          he de descifrarlos aunque
                                                                          siempre se transforme.
                                                                          Sólo el silencio en el fulgor palpita"




CONSUMADA REDONDEZ

Desde el sosiego que me acosa,
como yesca incinero punzantes menecillas,
entre abrojos emerjo renovada,
con certeros ríos respondo a las cenizas,
abato en el aire desamores y penurias.

Con dolor mancillo el agua de mi piel rezuma,
calcino suelos con arcilla impía,
entre furtivas ráfagas suspiros petrifico.
El fuego al fuego ofrendo.

Pero también transfiguro
la Palabra en trepidantes lenguas,
ramo de luz en marejadas.
Invoco la arena
y en el viento arraigo mi nombre.

Alas de fénix la memoria.
Rito consumado.-



NOCHE DE LOS BOSQUES

Parda lechuza
anuncia oscuridad.

Los árboles entretejen sus ramas,
conjuran la entrada de la noche,
absorben el verdor cerradizo del follaje.

Espesura.
Una corona de luz la luna ciñe.

Tímidos filamentos
penetran el sabor del paisaje.

Hervidero de voces
            aleteando.


Refulgen miradas amarillas.
Lechuzas titilantes
en boscoso universo parlotean.

Y yo que nací en la umbría,
que soy hija de los robles,
¿he de quedarme atrapada entre el ramaje?

¿He de buscar la luz
que me deslumbre hasta quedarme muda?

Voz de bosque.
Canto seductor de seductoras aves.
Como cánticos antiguos
            de antiquísimas sirenas,
                     frondas de agua.

Con caricias mlenarias
me arropan árboles añejos.
                        Pervive el insaciable tiempo.

Los insectos ensordecen,
frescor el hálito de la umbría
En verde estalla el verde.

Afuera
      la soledumbre aguarda.
Mi nombre
      la luna huérfana
                   repite.

Sigue el rito de las voces su destino.
Buhos
        ojos de estrellas
                            conmigo la comparten.-




DE DÓNDE PROVIENE ESE SILBANTE

De dónde proviene ese silbante
viento
      sibilino,
si lacera los labios y acarrea nostalgias
de parajes soterrados.

No es verdad que aleje
para siempre la hojarasca y los pesares
si estarán mañana
                otra vez aquí
enraizándose en mi piel.

Si pudiera detenerlo con mis manos,
no se alargaría la angustia en los postigos
ni los vitrales retumarían de pesadumbre.-


***

Nada puede borrarse de este mundo.
Cada huella queda tatuada en el sendero,
con punzones se graban
en la arcilla nuestros nombres.
Rastros de dioses y corceles
en las aguas y en la arena se distinguen todavía.
Mnemosínica presencia transita por los aires.
Nada muere para siempre.
Todo reverdece en la memoria:
quizás el germen de la luz
palpita en el reino de los muertos.

Ah, la dualidad perpetua.-


Como la bruma más espesa nunca vista,
una cortina saturada de gris
me impide ver más allá del grisaceo cielo.
Ah, la tormenta cayendo sore mí.
Cuánta pesadumbre despliegan los relámpagos.
La soledad desgarra la entraña de los robles.
Rumor que sofoca.
risa y viento se amalgaman.-




                                                                                             Silvia Pratt


Imágenes: Pinturas de Childe Hassam




quiquedelucio@gmail.com
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario