Páginas vistas en total

jueves, 15 de septiembre de 2011

Woody Allen quiere acabar con la cultura !!

Woody Allen, ya lo dijimos una vez , está dispuesto a acabar de una vez por todas con la cultura. Al menos así se llama su libro, editado por Tusquets en 1996, que reúne los artículos que publicó en el diario The New Yorker y algunos otros que escribió especialmente para el libro. El que publicamos hoy se llama "Para acabar con la tradición judaica", irónico con su propia religión, Woody sabe escribir y además desmitificar todo lo que se pone a su alcance. Con su estilo siempre provocador, con esa pinta de infeliz incapaz de matar una mosca, se permite insolencias que muchos no le pueden perdonar.
Veamos que nos dice este hombre nacido en Nueva York, en 1935.

                                            PARA ACABAR CON LA TRADICION JUDAICA

     Un hombre viajó a Chelm a fin de pedir consejo al rabino Ben Kaddish, el más sabio de todos los rabinos del siglo XIX y quizá el más importante de la Edad Media.
-Rabino- preguntó el hombre, ¿dónde puedo encontrar la paz?
El hasídico lo miró y dijo:
-¡Rápido, mira detrás de ti!
El hombre dio media vuelta, y el rabino Ben Kaddish le dio en la nuca con un candelabro.
-¿Te parece suficiente paz?- le dijo, ajustándose su casquete.

En esta parábola se hace una pregunta absurda. No sólo es absurda la pregunta, sino también el hombre que viajó a Chelm para hacerla. No es que estuviera muy lejos de Chelm, pero ¿por qué no se quedó donde estaba? ¿Por qué fue a molestar al rabino Ben Kaddish? ¿Acaso el rabino no tenía suficientes problemas? La verdad es que el rabino estaba hasta la coronilla de este tipo de graciosos, sólo porque una tal señora Hecht hubiera mencionado su nombre en un juicio de paternidad. No, la moraleja de este cuento es que este hombre no tiene nada mejor que hacer que vagabundear y poner nerviosa a la gente. Por ello, el rabino le golpea en la cabeza, algo que, según la Torah, es uno de los métodos más sutiles de demostrar interés.

                                                         *
     El rabino Raditz de Polonia era un rabino muy bajo con una barba muy larga. Se dice de él que inspiró muchos problemas con su sentido de humor. Uno de sus discípulos le preguntó:
-¿Quién era el preferido de Dios? ¿Moisés o Abraham?
- Abraham- replicó enseguida.
- Pero Moisés condujo a los judíos a la Tierra Prometida- dijo el discípulo.
- Pues bien, entonces Moisés -contestó el saduceo.
- Comprendo, rabino. Fue una pregunta estúpida.
- No sólo eso, sino que eres un imbécil, tu mujer es un horror y si no dejas de pisarme, quedas excomulgado.

En este caso, al rabino se le pide que emita un juicio de valor sobre Moisés y Abraham. No es un asunto fácil, en especial para un hombre que jamás ha leído la Biblia y que siempre lo ha disimulado. Además ¿qué significa el término espantosamente subjetivo, "mejor"?  Lo que es "mejor" para el rabino no es necesariamente "mejor" para el discípulo. Por ejemplo al rabino le gusta dormir panza abajo. Al discípulo, en cambio, le gusta dormir sobre la panza del rabino. Aquí el problema es obvio. También es preciso señalar que pisar el pie de un rabino, es un pecado según la Torah, comparable a acariciar panecillos con cualquier intención que no sea la de comerlos.

                                                                                *

Un hombre, que no podía casar a una hija suya muy fea, visitó al rabino Shimmel de Cracovia.
-Tengo una gran pena en el corazón- le dijo -porque Dios me ha dado una hija fea.
¿Cuán fea?- preguntó el rabino.
-Si la tumbara en un plato al lado de un arenque, usted no podría distinguir quién es quién.
El rabino de Cracovia pensó un largo rato y por último preguntó:
-¿Qué clase de arenque?
El hombre, sorprendido por la pregunta, pensó rápidamente y contestó:
-Eh...un arenque Bismark.
-¡Qué lástima!- exclamó el rabino- . Si fuera del Báltico tendría más posibilidades.

He aquí un cuento que ilustra la tragedia de las cualidades transitorias de la belleza. ¿Se parece realmente esta muchacha a un arenque? ¿Por qué no? ¿Habéis visto algunas de esas cosas que caminan por ahí estos días, sobre todo en lugares de veraneo? Y aún cuando así sea, ¿acaso todas las criaturas no son hermosas a los ojos de Dios? Quizá, pero, si una muchacha parece estar más a sus anchas en un frasco con salsa de vinagre que en un traje de noche, entonces sí tiene graves problemas. Por una extraña casualidad, se decía que la mujer del rabino se parecía a un calamar, pero sólo de frente, aunque su tos carrasposa suplía con creces ese defecto- algo que no alcanzaré jamás a comprender.-
                                                                              *

     El rabino Zwi Chaim Yisroel, erudito ortodoxo de la Torah y que hizo de la lamentación un arte hasta entonces desconocido en Occidente, fue unánimemente considerado como el hombre más sabio del Renacimiento por sus hermanos hebreos, quienes constituían la decimosexta parte del uno por ciento de la población. En cierta ocasión, cuando se encaminaba hacia la sinagoga para celebrar la fiesta sagrada judía, que conmemora la renuncia de Dios a toda promesa, una mujer le detuvo y le hizo 
la siguiente pregunta:
-Rabino, ¿por qué no podemos comer cerdo?
-¿No podemos?- preguntó incrédulo el rabino- ¡Ah, eso sí que tiene gracia!

Esta es una de las pocas leyendas de toda la literatura hasídica que trata la ley hebrea. El rabino sabe que no debería comer cerdo; pero a él no le importa porque le gusta el cerdo. No sólo le gusta el cerdo, sino que se harta de huevos de Pascua. En suma, a él le tiene muy sin cuidado la ortodoxia tradicional, y considera la alianza de Dios con Abraham como "un disparate más". Por qué la ley hebraica proscribió el cerdo es algo que aún no se ha aclarado, y algunos estudiosos creen que la Torah simplemente sugiere que no se debe comer cerdo en ciertos restaurantes. Especialmente los muy caros.



                                                                         Woody Allen


5 comentarios:

  1. Espectacular!!! jajja..este capítulo del libro de Woody Allen, muchas gracias por difundirlo !!!

    ResponderEliminar
  2. Jaime Romero P. R.26 de agosto de 2014, 14:59

    Bien ahora sabemos que el cerdo si no es bien cocido contiene el mentado cisticerco, y que si en tu vida, no hay una guerra en tu país, entonces estas en paz, y si no el problema esta en ti. Es obvio que la gente a veces hace preguntas bien p3nd3j4s, por eso se fastidian los rabinos que tienen que lidiar con muchos creyentes que van a preguntarles XD, incluso les fastidia mas que no lean las escrituras y vayan a preguntarles XD.

    ResponderEliminar
  3. Jaime Romero P. R.26 de agosto de 2014, 15:18

    Espero haberlos iluminado, jajajajaja. No estoy en contra de Woody Allen, yo también encuentro cosas en la religión que no me convencen, pero para eso somos la sal de este mundo para darle sason. Creer en un dios implica dejar aun lado la mente analítica y atea, pero el ateo es un creyente también, aunque no de dioses, la teoría del big bang o el darwinismo, son creencias, ¿porque? todos sabemos que es una teoría. A fin de cuentas todos terminamos creyendo en algo, aunque fuere lo mas lógico, no tenemos las pruebas que lo refuten. Esta vida es un verdadero misterio, incluso después de muertos no sabemos si sera aterrador saber cual es la verdad.

    ResponderEliminar
  4. EXCELENTE ESE SENTIDO CORROSIVO DEL HUMOR DE ALLEN

    ResponderEliminar
  5. LA RELIGION, ES LA PAUTA DE LOPOSIBLE PARA PODER SOBRELLEVAR LAS PENAS,LA INCPMPRENSION YSABER APROVECHAR LA BENDICION DE LO QUE LA VIDA NOS DA, LOS HIJOS, EL AMOR,LA FELICIDAD DE LA NATURALEZA Y LA ESPERANZA DE UNA VIDA POSTERIOR DEL ALMA.-

    ResponderEliminar